Discursos memorables

Es indudable que cada quien debe encontrar la expresión corporal que anime a su discurso, que le de vida, la tarea será encontrar que las condiciones particulares del orador sean congruentes con la audiencia. Pero por sobre todo eso, la sinceridad del exponente y las convicciones que acompañen el contenido de su dicho, constituirán la mejor fórmula para compartir su entusiasmo, conocimientos y valores.

Adjunto algunos ejemplos de oradores, que espero disfruten:


SU EXCELENCIA





5 DE FEBRERO




EL DICTADOR



Martin Luther King