Enlaces Externos

Biblioteca‎ > ‎Libros‎ > ‎Leales a la Fe‎ > ‎

Bendiciones patriarcales

publicado a la‎(s)‎ 19/9/2009 20:50 por Fernando Cardozo   [ actualizado el 20/9/2009 11:21 ]

Los patriarcas ordenados dan bendiciones patriarcales a
los miembros dignos de la Iglesia. La bendición patriarcal te
declara el linaje que tienes en la casa de Israel y contiene con-
sejos personales del Señor para ti.
Al estudiar la bendición patriarcal y seguir el consejo que
contiene, se te brindará guía, consuelo y protección. Para sa-
ber cómo hacer para recibir una bendición patriarcal, habla
con tu obispo o con tu presidente de rama.
Declaración de linaje
La bendición patriarcal incluye una declaración de tu li-
naje y declara que perteneces a la casa de Israel, que eres des-
cendiente de Abraham y que perteneces a una tribu
específica de Jacob. Por ejemplo, muchos Santos de los Últi-
mos Días son de la tribu de Efraín, la tribu a la que se ha da-
do la responsabilidad primordial de dirigir la obra del Señor
en los últimos días.
Puesto que todos tenemos muchas líneas de sangre que
corren por nuestras venas, dos personas de la misma familia
pueden pertenecer a distintas tribus de Israel.
No importa si tu linaje en la casa de Israel es mediante
una línea de sangre o si es por adopción, puesto que, como
miembro de la Iglesia, se te considera descendiente de
Abraham y heredero de todas las promesas y bendiciones
que se hallan en el convenio abrahámico (véase “Convenio
de Abraham”, páginas 50–51).
Cómo aprender de la bendición patriarcal
Una vez que recibas la bendición patriarcal, debes leerla
con humildad, con un espíritu de oración y de manera fre-
cuente. Es una revelación personal de tu Padre Celestial, que
conoce tus fortalezas, tus debilidades y tu potencial eterno.
Mediante la bendición patriarcal, Él te ayudará a saber lo que
Él espera de ti. Tu bendición puede tener promesas, amones-
taciones y advertencias. Al pasar el tiempo, reconocerás el
poder de la revelación que hay en ella.
Si sigues el consejo de tu bendición, será menos probable
que tropieces o que seas engañado(a); pero, si no lo sigues, no
podrás recibir las bendiciones prometidas.
Aunque la bendición patriarcal tiene consejos y prome-
sas inspirados, no debes esperar que conteste todas tus pre-
guntas ni que dé los detalles de lo que ocurrirá en tu vida. Si
la bendición no menciona un acontecimiento importante, co-
mo por ejemplo, una misión de tiempo completo o el matri-
monio, no debes suponer que no vas a tener esa oportunidad.
En forma similar, no debes suponer que todo lo que se
mencione en tu bendición patriarcal se cumplirá en esta vida.
Una bendición patriarcal es eterna y sus promesas pueden
extenderse hasta las eternidades. Ten la certeza de que si eres
digno o digna, todas las promesas se cumplirán en el debido
tiempo del Señor. Las que no se cumplan en esta vida se cum-
plirán en la vida venidera.
Tu  bendición patriarcal es sagrada y personal; puedes
compartirla con los miembros más cercanos de tu familia, pe-
ro no debes leerla en voz alta en público ni permitir que otras
personas la lean o la interpreten; ni siquiera el patriarca, ni el
obispo ni el presidente de rama deben interpretarla.
Atesora en tu corazón las preciosas palabras de tu bendi-
ción patriarcal. Medita sobre ellas y vive de tal manera que
seas digno(a) de recibir las bendiciones prometidas en esta
vida y en la vida venidera.

Leales a la Fe



Comments