Narco-rivoluzione.
 
Cuba: Historia del narcotráfico Por Marcelo Fernández-Zayas En estos momentos se está discutiendo en la prensa las declaraciones del desertordel servicio de inteligencia cubano, Mayor Juan Antonio Rodríguez Menier(Coqui). Este miembro de la Dirección de Inteligencia (DI), abandonó su centrode espionaje en Hungría en 1986 y vino a los Estados Unidos. Ha vivido por un tiempo, bajo la protección de las autoridades federales. Rodríguez Menier,sorpresivamente, arribó a París a fin de testificar ante las cortes francesas, entre otras cosas, sobre las operaciones de narcotráfico de Cuba y hechos relacionados con el asesino y terrorista venezolano Carlos (El Chacal), agente de origen venezolano que trabajaba para Cuba. Al mismo tiempo, en un artículo que escribí anteriormente, http://www.mundolatino.org/cuba/cubaeses.htm, daba nombre y detalles del lavado de dinero y el narcotráfico entre Colombia, Cuba y España. He recibido muchas comunicaciones pidiendo más información al respecto. Daremos nuevos datos de la historia de narcotráfico del actual gobierno de Cuba.Estamos hablando de un viejo negocio revisado ahora, por las acusaciones de Ileana de la Guardia, exiliada en Francia, hija del coronel cubano Antonio de la Guardia Font, fusilado en unión del general Arnaldo Ochoa y dos altos oficiales más en Cuba en 1989. Ileana, acusa al gobierno cubano de varios delitos internacionales y específicamente de narcotráfico. Sin embargo, lo revelado hasta el momento es el mínimo que dio a conocer Cuba sobre el caso cuando las ejecuciones antes mencionadas. El juicio y condena de estos cuatro oficiales cubanos se convirtió en "causa célebre", ya que los mismos admitieron estar envueltos en el narcotráfico internacional. Hasta el momento no mucho se conoce de este caso fuera de la versión oficial de Cuba. A raíz de estas actividades clandestinas y en conexión con el caso De la Guardia y Ochoa, fue arrestado y condenado a 20 años de prisión el general José "Pepe" Abrahantes, Ministro del Interior (MININT) y jefe de los servicios de inteligencia cubanos. Pepe Abrahantes se consideraba la persona más allegada a Fidel Castro. Era el mismo confidente y jefe de la guardia personal del dictador cubano. Poco tiempo después de haber sido arrestado, Abrahantes murió en prisión a consecuencias de un ataque al corazón, según reportaron las autoridades cubanas y confirmado por varios testigos. Es difícil de precisar cuando Cuba comenzó a envolverse en el narcotráfico. Algunos, como Rodríguez Menier (Coqui), aseguran que estas actividades se remontan a la década del 70. Sin embargo, lo que nosotros podemos probar es que comenzó a principios de la década del 80. Este es el recuento. El colombiano Fabio Vásquez Castaño, del movimiento insurgente M-19, logró establecer contacto con Manuel Piñero Losada (Barba Roja), director del Departamento América, sección de inteligencia del Partido Comunista Cubano. Vásquez Castaño propuso un negocio que consistía adquisición de armas de Cuba y pagos en cocaína. Piñero, expuso, a los más altos gobernantes cubanos que las drogas con destino a los Estados Unidos eran un elemento desestabilizador del gobierno y sociedad de este país. Al mismo tiempo, la cocaína era el equivalente a moneda convertible y por otro lado se ayudaba a los rebeldes colombianos. El negocio fue aprobado. La más alta jerarquía de Cuba era Fidel Castro, su hermano Raúl y el general y Ministro del Interior José Abrahantes. Aunque los hermanos Castro negaron conocimiento de este negocio, el mismo tenía forzosamente que ser conocido por el jefe de todos los servicios de inteligencia, general José Abrahantes. En aquellos tiempos, el gobierno cubano dejó saber que los cargamentos de drogas que se confiscaban a narcotraficantes eran destruidos, por incineración, en los hornos de la empresa siderúrgica Antillana de Acero, localizada en el municipio de El Cotorro, en las inmediaciones de la ciudad de La Habana. Estas operaciones de destrucción de drogas eran publicadas en la prensa cubana. Los cargamentos de drogas confiscadas eran mantenidos en almacenes del MININT. El encargado de supervisar la operación de destrucción de las drogas era el teniente coronel del Rosal, casado con una hija del que fuera por un tiempo jefe de inteligencia de Cuba, general Ramiro Valdés (Ramirito). Hasta aquí la versión oficial, pero desertores y otras fuentes cubanas dan una diferente. Presentamos los datos sin que hayamos podido verificar, ciertos aspectos de los mismos por razones obvias. Sin embargo, los informantes tienen gran credibilidad. Lo que se transportaba y quemaba en la empresa Antillana de Acero, era material de desperdicio. La verdadera droga era transportada a barcos de la Marina de Guerra de Cuba, al mando del Almirante Aldo Santamaría Cuadrado, quién después la transportaba a naves de contrabandistas o traficantes no residentes en Cuba. Las armas entregadas al M-19 en Colombia, eran de origen estadounidense compradas en Viet Nam por el general patricio de La Guardia Font. Actualmente cumpliendo en Cuba una condena de 30 años de prisión, por haber estado complicado en la causa donde fue fusilado su hermano gemelo Antonio (Tony). Las armas eran llevadas a Colombia por el vice ministro del MININT, Pascual Pascualito) Martínez Gil, quien tenía entre sus funciones cuidar el yate personal de Fidel Castro. No hemos podido determinar con certeza la cantidad de armas y drogas en el tráfico de Colombia y Cuba. Fuentes colombianas aseguran que estas armas fueron identificadas por el servicio de inteligencia. estadounidense como pertenecientes a sus tropas cuando combatían en Viet Nam. ¿Quién autorizó esta operación de tráfico de armas y drogas en Cuba? Según fuentes allegadas a Santamaría y los hermanos De la Guardia, la orden provino directamente del vice presidente cubano Raúl Castro Ruz. ¿Conocía el Ministro del Interior general José Abrahantes de estas operaciones de contrabando? Muy difícil que desconociera las mismas, porque en ellas participaban muchos de sus hombres de confianza y se utilizaban recursos y vías de su servicio de inteligencia. Sin embargo, nunca se dio por enterado de estas operaciones, porque los integrantes del grupo reportaban directamente a Raúl Castro. Coronel Antonio (Tony) De la Guardia Font Posiblemente este hombre pase a la historia como un James Bond del Caribe. Lo conocí, al igual que su hermano gemelo Patricio, cuando estudiábamos en la universidad de La Habana, en 1959. En aquel tiempo eran más amantes de la dolce vita que de la política y giraban en el círculo del entonces comandante del Directorio Revolucionario, Rolando Cubelas Secades. Tony y Patricio eran gemelos idénticos, casi imposibles de distinguir físicamente. Patricio era más serio, reservado y calculados, ambos muy inteligentes y simpáticos. Tony tenía afición por la pintura, las armas, los deportes y las mujeres. Conocieron a Fidel cuando el equipo de remos de la Universidad de la Habana competía contra otros equipos de canoas. A Fidel le gustó las personalidades de estos valientes y aventureros hermanos. Con el tiempo llegó a intimar con Tony, hasta el punto que se daba el lujo de bromear con y acerca de Fidel, cosa que este último a pocos permite. Antonio (Tony) De la Guardia, frecuentemente cumplía misiones especiales de inteligencia, asignadas por el propio Fidel Castro en los Estados Unidos, país donde el primero cursó su educación secundaria. Una de estas misiones consistió en atraer un grupo de exiliados cubanos para un "diálogo" en la década del 70. Este diálogo era parte de un proceso de acercamiento a Cuba por la administración del presidente Jimmy Carter, quien delegó su implementación al Secretario de Estado Cyrus Vance. Como resultado de este intento de acercamiento, los viajes legales a Estados Unidos de Tony De la Guardia se multiplicaron. Agencias de inteligencia estadounidenses vigilaban sus frecuentes viajes a New York, New Jersey y la Florida durante este período. En Miami reportan gastó miles de dólares comprando todo tipo de equipos electrónicos y ropas principalmente. Llamó la atención de sus acompañantes cubanos, en Miami, la cantidad de dinero en efectivo que él llevaba. Uno de ellos me refirió que gustaba comprar ropas de diseñadores conocidos y caros. Así como ropas idénticas para su hermano gemelo Patricio. Otras de las misiones de Tony De la Guardia era la de obtener dólares para Cuba por todos los medios posibles. En el servicio de inteligencia cubano, Tony tenía un poder superado sólo por el ministro Abrahantes. Por otro lado, su hermano Patricio, llegó a ser jefe de las Tropas Especiales del MININT, fuerza militar escogida que sólo podía ser movilizada por Abrahantes o los hermanos Castro. También se creó para que Tony hiciera su trabajo, en el MININT, un departamento especial, conocido como: MC (Moneda Convertible). GENERAL JOSE "PEPE" ABRAHANTES Uno de los hombres más poderosos de la revolución cubana en sus cuarenta años de existencia fue Pepe Abrahantes. Hijo de un viejo y poderoso militante del Partido Comunista Cubano. Se exilió en México muy joven, cuando la lucha contra Fulgencio Batista. Pepe era muy organizado y de una personalidad gentil, caballerosa y modales muy correctos. Hombre paciente, observador y muy balanceado. Fue puesto a trabajar con Castro por recomendación de su padre. Se compenetró tanto con el "Comandante", que algunos bromeaban diciendo que era el mejor "loquero" de Cuba. Por otro lado, era hombre que tomaba grandes decisiones en forma calmada, fría y las ejecutaba con gran éxito. Era persona sumamente discreta en su vida pública y privada. Un sicólogo nato, calculador y de mente rápida. Su muerte fue sentida por todo los que con él estaban asociados. Su desaparición marcó el declive de los servicios de inteligencia cubanos. Ya que más de 1,500 personas fueron purgadas después de su arresto. Qué había en los archivos personales de Abrahantes? La vida y milagros de cubanos y extranjeros. Entre los allegados a Fidel, familiares y amigos íntimos, celebraban anualmente su cumpleaños el 13 de agosto en una de sus residencias, localizada en la playa de Tarará. Los asistentes le regalaban artefactos electrónicos, antigüedades y armas. Se comenta, que "Pepe" Abrahantes, en el año de 1988 le regaló una maleta llena de dólares proveniente de los negocios que tenía el MININT. Aunque se especula mucho acerca del monto de este regalo no creo que se sepa nunca con certeza. Abrahantes comentó solamente: "unos dólares para la revolución". Posiblemente, quién hubiera podido saber la cantidad de dinero hubiera sido el ya fallecido Pepín Naranjo, que actuaba muchas veces como el "contador privado del Comandante". ¿Cómo se implicó Abrahantes en el negocio del narcotráfico? Hasta el momento se desconoce la respuesta a esta interrogante. Posiblemente, inducido indirectamente por el mismo Castro. Tal vez, uniéndose a los gemelos De la Guardia que desde hace tiempo estaban en este negocio utilizando, principalmente Panamá, México y Nicaragua. Tony De la Guardia era el jefe de una sección dentro del MININT conocida como MC (moneda convertible o en broma conocida como moneda capitalista o marihuana y cocaína). Tampoco se conoce en realidad, la conexión del general Arnaldo Ochoa con este negocio. Debemos aclarar a los no familiarizados con las intimidades del gobierno cubano que los gemelos De la Guardia y el general Abrahantes tenían una relación tan íntima con Fidel como si fueran sus hijos. Abrahantes no sólo era el Ministro del Interior, sino al mismo tiempo jefe de la guardia personal de Castro y persona inseparable del mismo. Desayunaban juntos y Abrahantes llevaba consigo los medicamentos que Castro tomaba. Y de vez en cuando negaba a otros ministros o generales acceso a Fidel para que el Comandante "no pasara un mal rato". Tony de la Guardia, permanecía en las habitaciones privadas de Fidel cuando este se vestía o bañaba. Este ayudante tenía el poder, en ocasiones, de tomar decisiones a nombre de Castro que este ratificaba rutinariamente. Después de hablar con fuentes conocedoras creemos que una serie de factores se conjugaron para producir la crisis del 89. Una de mis fuentes dice que el narcotraficante colombiano Pablo Escolar se quejó al presidente de Panamá Solís Palma que los cubanos no estaban cumpliendo lo pactado con él, ya que una patrulla de guarda fronteras había interceptado un cargamento de drogas en aguas cubanas. Otro factor a considerar es que el embajador cubano en Panamá, Miguel Brugueras, haya reportado lo que estaba sucediendo en el país con las operaciones de Tony De la Guardia, por si acaso, para que supieran que estaba haciendo su trabajo bien. El jefe del centro de inteligencia cubano en Panamá, Coronel Rolo, cuyo nombre verdadero es Homero Saker Shaffik, quien reportaba al MININT por conductos normales era desconocedor de las actividades de Tony De la Guardia y su departamento de MC (Moneda Convertible). Al parecer el Coronel Rolo había tenido que tapar un escándalo en Panamá, ocasionado por el grupo de Tony de la Guardia cuando se descubrió que un cargamento de whiskey escocés Chivás Regal, que estos vendían era producido en la ciudad de Marianao con falsas etiquetas de la antes mencionada marca. Este licor se vendió en muchos lugares de México y otros países. Así también como ropas con la etiqueta Calvin Klein. Rolo informó a La Habana y al embajador Brugueras, en Panamá, de las actividades De la Guardia. Con tantas personas en conocimiento de estas operaciones clandestinas no se pudo parar el inevitable escándalo. ¿Quién recibía los dineros de estos negocios? Estos dineros eran recibidos por el MININT con el conocimiento de su jefe Abrahantes. Como en todas las burocracias hay chismes e intrigas, corrió el rumor entre miembros del MININT, que el general Abrahantes tenía dinero, en millones, depositado en bancos extranjeros, se menciona Panamá, Suiza e Inglaterra. Así también existe el rumor, todavía, que Abrahantes llevaba un diario y poseía documentos secretos en algún lugar de Europa. Hay un personaje importante en este drama, que jugó un papel casi desconocido, pero clave: el coronel Marrero, conocido por el nombre en clave de Angelito y el apodo de Bombillo. Este es un poderoso militar de Seguridad del Estado cuyo trabajo consistía en vigilar o evitar el narcotráfico. Este militar sobrevivió al proceso. ¿Cómo se las arregló para desconocer oficialmente lo que pasaba? ¿Cómo pudo sobrevivir el caso? Estas interrogantes no tienen respuestas todavía. Abrahantes, el único hombre que estaba autorizado para interrumpir el sueño de Fidel, en caso de una emergencia, terminó condenado a veinte años de prisión. ¿Acusación?, ocultar la verdad de lo que sucedía a Fidel. Abrahantes, dijo no recordar nada respecto al caso y nada reveló. En una conversación con un compañero de prisión. Abrahantes comentó sarcásticamente que, cuando el teniente coronel Papito Fernández, de la inteligencia militar, lo estaba interrogando, éste le dijo: "Ministro si usted contesta mis preguntas y coopera, la Revolución lo tomará en cuenta y será generosa en su sentencia". La respuesta de Abrahantes, "venirme con esa historia a mí que fue quién la inventó hace 30 años". La encarcelación y muerte de Abrahantes fue un duro golpe personal para Fidel y Raúl Castro y una irrecuperable pérdida para los servicios de inteligencia cubanos. "Fidel, Raúl y Pepe formaban un trío formidable y había gran afecto entre ellos. Fidel y Raúl nunca se recuperarán del golpe", nos comentó una persona cercana a los antes mencionado. Muertos Abrahantes y De la Guardia, bajó la moral del MININT. Su sucesor, general Abelardo Colomé Ibarra, carece de la inteligencia, educación, experiencia y refinamiento de Abrahantes y ha cometido grandes errores operativos en su trabajo. Colomé efectuó una purga en el MININT que decimó sus filas. Irónicamente, en la actualidad, los más grandes enemigos de Castro y su revolución son los antiguos miembros del MININT. No podemos cerrar esta parte de la historia sin decir que todos los amigos de Abrahantes, desde que este se encontraba exiliado en México, son vistos con desconfianza. Estos individuos conocidos como el "grupo de México", están marcados por su asociación con Abrahantes: Emilio Aragonés, Pedro Miret, Elio Leiva y el Gallego Franco. El fusilamiento de los implicados en el caso de Ochoa no paró las operaciones de narcotráfico de Cuba. Curiosamente, despertó el apetito por la obtención de fáciles dólares en este comercio. Cuba siguió, aunque más discretamente, envuelta en este negocio. Los Estados Unidos, a mediados de la presente década, llegaron a un acuerdo informal y secreto con Cuba, en lo referente al narcotráfico. Es conocido que existe un intercambio de información y agentes entre ambos países, pero Cuba lo cumple a su forma. La DEA (Oficina de Control de Drogas-Drug Enforcement Administration) ontinúa suministrando información a Cuba de los narcotraficantes colombianos, Cuba a la vez tiene información propia sobre los mismos, pero permite la entrada de estos a la isla. En el noviembre del 1995 un cubano, Jorge Luis Cabrera, alias el Gordito, residente en los Estados Unidos, que viajaba frecuentemente a Cuba tuvo una reunión en La Habana con Carlos Tascón, uno de los "capos" del cartel de Cali. Dos meses después Cabrera fue arrestado en Miami, donde le confiscaron 6,000 libras de cocaína que introdujo en sus botes de pesca por los cayos de La Florida, también le encontraron una fotografía con Fidel Castro. Cabrera ofreció, a cambio de una reducción de su condena, dar detalles de la implicación del gobierno cubano en el tráfico de drogas. La Procuradora General, Janet Reno, declinó la oferta. También, Reno, no quiso nombrar un fiscal especial para que investigara las alegaciones de la complicidad del gobierno cubano en el narcotráfico a los Estados Unidos. En estos momentos Cabrera está en la cárcel cumpliendo 19 años de prisión. Cuba, este año comenzó con un escándalo de narcotráfico que envuelve a Colombia, España, Panamá y posiblemente a México. Investigadores federales estadounidenses están preparando una investigación al respecto donde tendrán que testificar bajo juramento muchos altos funcionarios de diferentes agencias federales. Muchas cosas entrelazadas saldrán a la superficie: el narcotráfico cubano y su conexión con la mafia rusa de Queens, New York. La aparente reactivación de los centros de espionaje electrónico en Lourdes y Bejucal. Y lo conocido de los 10 espías cubanos apresados en Miami el pasado setiembre