Nauigatio Sancti Brendani


José Antonio González Marrero, Fernando Lillo Redonet, A viaxe de San Brandán (Nauigatio Sancti Brendani), Noia, Toxosoutos, 2004, 150 pp.

A Viaxe de San Brandán, coñecida polo texto latino Nauigatio Sancti Brendani Abbatis (Navegación do Abade San Brandán) conta a extraordinaria viaxe polo Atlántico Norte que un grupo de monxes, liderados por San Brandán, realizou no século VI, en busca do paraíso na terra. Foi redactado por um monxe anónimo, tal vez arredor do 800 d.C., sendo moi pronto un verdadeiro best seller da literatura medieval. O traballo vai introducido por un estudio filolóxico. Ofrécese unha edición do texto latino e a traducción ó galego da mesma.

Entrevista en el Faro de Vigo sobre este libro.

 

Desde mi descubrimiento de la Nauigatio Sancti Brendani, un verdadero bestseller medieval, siempre he considerado que es un texto interesantísimo para la enseñanza del latín en Bachillerato por su relativa sencillez y por su atrayente contenido.

Las aventuras del abad San Brendán (Brandán o San Borondón) a través del Atlántico Norte hasta la tierra prometida en las que se encuentra con un iceberg, erupciones volcánicas, islas misteriosas, la isla-ballena, un mar transparente y tantas otras maravillas enganchan sin ninguna duda a los alumnos que con poco latín acceden a textos de sumo interés. Además, algunos especulan que llegó a América antes que los vikingos o Colón.
Junto con el Dr. Jose Antonio González Marrero de la Universidad de La Laguna he publicado el libro A viaxe de San Brandán, Toxosoutos, 2004 con una introducción, el texto latino establecido por González Marrero en su tesis doctoral y una traducción al gallego. Vale la pena emplear aunque sólo sea parte de este interesante texto medieval que atrae desde que se comienza su lectura o traducción. Aquí va la muestra de una aventura.
 
La lucha de las aves (Nauigatio XV)

Al continuar navegando aparece un ave llamada Grifa con actitud hostil.

Et cum nauigassent, apparuit illis auis que uocatur griffa a longe uolans contra illos. Cum hanc uidissent fratres, dicebant ad sanctum patrem:

- "Ad deuorandum nos uenit illa bestia".

Quibus ait uir Dei:

- "Nolite timere. Deus adiutor noster est qui nos defendet etiam hac uice".

Illa extendebat ungulas ad seruos Dei capiendos. Et ecce subito auis que illis altera uice portauit ramum cum fructibus uenit obuiam griffe rapidissimo uolatu, que statim uoluit deuorare illam. At uero defendebat se usque dum superasset ac abstulisset oculos griffe predicta auis. Porro griffa uolabat in altum, ut uix fratres potuissent uidere. Attamen interfectrix non dimisit illam donec eam interemit. Nam cadauer eius coram fratribus iuxta nauim cecidit in mare. Altera uero auis reuersa est in locum suum.