Axonopatías


 

—  Los trastornos neurotóxicos llamados “axonopatías” son aquellos en los cuales el sitio primario de toxicidad es el axón en sí. El axón presenta degeneración, y con él, la mielina que circunda a ese axón; aun así, el cuerpo celular de la neurona permanece intacto. Puesto que los axones más largos tienen más blancos para daño tóxico que los axones más cortos, se predeciría que los axones más largos quedarían más afectados en las axonopatías de origen tóxico.

—  Hay una diferencia crítica en la importancia de la degeración axónica en el sistema nervioso central en comparación con la que se observa en el sistema nervioso periférico: los axones periféricos pueden degenerarse , no así los centrales. De este modo, después de degeneración axónica en el sistema nervioso periférico puede haber recuperación parcial (o en casos leves recuperación completa), en tanto el mismo fenómeno es irreversible en el sistema nervioso central.

—  El número de tóxicos  axónicos es asombroso de cualquier modo, pueden considerarse como grupo y todos ellos dan por resultado pérdida patológica de axones con la supervivencia del cuerpo celular. Puesto que las axonopatías semejan desde el punto de vista anatomopatólogico la transacción física real del axón, el  transporte axónico parece ser un blanco probable que en muchas de las axonopatías de origen tóxico.