dibujo de inolvidable DARIUSH RADPUR

                giuseppe ungaretti

                     poemas


GIUSEPPE UNGARETTI

(1888 – 1970)

  • 1888. Nace en Alejandría de Egipto, en donde los padres, originarios de Lucca (Italia), tenían una panadería. Giuseppe tiene un hermano mayor, Constantino, nacido en 1880. El padre Antonio muere en 1890, a causa de un accidente en las excavaciones del canal de Suez, en donde trabajaba como obrero.

  • 1906. Va a la escuela suiza Jacot. Hace sus primeros descubrimientos literarios de manos de poetas italianos (Leopardi) y franceses (Baudelaire y Mallarmé), escribiendo sus primeros poemas.

  • 1912. Con su amigo Moammed Sceab se instala en París y estudia en el Colegio de Francia y en la Sorbona. Se relaciona con los grandes artistas de vanguardia (Picasso, Apollinaire, Cendrars, Modigliani, De Chirico, Max Jacob). Al año siguiente se suicida su compañero.

  • 1914. Decide irse a Italia y se instala en Milán. Se declara la guerra y es enrolado como soldado de infantería.

  • 1916. Un joven oficial, Ettore Serra, le publica su primer libro de poesía, Il Porto Sepolto (El puerto sepultado).

  • 1918. Al final de la guerra se vuelve a París. Al año siguiente el editor Vallecchi le edita Allegria di Naufragi (Alegría de naufragios).

  • 1920. Se casa con Jeanne Dupoix. Al año siguiente se traslada a Roma en donde nacerá en 1925 su hija Ninon.

  • 1926. Ya es conocido como poeta, y es invitado a Francia y Bélgica a dar conferencias.

  • 1930. Nace en Marino (Roma) su hijo Antonietto.

  • 1931. Trabaja para la “Gazzetta del Popolo” de Turín, y por cuenta del diario hace varios viajes en los años siguientes, volviendo a Egipto después de veinte años.

  • 1932. Su poesía es premiada por primera vez con el premio “del Gondoliere” de Venecia.

  • 1933. Publica Sentimento del Tempo a la vez en Roma y Florencia. Ya muy famoso, recorre varios países de Europa. Comienza a ser traducido.

  • 1936. Es invitado por el gobierno argentino a participar en el Congreso del Pen Club. La Universidad de San Pablo de Brasil le ofrece la cátedra de lengua y literatura italiana que acepta, estableciéndose allí con su familia.

  • 1939. Muere su hijo Antonietto.

  • 1942. Decide regresar a Italia. Es nombrado Académico y profesor de la Universidad de Roma.

  • 1945. Poesie disperse.

  • 1947. Il dolore.

  • 1949. Recibe el premio Roma de poesía.

  • 1950. La terra promessa.

  • 1952. Un grido e Paesaggi.

  • 1956. Premio Bienal de poesía de Knokke-Le-Zoute con Juan Ramón Jiménez y W.H.Auden.

  • 1958. Muere en Roma su mujer Jeanne.

  • 1960. Il Taccuino del Vecchio (Il cuaderno de apuntes del viejo). Viaja al Japón.

  • 1961. Il Deserto e dopo (El desierto y después), libro de viajes.

  • 1962. Presidente de la Comunidad Europea de Escritores.

  • 1964. Ciclo de lecciones en la Columbia University de New York.

  • 1968. Viaja a Brasil y Perú para recibir el doctorado honoris causa.

  • 1969. Siguen los reconocimientos internacionales y los viajes.

  • 1970. Viaja todavía a los Estados Unidos para recibir el premio internacional de poesía de la Universidad de Oklahoma. Una bronquitis lo obliga a internarse en New York. Logra volver a Italia. Muere en Milán el 1° de junio.

La alegría (1914-1919)

Breve Noticia Sobre G. Ungaretti

 

Giuseppe Ungaretti nace el 10 de febrero de 1888 en Alejandría, Egipto. Sus padres habían emigrado de Lucca; en la ciudad sin forma definitiva sobrevivirán de los ingresos provenientes de una panadería. Era apenas un niño nuestro poeta cuando el padre muere durante la construcción del canal de Suez.

Alejandría está en el desierto, donde no hay permanencia en el tiempo, donde no se alza un monumento y donde todo cambia incesantemente. Permanecerá allí hasta los 24 años asistiendo al espectáculo que su amigo Pea permite en la “Baracca Rossa”, punto de confluencia de jóvenes anarquistas y socialistas del mundo entero. Siente nostalgia por la lejana Italia, tema de sobremesa de la madre viuda, y por un eventual país adoptivo, Francia.

Estudia en los mejores colegios y descubre los mejores escritores, Leopardi, Baudelaire, Mallarmé, Racine y Nietzsche; Mallarmé lo marcará y Nietzsche lo hará descubrir insólitas perspectivas. En 1912 viaja a París. Lleva la ventaja de no tener referencia alguna de aquello que podría influir sobre algún joven poeta italiano que por aquella época estuviese radicado en Italia.

En la mente lleva, eso sí, los sonidos de la noche, los cantos árabes, los gritos de los animales del desierto y todos reaparecerán en su poesía. Durante este viaje ve por vez primera a Italia y se pone en contacto con los grandes artistas de la época. En 1915 es alistado y va a la guerra como simple soldado; resulta aplazado en un curso de formación de oficiales por evidente incapacidad para el comando; terminará escribiendo poemas en las trincheras. Cuando en 1921 va a Roma ya ha publicado sus primeros versos.

Asiste a un Congreso del PEN Club en Buenos Aires y recibe una invitación para hacerse cargo de la Cátedra de Lengua y Literatura Italiana en la Universidad de Sâo Paulo. En Brasil estará hasta 1942. Aquella larga permanencia lo marcará, también por razones ajenas a la literatura: allí entierra a su joven hijo. Traduce al italiano a numerosos poetas brasileños. En 1942 regresa a Italia donde, por “chiara fama”, le es conferida la Cátedra de Literatura Italiana Contemporánea en la Universidad de Roma. Muere en Milán en 1970. El nacimiento de Ungaretti en Egipto le permite, ya lo hemos dicho, carecer de las referencias de cualquier otro poeta joven italiano; está, pues, libre de monstruos como D´Annunzio o Pascoli.

Si bien no escribe poemas hasta los 26 años bien puede decirse que su poesía nace en el desierto. A pesar de ser Mallarmé una influencia determinante en sus inicios no puede decirse que Ungaretti sea un poeta de formación francesa. En realidad su mérito es haber propuesto “una lengua poética” del siglo XX que procurara no parecerse a ninguna otra, popular lo suficiente como para resistir el tiempo y oscura, como música del desierto. En este poeta se entremezclan esa música, las lecturas, el delirio barroco del Brasil, el paisaje al fin conquistado. Escribe como si de un diario se tratara, marcando de manera tajante la relación entre recuerdo y poesía. Durante su permanencia en París había escuchado a Bergson impartiendo lecciones en La Sorbona y había quedado marcado, admitiendo posteriormente que el filósofo, a quien catalogó como el más grande del siglo, había tenido una influencia determinante en su poesía.

Quizás esta influencia donde se note mejor sea en la tendencia de Ungaretti a la “ausencia”, es decir, a basarse en las implicaciones anagramáticas que cada palabra tiene. De Leopardi admira la agudeza con que aquel ve la relación entre forma e inspiración. Los términos inseparables de la poesía de Leopardi son memoria e inocencia. Es obvio que Ungaretti no es un poeta romántico -en cualquier caso le molestaban las etiquetas- pero tiene algunas cosas del romanticismo, como ese entremezclarse del conocimiento y la religiosidad. Para Leopardi la memoria es sufrimiento corporal. La concepción que Ungaretti tiene de “memoria” es bastante parecida, con el aditivo de Bergson. No olvidemos, finalmente, que Leopardi ambicionaba el tono íntimo de Petrarca.

Cada vez que Ungaretti escribe prosa encontramos el análisis de Petrarca, a Leopardi, a Pascal, en fin, una búsqueda permanente de la relación memoria-sueño. En L´Allegria están recogidos los poemas del frente y los recuerdos del desierto. Está formado por publicaciones de diferentes épocas, como Il Porto Sepolto (1919), propiamente las experiencias de las trincheras, folleto editado en 80 ejemplares y que provocó un artículo de Papini, el primero que jamás se escribiera sobre Ungaretti. También incluye, por ejemplo, Naufragi (1919) donde aparecen algunos textos de la época milanesa. El título mismo es irónico, aunque puede también implicar el reconocimiento y aceptación del camino humano, el camino común a todos los hombres.

Pueden encontrarse numerosos versículos quebrados al máximo. Los primeros poemas de este volumen están influenciados por Laforgue y Mallarmé. La expresión es dictada por la guerra, realidad que acaba todo con su presencia trágica. La naturaleza es representada cruelmente y el lenguaje es lacónico.

Il sentimento del tempo es un canto a la edad apenas madura, al amor y al paisaje y muestra ya una inquietud religiosa que no se opone, sin embargo, a la explosión de los sentimientos. Es el aclimatamiento a la vida en un nuevo paisaje, en una nueva edad y experiencia. El paisaje es el del Lazio -sustituto de aquel egipcio- el mito que vive alrededor de Roma. Con L´Allegria Ungaretti dice que buscaba “una perfecta coincidencia entre la tensión rítmica del vocablo y su calidad expresiva...”, lo que lo portaría hacia posteriores y más complejos intentos de unidad verbal. Quería que el verso reconquistara el ritmo tal como había sido marcado en el oído italiano por la naturaleza fónica de la lengua y por la tradición sintáctica y armónica que a través de los siglos había sido trasmitida a las formas. Señalaba como suprema aspiración de la poesía la de cumplir el milagro, en palabras, de un mundo resucitado en su pureza originaria.

El objetivo perseguido no era otro que reaccionar contra la hinchazón florida del d’annunzianismo, contra la palabrería futurista y el empequeñecimiento de la supuesta poesía de vanguardia. Volver a llevar la palabra, ese austero signo de la dignidad humana, a su esencialidad, es decir, a su escabrosa importancia y autoridad. Il sentimento del tempo está marcado por el arribo a Roma, ciudad barroca. Ungaretti siempre insistirá en que fue Miguel Angel quien le reveló el misterio del barroco.

ùExplica que no es ésta la afirmación que pueda definirse con proposiciones lógicas, siendo más bien un asunto de vida interior. Il sentimento se escribe observando a Roma bajo los cambios de las estaciones. Quien alguna vez haya visto la campiña romana podrá ayudarse a entender al poeta nacido en Alejandría.

La primera parte de este poemario describe precisamente paisajes del verano, estación del barroco. Al otoño pertenece, con mayor propiedad, La terra promessa. En todo caso hay que destacar que en este momento del diario ungarettiano Petrarca y Leopardi siguen firmes en el cielo. De Leopardi destaca el sentimiento de la decadencia, del fin de la civilización a la cual estuvo ligado. De manera que este libro tiene dos momentos: la toma de posesión de Roma, de una ciudad que estaba impelido a hacer suya ya que había nacido en una extranjera, y del Lazio, ya que podemos encontrar numerosas referencias a la mitología de esta región, y un segundo, que todavía conserva a Roma en el centro, que es el de la experiencia religiosa. Roma transpiraba el sentimiento de lo eterno.

Libro de sol, de verano, estación de violencia. El hombre está inmerso en su fragilidad. Y, como siempre, el sueño de inocencia preadánica, aquella del Universo antes del hombre. Aquí a la naturaleza se le da un valor histórico, aunque, al mismo tiempo, un valor mítico. También aparece el deseo, el regreso del estado edénico, la aurora, no de perfecta felicidad y en cualquier modo contaminada por la historia; además, la muerte, la nada.

En La terra promessa, especialmente en Le Canzoni, que abre el poemario, surge el conocerse, pascalianamente, ser de la nada. Puede decirse que este poema pasa de una inspiración en la realidad de los sentidos a una en la realidad intelectual. La terra promessa es escrito con mucha lentitud, había una tragedia en el mundo y una tragedia personal en el poeta. Aquí la naturaleza, conservando un carácter mítico, intenta transformarse en un motivo de reflexión metafísica sobre las condiciones del hombre en el universo. Aquí está la poesía del hombre que deja la juventud y entra en la madurez. Ungaretti había concebido este libro como la tercera estación de su canto, pero suceden hechos dramáticos en su vida que dan origen a Il dolore. El viaje a Brasil y la muerte de su hijo de nueve años lo marcarán, produciendo, fundamentalmente, los poemas que hemos seleccionado del último libro mencionado.

En Un grido e Paesaggi recoge textos que dejó fuera de Il dolore por considerar entonces que debían permanecer privados. En Il Taccuino del vecchio aparece, entre otros, un recuerdo para su esposa recientemente fallecida. Apocalissi, Proverbi, Dialogo, sus poemas en francés (Derniers jours), todos, incluyendo los anteriormente mencionados, aparecerán en Vita d´un uomo, la antología total de su obra poética. Cuando apareció el volumen, Ungaretti dijo que aquello era simplemente un diario, el desarrollo de su vida. Tenía razón. Todo en esta obra suya es una relación entre poesía y experiencia biográfica, un recíproco condicionarse entre empeño humano y experimentación formal.

El primero en escribir sobre Ungaretti fue Giovanni Papini, en 1917. Dejó dicho: “Hay aquí una calidad de visión que es toda italiana, y un dejarse andar a la deriva de la propia imaginación que es casi oriental y una movible electricidad de recuerdos y disonancias que es francesa moderna...” Carlo Bo, en 1938, se manifestó de acuerdo con Ungaretti en llamar diarios a sus libros de poesía y destacó como una necesidad “entender que son el período esencial de las formas esenciales de la poesía”. Críticas sobre Ungaretti que merecen destacarse son las de Giuseppe de Robertis (1945) y el ensayo de Carlos Ossola, de 1974. Inclusive existe una Antología de la crítica, la recopilada por Giuseppe Taso bajo el título La crítica a Ungaretti (Cappeli, 1977). Así mismo son recomendables Materiale per uno studio su Giuseppe Ungaretti (Academie e Biblioteche d´Italia, 1977), de Renzo Frattarolo y Atti del Convegno Internazionale su Giuseppe Ungaretti (Edizioni Avanti, 1981) de Carlos Bo, M.Petrucciani y otros. En materia de biografías destaca la de Leone Piccioni, Vita di un poeta (Rizzoli, 1970).

Una frase muy apropiada es pronunciada por Pietro Citati, en 1970, ante la muerte del poeta: “Todos aquellos en estos años lo encontraban y lo frecuentaban, todos aquellos que hablaban con este hombre agudo, preciso e inteligente por detrás de apariencias embriagadas, cavernosas y ligeramente demoníacas, habían aprendido de él que cosa eran la adolescencia, la juventud, la madurez y la vejez de la poesía... Habían conocido y amado en sus versos, como en los de Apolinaire, y en los cuadros cubistas, la adolescencia de nuestro siglo”. Como traductor Ungaretti dejó excelentes versiones de Saint John Perse, Willian Blake, Góngora, Mallarmé, Homero, Pound, Racine y Shakespeare. Igualmente de los poetas brasileños Drumond De Andrade, Bandeira y Vinicius de Moraes, entre otros. El mismo ha sido traducido a numerosos idioma

En la vida de un hombre, el dolor es una de las experiencias más profundas en la que la voz se ahueca en sustantividad buscando la permanente evocación de la pena. Dolore en Vita d´ un uomo, en la vida de Giuseppe Ungaretti, presenta la sensible nostalgia de las etapas anteriores buscando un consuelo sobrenatural, y en esa soledad en que se repliega se vuelve humilde, con la sensación del abandono y el aislamiento. En Dolore su canto es invocación y evocación con cristalina, transparente y desnuda precisión de formas, en concesiones poéticas en las que cabe nada más que el cosmos o el caos.

GIUSEPPE UNGARETTI

(1888 – 1970)


AGONÍA. NOCHE EN VELA

Morir como las alondras sedientas

Una noche entera
en el espejismo tirado al lado
de un compañero
O como la codorniz masacrado
una vez atravesado el mar con su boca
en los primeros arbustos rechinante
porque de volar en dirección del plenilunio
ya no tiene ganas con la congestión
de sus manos
Pero no vivir del lamento penetrante
como un jilguero cegado en mi silencio
he escrito
cartas llenas de amor

Nunca me he sentido
tan
pegado a la vida

 

SOLEDAD

Pero mis gritos
hieren
como rayos
la campana ronca
del cielo

Se hunden
aterrados

IV

Solo tengo en el alma roturas escondidas,
Ecuadores boscosos, sobre pantanos
Invernales grumos de bruma donde
Delira en sueños el deseo
De nunca haber nacido.

el cielo despejado  (Bois de Courton, Julio 1918)

Después de la creciente
niebla
una
por una
las estrellas
se quitan el velo

Respiro
el aire fresco
que el color del cielo
me ofrece

Sé soy
una pasajera
imagen

atrapada en un círculo
inmortal

                      Versión de Rafael Díaz Borbón

 

 

Canción    (describe el estado de animo del poeta)

       Desnudados los brazos ahítos de secretos

Han removido a mano el fondo del Leteo,

Han soltado despacio las vehementes gracias

Y los hastíos donde luz fue el mundo.

 

Nada más mudo que la extraña calle

Donde hoja no hay que nazca o hiberne o caiga,

Donde cosa ninguna apena o agrada,

Donde el velar jamas sucede al sueño.

 

Todo se asomo luego en transpariencias

En la hora credula, en  que la quietud

Cansada, con desenterradas frondas

Reabierta su medida de las metas,

Agotándose en ecos irisados, amor

En la aérea pedriza estremenciéndose,

Sonrosando lo oscuro, y en tal color tendiendo,

Más que tiende una vida un arco, el sueño.

 

Presa de la impalpable prole

De muros, herederos eternos de minutos,

Más y más nos excluye la primigenia imagen,

Mas rompe por relámpagos el hielo y reconquista.

 

Más veraz huye el obsesivo blanco,

Y más es bello, toca más desnuda la calma

y, germen, pura idea no más, de nuevo, airada,

Tiembla, adversa a la nada, en un breve despojo.

 

Arroyos adivina, hace sufrir la palma:

Laberínticos dedos revela si suspira.

Prepare los instantes con cruel filo,

Devaste, aprese con incierto filo,

Desole el ánimo con sordo filo,

No he de aprtar de él el ojos fijo

Aun cuando, horrible de desnudo abismo,

Su forma se conozca de oídos sólo.

 

Y si es que, fuego todavía de aventura,

Los instantes de angustia  hechos anhelo,

Traspaso de Ítaca los huidizos muros,

Sé, transformación última en la aurora,

Ahora sé que el hilo de la trama

Humana quebrantarse parece en esa hora.

 

Nada se vio más nuevo que la calle

Donde nunca el espacio se degrada

Por la luz o tiniebla, u otro tiempo.

CANZONE

Nude, le braccia di segreti sazie,
A nuoto hanno del Lete svolto il fondo,
Adagio sciolto le veementi grazie
E le stanchezze onde luce fu il mondo.

Nulla è muto più della strana strada
Dove foglia non nasce o cade o sverna,
Dove nessuna cosa pena o aggrada,
Dove la veglia mai, mai il sonno alterna.

Tutto si sporse poi, entro trasparenze,
Nell'ora credula, quando, la quiete
Stanca, da dissepolte arborescenze
Riestesasi misura delle mete,
Estenuandosi in iridi echi, amore
Dall'aereo greto trasalì sorpreso
Roseo facendo il buio e, in quel colore,
Più d'ogni vita un arco, il sonno, teso.

Preda dell'impalpabile propagine
Di muri, eterni dei minuti eredi,
Sempre ci esclude più, la prima immagine
Ma, a lampi, rompe il gelo e riconquide.

Più sfugga vera, l'ossessiva mira,
E sia bella, più tocca a nudo calma
E, germe, appena schietta idea, d'ira,
Rifreme, avversa al nulla, in breve salma.

Rivi indovina, suscita la palma:
Dita dedale svela, se sospira.
Prepari gli attimi con cruda lama,
Devasti, carceri, con vaga lama,
Desoli gli animi con sorda lama,
Non distrarrò da lei mai l'occhio fisso
Sebbene, orribile da spoglio abisso,
Non si conosca forma che da dama.

E se, tuttora fuoco d'avventura,
Tornati gli attimi da angoscia a brama,
D'Itaca varco le fuggenti mura,
So, ultima metamorfosi all'aurora,
Oramai so che il filo della trama
Umana, pare rompersi in quell'ora.

Nulla più nuovo parve della strada
Dove lo spazio mai non si degrada
Per la luce o per tenebra, o altro tempo.

CONDENA

Como la áspera piedra del volcán,
como la piedra pulida del torrente,
como la noche sola y desnuda,
alma como honda y con terrores
¿Por qué no te recoge

la mano firme del Señor?

 Este alma
que sabe las vanidades del corazón
y sabe pérfidas sus tentaciones,
y del mundo conoce la medida,
y los planes de nuestra mente
considera minucias,
¿por qué no puede soportar
más que arrebatos terrenos?

Tú no me miras ya, Señor…
Y no busco sino olvido
en la ceguedad de la carne.

               Versión de Jesús López Pacheco

la muerte meditada (Canto quinto)

Has cerrado los ojos,
nace una noche
nena de falsos huecos,
de ruidos muertos
como de corchos
de redes caladas en el agua.

Tus manos se hacen como un soplo
de inviolables lontananzas,
inaferrables como las ideas,

y el equívoco de la luna
y el balancearse, dulcísimos,
si quieres posármelas sobre los ojos,
tocan el alma.

Eres la mujer que pasa
como una hoja
y dejas en los árboles un fuego de otoño.

                                                          Versión de Jesús López Pacheco

     I

El verdadero amor
es una calma encendida.

II

La muerte se paga viviendo.

III

Y por último su autorretrato:

Ungaretti

hombre de penas
te basta una ilusión
para darte coraje.

 

VIGILIA
Una entera velada
tendido al costado
de un compañero
masacrado
con su boca
desencajada
vuelta al plenilunio
con la congestión
de sus manos
penetrada
en mi silencio
he escrito
cartas llenas de amor.

No me he sentido nunca
tan
aferrado a la vida.

        VEGLIA
                            Cima Quattro il 23 dicembre 1915

Un’intera nottata
Buttato vicino
A un compagno
Massacrato
Con la bocca
Digrignata
Volta al plenilunio
Con la congestione
Delle sue mani
Penetrata
Nel mio silenzio
Ho scritto
Lettere piene d’amore

Non sono mai stato
Tanto
Attaccato alla vita.

           SONO UNA CREATURA
                                Valloncello di Cima Quattro il 5 agosto 1916

Come questa pietra
Del S. Michele
Così fredda
Così dura
Così prosciugata
Così refrattaria
Così totalmente
Disanimata

Come questa pietra
È il mio pianto
Che non si vede

La morte
Si sconta
Vivendo.

SOY UNA CRIATURA

Como esta piedra
del S. Michele
tan fría
tan dura
tan desaguada
tan refractaria
tan totalmente
inanimada

Como esta piedra
es mi llanto
que no se vé

La muerte
se paga
viviendo

 

LA MUERTE MEDITADA

canto primero

Oh hermana de la sombra,
nocturna cuanto más fuerte es la luz,
me sigues, muerte.

En un puro jardín
el ansia ingenua te dio a luz
y la paz fue perdida,
oh pensativa muerte,
sobre tu boca.

Desde ese instante
en el fluir de la mente te escucho
profundizando lejanías,
émula adolorida de lo eterno.

Madre venenosa de las edades
en el terror de los latidos
y de la soledad,

belleza castigada y riente,

en adormecerse de la carne
soñadora fugaz,

atleta insomne
de la grandeza nuestra,
cuando me hayas domado, dime:

en la melancolía de los vivos
¿volará mucho tiempo mi sombra?


CANTO PRIMO

 da LA MORTE MEDITATA

 

O sorella dell'ombra,
Notturna quanto più la luce ha forza,
M'insegui, morte.

In un giardino puro
Alla luce ti diè l'ingenua brama
e la pace fu persa,
Pensosa morte,
Sulla tua bocca.

Da quel momento
Ti odo nel fliure della mente
Approfondire lontananze,
Emula sofferente dell'eterno.

Madre velenosa degli evi
Nella paura del palpito
E della solitudine,

Bellezza punita e ridente,

Nell'assopirsi della carne
Sognatrice fuggente,

Atleta senza sonno
Della nostra grandezza,

Quando m'avrai domato, dimmi:

Nella malinconia dei vivi
Volerà a lungo la mia ombra?



CANTO PRIMERO
LA MUERTE INMEDIATA

LA PIEDAD

1
Soy un hombre herido.
Y yo quisiera irme
y llegar finalmente,
piedad, a donde se escucha
al hombre que está sólo consigo.

No tengo más que soberbia y bondad.

Y me siento exilado en medio de los hombres.

Mas por ellos estoy en pena.

¿No sería digno de volver a mí?

He poblado de nombres el silencio.

¿He hecho pedazos corazón y mente
para caer en servidumbre de palabras?
Reino sobre fantasmas.

Hojas secas,
alma llevada aquí y allá…,

No, odio el viento y su voz
de bestia inmemorable.

Dios, ¿aquéllos que te imploran
no te conocen más que de nombre?

Me has arrojado de la vida:
¿me arrojarás de la muerte?

Quizá el hombre también es indigno de esperanza.

¿Hasta la fuente del remordimiento está seca?

El pecado, qué importa
si ya no conduce a la pureza.

La carne apenas recuerda
que tuvo fuerza una vez.

Loca y gastada está el alma.

Dios mira nuestra debilidad.

Queremos una certeza.

¿Ya ni siquiera te ríes de nosotros?

Compadécenos entonces, crueldad.

No puedo seguir amurallado
en el deseo sin amor .

Muéstranos una huella de justicia.

Tu ley, ¿cuál es?

Fulmina mis pobres emociones,
libérame de la inquietud.
Estoy cansado de gritar sin voz.

2
Carne melancólica
donde una vez pululó la alegría,
ojos entreabiertos del despertar cansado,
¿ves tú, alma demasiado madura,
lo que seré caído en la tierra?

Está en los vivos el camino de los difuntos,

nosotros somos una riada de sombras,

y ellas el grano que explota en el sueño,

de ellas es la lejanía que nos queda
y de ellas la sombra que da peso a los nombres.

La esperanza de una gran sombra
¿sólo es esto nuestra suerte?

¿Y no serías tú más que un sueño, Dios?

Temerarios, por lo menos un sueño
queremos que sea semejante a ti.

Es parto de la locura más clara.

No tiembla en nubes de ramas
como pájaros de la madrugada
al borde de los párpados.

En nosotros está y languidece, llaga misteriosa

3
La luz que nos aguija
es un hilo cada vez más sutil.
¿Sólo deslumbras matando?
Dáme esta alegría suprema.

4
El hombre, monótono universo,
cree acrecentar sus bienes,
y de sus manos febriles
no salen, sin fin, más que límites.

Pegado al vacío,
a su hilo de araña,

no teme ni seduce
más que a su propio grito.

Evita el desgaste haciendo tumbas,
y para pensarte, Eterno,
no tiene más que blasfemias.

Versión de Jesús López Pacheco

 

 

GIROVAGO
Campo di Mailly maggio 1918

In nessuna
Parte
Di terra
Mi posso
Accasare

A ogni
Nuovo
Clima
Che incontro
Mi trovo
Languente
Che
Una volta
Già gli ero stato
Assuefatto

E me ne stacco sempre
Straniero

Nascendo
Tornato da epoche troppo
Vissute

Godere un solo
Minuto di vita
Iniziale
Cerco un paese
Innocente

In questa poesia Ungaretti esprime tutta l'ansia di trovare un paese che non abbia visto la distruzione e vissuto il dolore. Ha visitato diversi luoghi ma in nessuno di essi si è più sentito a casa propria. Dopo aver respirato climi diversi, si ritrova sempre insofferente e nostalgico per l'impossibilità di ambientarsi. Lui, reduce come di epoche lontane, cerca la vita di “prima” che ricorda in origine «innocente», nel senso di “non in grado di nuocere”, ovvero di non aver conosciuto uno stato di belligeranza che ha interessato tutto il mondo. Anche un solo minuto, in un paese che non abbia commesso il peccato della guerra.

Il poeta stesso ci fornisce un'interpretazione personale di questa lirica.

«Girovago. Questa poesia composta in Francia dov’ero stato trasferito con il mio reggimento, insiste sull’emozione che provo quando ho coscienza di non appartenere a un particolare luogo o tempo. Indica anche un altro dei miei temi, quello dell’innocenza, della quale l’uomo invano cerca traccia in sé o negli altri sulla terra.» (da Vita d’un uomo pagina 526).



VAGABUNDO

En ninguna
parte
de la tierra
puedo posar
mi fatiga

A cada
nuevo
clima
que encuentro
descubro
desfallecido
que
una vez
ya lo habite
y me fue familiar

Y me separo siempre
extranjero

Naciendo
habiendo vuelto de épocas demasiado
vividas

Gozar un solo
minuto del inicio
de la vida

Busco un
país inocente

                ( version de K)

 

TIERRA

Podría haber en la guadaña
un rápido reflejo, y el rumor
tornar y perderse por momentos
hacia las grutas, y el viento podría
de otra sal enrojecer los ojos...

Podrías, la quilla sumergida,
oír como se desliza a lo lejos,
o a una gaviota equivocar su pico,
la presa huída, en el espejo...

Del trigo de noches y días
colmadas mostraste las manos,
delfines de los viejos tirrenos
viste pintados en secretos
muros inmateriales y, luego, detrás
de las naves, vivos volar,
y tierra eres aún de cenizas
de inventores sin descanso.

Cauto temblor podría otra vez a adormecedoras
mariposas en los olivos, de un instante a otro,
despertar;
quedarás inspiradas vigilias de extintos,
intervenciones insomnes de ausentes,
la fuerza de cenizas, sombras
en el raudo oscilar de las platas.

Continúas derribando al viento ;
desde abetos a palmeras el estrépito
por siempre desolas; silente
el grito de los muertos es más fuerte.

 

 

 

SAN MARTÍN DEL CARSO

(Valloncello dell' Albero Isolato a 27 agosto de 1916)

De estas casas
no ha quedado
más que algún
pedazo de muro

De tantos
a quienes estaba unido
no ha quedado
ni siquiera eso

Pero en el corazón
ninguna cruz falta

Mi corazón
es el país más desvastado.

Versión de Raúl Zurita

Di queste case
Non è rimasto
Che qualche
Brandello di muro

Di tanti
Che mi corrispondevano
Non è rimasto
Neppure tanto

Ma nel cuore
Nessuna croce manca
È il mio cuore
Il paese più straziato

QUIETUD    1931

Las uvas maduras, el campo arado,

La colina se recorta en las nubes.

En los espejos polvorientos del verano
la sombra ha caído,

Entre los dedos inciertos
Su destello es claro,
Y distante,

Con las golondrinas vuela
La última angustia.

                                    Versión de Rafael Díaz Borbón


NOSTALGIA

                         
Locvizza, 28 Septiembre 1916
Cuando
la noche está por pasar
un poco antes de empezar la primavera
y la gente
comience a transitar

Un sombrío color
de llanto
se espesa sobre París

En la esquina
del puente
contemplo
el inabarcable silencio
de una pobre niña

Nuestras dos
enfermedades
van juntas

Y si arrastradas a otro lugar
allá estaríamos juntos

                                          Versión de Rafael Díaz Borbón

NO LLORES MÁS

Para de matar a los muertos,
No llores más, no llores más
Si deseas aún escucharlos,
Si esperas no perecer.
Su susurro es imperceptible,
Ellos no hacen más ruido
Que el crecimiento de la hierba,
Felices donde el hombre no transita.

Versión de Rafael Díaz Borbón

CANTO BEDUINO

Una donna s’alza e canta
La segue il vento e l’incanta
E sulla terra la stende
E il sogno vero la prende.

Questa terra è nuda
Questa donna è druda
Questo vento è forte
Questo sogno è morte.

 

ABURRIMIENTO

También esta noche pasará

 

Esta soledad errante

sombra imprecisa de los hilos del tranvía

sobre el asfalto húmedo

 

Veo a los cocheros

medio dormidos

cabecear

 

LEVANTE

 

La línea

vaporosa muere

en el lejano círculo del cielo

 

Golpes de tacos golpes de manos

y el clarín arabescos estridentes

y el mar es ceniciento

tiembla dulce inquieto

como una paloma

 

A popa inmigrantes sorianos bailan

 

A proa un joven está solo

 

El sábado a la tarde a esta hora

hebreos

por allá

se llevan

a sus muertos

en el embudo de conchilla

temblores

de callejuelas

de luces

 

Agua confusa

como el ruido de popa que escucho

en la sombra

del

sueño

 

 

TAL VEZ NACE

 

Hay niebla que nos borra

 

Tal vez nace un río por aquí

 

Escucho el canto de las sirenas

del lago en donde estaba la ciudad

 

 

AGONÍA

 

Morir como las alondras sedientas

en el espejismo

 

O como la codorniz

pasado el mar

en los primeros arbustos

porque de volar

ya no tienen ganas

 

Pero no vivir de lamentos

como un cardenal encandilado

 

 

RECUERDO DE ÁFRICA

 

El sol roba la ciudad

 

No se ve más

 

Ni siquiera las tumbas resisten demasiado

 

 

MI CASA

 

Sorpresa

de un amor

después de tanto

 

Creía haberlo desparramado

por el mundo

 

 

NOCHE DE MAYO

 

El cielo cuelga

en lo alto de los minaretes

sus guirnaldas de luz

 

 

EN LA GALERÍA

 

Un ojo de estrellas

nos espía desde aquel estanque

y filtra su bendición helada

sobre este acuario

de sonámbulo aburrimiento

 

 


IN MEMORIA,


                                       Locvizza, 30 de setiembre de 1916

Se llamaba

Moammed Sceab

 

Descendiente

de emires de nómadas

suicida

porque no tenía más

Patria

 

Amó a Francia

y se cambió el nombre

 

Fue Marcel

pero no era francés

y ya no sabía

vivir

en la tienda de los suyos

donde se escucha la cantilena

del Corán

tomando un café

 

Y no sabía

soltar

el canto

de su abandono

 

Lo acompañé

junto a la dueña de la pensión

donde vivíamos

en París

en el número 5 de la rue des Carmes

lánguida callejuela en bajada

 

Descansa

en el cementerio de Ivry

barrio que parece

siempre

en un día

de

feria descompuesta

 

Y tal vez yo sea el único

que sabe todavía

que vivió

 

 

EL PUERTO SEPULTADO

 

Llega el poeta

y vuelve a la luz con sus cantos

y los dispersa

 

De esta poesía

me queda

esa nada

de inagotable secreto

 

 

ESTA NOCHE

Baranda de brisa

para apoyar esta noche

mi melancolía

 

 

DESPEDIDA

 

Amable

Héctor Serra

poesía

es el mundo la humanidad

la propia vida

florecida de palabras

la límpida maravilla

de un fermento delirante

 

Cuando encuentro

en este silencio mío

una palabra

está cavada en mi vida

como un abismo

 

 


NAUFRAGIOS


ALEGRÍA DE NAUFRAGIOS

Y enseguida retoma

el viaje

como

después del naufragio

un sobreviviente

lobo de mar

 

 

MAÑANA

 

Me ilumino

de inmensidad

 

LEJOS

 

Lejos lejos

como un ciego

me llevaron de la mano

 

 

ROSAS EN LLAMAS

 

Sobre un océano

de campanilleos

repentina

flota otra mañana




EL ÁNGEL DEL POBRE

Ahora que invade las nubladas mentes
más áspera piedad de la sangre y la tierra,
ahora que nos mide a cada pálpito
el silencio de tanta injusta muerte,

ahora que despierta el ángel del pobre,
gentileza del alma, pervivida...

Con el gesto inextinguible de los siglos
baje a la cabecera de su viejo pueblo
en medio de las sombras...

Versión de Jesús López Pacheco

TU TI SPEZZASTI

I molti, immani sparsi, grigi sasi
Frementi ancora alle segrete fionde
Di originarie fiamme soffocate
Od ai terrori di fiumane vergini
Ruinanti in implacabili carezze,
-Sopra l ´abbaglio della sabbia rigidi
In un vuoto orizzonte, non rammenti?

E la recline, che s ´apriva all ´unico
Raccogliersi dell ´ombra nella valle,
Araucaria,anelando ingigantita,
Volta nell ´ardua selce d ´erme fibre
più delle altre dannate refrattaria,
Fresca la bocca di farfalle e d ´erbe
Dove dalle radici si tagliava,
-Non la rammenti delirante muta
Sopra tre palmi d ´un rotondo ciottolo
In un perfetto bilico
Magicamente apparsa?
Di ramo in ramo fiorrancino lieve,
Ebbri di meraviglia gli avidi occhi
Ne conquistavi la screziata cima,
Temerario,musico bimbo.,
Solo per rivedere all ´imo lucido
D ´un fondo e quieto baratro di mare
Favolose testuggini
Ridestarsi fra le alghe.

Della natura estrema la tensione
E le subacquee pompe 

 

Funebre moniti.


2
Alzavi le braccia come ali
E ridavi nascita al vento
Correndo nel peso dell ´aria immota

Nessuno mai vide posare
Il tuo lieve piede di danza.

3
Grazia felice,
Non avresti potuto non spezzarti
In una cecitá tanto indurita
Tu semplice soffio e cristallo,
Troppo umano lampo per l ´empio
Selvoso,accanito,ronzante
Ruggito d ´un sole ignudo.

 

 

 

TU TE ROMPISTE

Las numerosas, inanimadas, diseminadas y grises piedras estremecidas
aún por desconocidos temblores
de originarios fuegos sofocados
o los terrores de nuevas aguas invasoras
destructoras en implacable caricias
-Sobre el resplandor de la arena rígidos
en un vacío horizonte, no recuerdas?

Y el árbol que se ofrecía como único
refugio de sombra en el valle
araucaria,anhelante y agigantada
empeñada en la dura tierra de escollo fibroso
más que las otras lastimadas obstinada
nueva la herida de mariposas y hierbas
donde desde las raíces se cortaba
No la recuerdas,delirante y muda
sobre tres palmos de una redondeada piedra
en un perfecto equilibrio,
mágicamente aparecida?

De rama en rama pájaro leve
ebrios de estupor los ávidos ojos
conquistabas la coloreada cima
temerario, niño músico
sólo por rever en la profundidad brillante
del inmóvil y hondo abismo del mar
fabulosas tortugas
despertarse entre las algas
De la naturaleza la extrema tensión
y las pompas subamarinas
advertencias fúnebres.

2
Alzabas los brazos como alas
y dabas nueva vida al viento
corriendo en el peso del aire inmóvil.
Nadie jamás vio posar
tu ligero pie de danza.

3
Gracia feliz
no hubieras podido no romperte
en una ceguera tan endurecida
tú simple soplo y cristal,
resplandor demasiado humano para el sacrílego
salvaje, rabioso, aturdidor
rugido de un sol desnudo.