¿CÓMO DEBE UN PASTOR GOBERNAR UNA IGLESIA?

 
[Distribuido por Way of Life Literature's Fundamental Baptist Information Service. Estos artículos no pueden ser almacenados en BBS o sitios de Internet y no pueden ser vendidos o colocados sólos ni con otro material en ningún formato electrónico para la venta, pero pueden ser distribuidos gratuitamente por e-mail o impresos. Ellos deben ser dejados intactos y nada removido o cambiado, incluyendo este encabezado informativo. Ésta es una lista para Bautistas Fundamentales y otros fundamentalistas, Cristianos Creyentes de la Biblia. Nuestra meta en este apecto particular de nuestro ministerio no es devocional, sino que es PROVEER INFORMACIÓN PARA ASISTIR A LOS PREDICADORES EN LA PROTECCIÓN DE LAS IGLESIAS EN ESTA HORA APÓSTATA. Para suscribirse, envíe un e-mail a lists@wayoflife.org y ponga "subscribe FBIS" en la categoría asunto. Para desuscribirse, envíe un email a lists@wayoflife.org y ponga "unsubscribe FBIS" en la categoría asunto. Levantamos una ofrenda trimestral para sostener este ministerio, y se espera que aquellos qie usan el material participen (Gálatas 6:6). Algunos de estos artículos son de la revista O Timothy. David W. Cloud, Editor. O Timothy es una revista mensual con 17 años de publicación. La subscripción es de $20 anuales. Way of Life Literature. Way of Life publica muchos libros útiles. El catalogo está localizado en el sitio web http://www.wayoflife.org. La Base de Datos de la Apostasía de los Últimos Tiempos también está localizada en este sitio. Way of Life Literature, P.O. Box 610368, Port Huron, MI 48061-0368. 866-295-4143 (toll free), 519-652-2619 (voice), fbns@wayoflife.org (e-mail)]

[Nota de los traductores: aclaramos que alguna información sobre direcciones u otros datos de este encabezado del Way of Life Literature's Fundamental Baptist Information Service, pueden ser cambiados por sus responsables, dejando desactualizada la información aquí reproducida. En caso de necesitarlo puede verificar estos datos en el sitio de Way of Life http://www.wayoflife.org ].

 
Agosto 20, 2000 (Fundamental Baptist Information Service, P.O. Box 610368, Port Huron, MI 48061-0368, fbns@wayoflife.org) - El siguiente artículo por Edgar C. Carlisle fue publicado primero en la revista O Timothy, volumen 3, publicación 4, 1986.
 
No debe equivocarse en esto, un pastor ha de gobernar una iglesia. Si usted es un predicador tímido le aliento a pedir a Dios que llene su ánimo religioso con coraje espiritual. Entonces adelántese hacia su fila del deber y haga lo que se le dice: gobierne la iglesia. Pero si usted es un hombre que debe siempre salirse con la suya, no doble sus autoritarios músculos ni gruña: "¡yo soy el pastor aquí! Y la Biblia les manda a obedecer a los que tienen el gobierno sobre ustedes". Sugeriría que ambos de ustedes den una mirada seria conmigo sobre cómo un pastor ha de gobernar una iglesia.
 
Si usted es un miembro de iglesia que está leyendo esto, no se acobarde. Cuando haya leído este artículo encontrará alivio. Me imagino que usted dirá: "Ahora, así es como yo quiero que mi pastor gobierne".
 
Existen cuatro referencias explícitas en el Nuevo Testamento que hablan de pastores gobernando iglesias. La primera es 1 Timoteo 5:17: "Los ancianos que gobiernan bien sean tenidos por dignos de doble honor, especialmente los que trabajan en la palabra y la doctrina" (KJV). En esta Escritura la palabra "gobiernan" es de la palabra griega "proistemi".
 
Las otras tres referencias están en Hebreos:
 

      "Recuerden a aquellos que tienen el gobierno sobre ustedes, quienes les han hablado la palabra de Dios: cuya fe seguid, considerando el fin de su conducta" Hebreos 13:7 (KJV).
       
      "Obedeced a los que tienen el gobierno sobre ustedes, y someteos vosotros mismos: porque ellos vigilan por vuestras almas, como los que deben dar cuenta, para que ellos puedan hacerlo con gozo, no con amargura, lo que no es provechoso para ustedes" Hebreos 13:17 (KJV).
       
      "Saludad a los que tienen el gobierno sobre ustedes, y a todos los santos. Los de Italia les saludan" Hebreos 13:24 (KJV).
       

En esas tres escrituras la palabra "gobierno" es traducida de la palabra griega "hegeomai".
 
Estas dos palabras griegas, "proistemi" y "hegeomai", tienen significados adicionales que nos enseñan cómo los pastores han de gobernar. Sus definiciones caen en tres categorías: administración, protección y ministración (servicio).
 
Observemos esas definiciones:
 
LA ADMINISTRACIÓN
 
1 Timoteo 5:17
 
Hebreos 13:7, 17, 24
 
Las definiciones dadas anteriormente revelan que el trabajo de gobierno de un pastor involucra guiar y dirigir los asuntos y actividades de la iglesia. Él es el máximo administrador. Su oficio de obispo automáticamente lo coloca sobre la congregación para guiar el camino y manejar sus ministerios.
 
El pastor ha de guiar cada fase de las funciones de las funciones de la iglesia. El no puede tomar cada oficio administrativo, pero cada líder en la iglesia debe mirar al pastor y cooperar con el pastor. El tiene la responsabilidad ante Dios de ser el líder de la iglesia. Los miembros tienen la responsabilidad de obedecer ese liderazgo.
 
Esto no da al pastor el derecho de ser optimista. El pastor puede a veces impulsar programas no sabios. El gobernar no lo hace a él un dictador. Él ha de guiar como Thayer dice: "guiar como una influencia de respeto".
 
Un pastor debería guiar sabiamente de modo que la gente crezca en respetar su influencia. Debería ser su influencia espiritual, no sus tronantes demandas, lo que produce la cooperación de los miembros [¡aunque sin dudas existe un tiempo para que el pastor haga tronantes demandas --ver Tito 1:13, por ejemplo!]
 
La segunda area de gobierno envuelve:
 
LA PROTECCIÓN
 
1 Timoteo 5:17
 
El pastor gobierna protegiendo al rebaño de ovejas espirituales contra los lobos religiosos. Algunos peligros son de gente de afuera de la iglesia. A veces los falsos maestros aparecen dentro de la membresía.
 
¿Cómo guarda el pastor la iglesia? Por enseñarles las verdades de la palabra de Dios. También por mantenerlos informados de las falsas enseñanzas de modo que los miembros reconozcan la herejía cuando ellos la oigan o la lean. Muchas formas de hacer esto están disponibles para él.
 
El pastor necesita sabiduría en reconocer un hereje endurecido dentro de la membresía. El obispo [el pastor de la iglesia local] debe ser cuidadoso en no atacar, herir y ahuyentar a alguien que está honestamente confundido, alguien que tiene preguntas sinceras y dudas, alguien que es un tanto inestable. Yo he visto esto suceder. Él debería ser juicioso y cauteloso en su trato. No obstante él no debe permitir que sean enseñadas en clases Bíblicas o en los hogares doctrinas que son contrarias a la confesión de fe adoptada por la iglesia. Los miembros deben posicionarse con su pastor en tales materias.
 
Esto no significa que cada pastor está siempre acertado en cada cosa que él enseña. Él debe permitir algún derecho a diferir sin alejar a los miembros en desacuerdo.
 
Demandar que cada miembro y maestro acepte cada cosa que el pastor enseña aleja muchos buenos estudiantes de la Biblia y eventualmente cava su tumba en aquella iglesia.
 
El tercer aspecto del gobierno es:
 
LA MINISTRACIÓN
 
1 Timoteo 5:17
 
"proistemi"
 
Definiciones del Diccionario de Griego:
 
Gingrich: Estar preocupado de
Vine: Atender a
Thayer: Cuidar de, dar ayuda
Newman: Dar socorro.
 
Las definiciones de arriba introducen un corazón que ama en el trabajo de gobernar. El pastor ha de amar a cada miembro y debe mostrarlo. Esto condiciona su rol de liderazgo y protección. Ser profundamente compasivo con los miembros le previene de ser un señor feudal que o atropella a cada miembro o los aleja [sin una causa apropiada y bíblica].
 
El gobierno envuelve el ministrar o el servir a los miembros. De acuerdo a Jesús en Mateo 20:25-28 si un pastor es un gran gobernante él es un gran ministrador, un gran servidor. El orgullo pecaminoso en un predicador es revelado cuando él es autoritario. Mansedumbre, humildad y ahínco para ayudar con amor no debilitan su autoridad. Ello hace crecer el respeto de los miembros por él. Ello eleva su estatura ministerial. Ello engrandece su "liderazgo por la influencia".
 
Demasiado frecuentemente un pastor piensa en gobernar como siendo solamente un jefe. Pero la definición anterior revela la inclusión del aspecto del servidor. Algún predicador quien está maldispuesto para servir, socorrer y ayudar a su pueblo perderá su respuesta positiva a su liderazgo. Igual que Moisés, el moderno pastor debe templar el coraje con la mansedumbre. Igual que Cristo, el ejemplo de pastor, la supervisión debe estar condimentada con pública humildad.
 
EL GOBIERNO CON LA PALABRA DE DIOS
 
¿Es esto todo lo que hay sobre gobernar? No exactamente. Hebreos 13:7 enseña: "Recuerden a aquellos que tienen el gobierno sobre ustedes, quienes les han hablado la palabra de Dios ..."
 
Esto no significa que sólo a causa de que un hombre enseña y predica la Biblia él automáticamente tiene la autoridad de gobernar sobre una congregación. Hebreos 13:7 revela CÓMO él ha de gobernar. Él gobierna CON LA PALABRA [N.T.: La Palabra de Dios].
 
¿Cómo? Él lee a la gente qué es lo que Cristo manda en el Nuevo Testamento. Él enseña a la Iglesia por las Santas Escrituras qué es lo que dice Dios a él y a ellos que hagan. Los miembros deberán entonces ser hábiles para leer y ver esos mandamientos y prácticas tan sencillamente como el pastor.
 
Demandar que la gente obedezca al predicador no es gobernar. Sólo por causa de que el pastor predica algo no es suficiente. Si él dice que la Biblia enseña una idea él debería citar escrituras evidentes que digan sencillamente así. Los miembros deberán tener cuidado del hombre que insiste que las personas confíen en él. Ellos tienen un derecho a rehusar seguir las ideas extrañas que ellos no puedan encontrar en lenguaje claro en el Nuevo Testamento. Eso de seguir ciegamente a hombres ha resultado en la confusión y el caos en la cristiandad.
 
El hombre de Dios no tendrá temor de cuestionamientos sobre sus enseñanzas. Él urgirá a los miembros a pensar por ellos mismos y a ser "cristianos Bereanos". Ellos "buscaron en las Escrituras diariamente" para ver si lo que Pablo enseñó era verdadero. Hechos 17:10,11.
 
Gobernar una iglesia es enseñar y urgir a los miembros a creer y hacer lo que Cristo enseñó sencillamente. Su obediencia entonces no es sólo al pastor.
 
Es a Cristo. El pastor llega a ser el agente de Dios en lograr esta obediencia. Así es como él ha de gobernar una iglesia.
 
EL GOBIERNO POR FE
 
Hebreos 13:7 también dice: "... cuya fe seguid, considerando el fin de su conducta". Los pastores han de gobernar por su fe.
 
La fe envuelve las creencias doctrinales. Ver Judas 3. Deberá ser claro para la gente que las doctrinas del pastor son doctrinas de Dios. Los miembros deberían ser hábiles para leer en el Nuevo Testamento lo que cree su pastor. Entonces él tiene la autoridad para urgir a los miembros a aceptar y seguir esas enseñanzas.
 
Así es como el gobierna:
 
La fe también envuelve una confianza personal en Dios. Romanos 1:17. El pastor debe ser un hombre de atrevida pero sabia confianza en el Señor. Las personas deberán verle vivir de esa manera y ver como Dios lo bendice. Entonces él puede urgirles a hacer lo mismo.
 
Así también es como el pastor gobierna.
 
EL GOBIERNO POR LA VIGILANCIA
 
El paso final en gobernar se encuentra en Hebreos 13:17. Respecto al pastor dice: "... porque ellos vigilan por vuestras almas ..." Esta palabra "vigilan" viene de "agrupneo" que significa estar vigilante aún al punto de perder el sueño.
 
Ello no implica que el pastor ha de quedarse levantado las noches espiando a los miembros. Ello sin embargo revela que un pastor ha de observar las vidas de los miembros. Algo de sus conductas puede causarle estar tan preocupado que se quedará despierto a la noche orando por ellos. Él puede perder el sueño buscando la Palabra o encontrando verdades para ayudarlos. Él anhela verlos retornar a un vivir justo. Él ora por sabiduría en como alcanzar y ayudar a esas ovejas descarriadas.
 
Entonces ese pastor sigue la Palabra de Dios y su guía interior sobre cuando hablar y que decir.
 
Gobernar una iglesia requiere de la gracia de Dios, la sabiduría de Dios, el liderazgo de Dios, y el poder de Dios. Si algún servicio requiere de completa dependencia del Señor, este es el trabajo de gobernar una iglesia. Este es un trabajo de tiempo completo. Este es un honorable trabajo. De hecho, no hay más grande trabajo sobre la tierra que el gobierno guiado por el Espíritu Santo. El trono del juicio de Cristo producirá muchas gloriosas recompensas para esos humildes, fieles siervos del Señor.
 

      "A los ancianos que están entre ustedes exhorto, yo también un anciano, y testigo de los sufrimientos de Cristo, y también un participante de la gloria que será revelada. Sustentad al rebaño de Dios que está entre ustedes, tomando entonces el cuidado, no por coacción, sino voluntariamente; no por lucro inmundo, sino de ánimo pronto; ni como siendo señores sobre la heredad de Dios, sino siendo ejemplos al rebaño. Y cuando el Pastor principal aparezca, vosotros recibiréis una corona de gloria que no se marchita" (1 Pedro 5:1-4, KJV).

 

Home

Textos

Si quiere hacernos algún comentario escríbanos a licrifu@yahoo.com.ar

Comments