Compatible

Descripción de la Enfermedad


La leucemia es un tipo de cáncer de la sangre que comienza en la médula ósea, el tejido blando que se encuentra en el centro de los huesos, donde se forman las células sanguíneas.

El término "leucemia" significa literalmente "sangre blanca". Los glóbulos blancos (leucocitos) son producidos en la médula ósea y el cuerpo los utiliza para combatir infecciones y otras sustancias extrañas.

La leucemia lleva a un aumento incontrolable en el número de glóbulos blancos inmaduros.

Las células cancerosas impiden que se produzcan glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos maduros (leucocitos) saludables. Entonces, se pueden presentar síntomas potencialmente mortales.

Las células cancerosas se propagan al torrente sanguíneo y al sistema linfático. También pueden viajar al cerebro y a la médula espinal (el sistema nervioso central) y otras partes del cuerpo.

Las leucemias se dividen en dos tipos mayores:

  • Aguda (la cual progresa rápidamente).
  • Crónica (la cual progresa más lentamente).


El término "Leucemia" describe un grupo de cánceres de la sangre que se caracteriza por lo rápido que la enfermedad se desarrolla y empeora, y por el tipo de célula sanguínea afectada.

Las leucemias de crecimiento rápido son llamadas leucemias agudas, y las de crecimiento lento son llamadas leucemias crónicas. En la leucemia aguda, las células sanguíneas anormales, llamadas linfoblastos, permanecen inmaduras y no pueden llevar a cabo sus funciones normales. El número de linfoblastos aumenta rápidamente, y la enfermedad empeora rápidamente.

En la leucemia crónica, algunas células explosivas están presentes, pero en general, estas células son más maduras y pueden llevar a cabo algunas de sus funciones normales. También, el número de los linfoblastos aumenta más despacio que en la leucemia aguda. Como resultado, la leucemia crónica empeora más gradualmente.


Vídeo de YouTube



La leucemia o cáncer en la sangre es una enfermedad crónica que puede desarrollarse durante muchos años sin mostrar síntomas evidentes

El sistema inmunológico es el encargado de proteger al organismo de los agentes que le puedan ocasionar daños.

Para ello, en la sangre están los glóbulos blancos que aunque viven muy pocas horas, se renuevan todo el tiempo en la médula ósea que se localiza dentro de algunos huesos y es la encargada de producirlos.Pero cuando el espacio óseo en que se produce la médula es invadido por células malignas o atípicas que crecen en forma ilimitada, no puede funcionar normalmente y se desarrolla un cáncer llamado leucemia.

Es decir que la leucemia o cáncer de la sangre se produce porque en la médula ósea hay otras células que la invaden y no permiten que fabrique glóbulos blancos. La leucemia es el término que describe los diversos tipos de cáncer que afectan a la sangre.

Esta enfermedad en México, es la primera causa de mortalidad infantil por cáncer, afecta más a niños y en los últimos años ha aumentado mucho entre personas adultas.

Su nombre proviene del griego y significa “sangre blanca”, porque la sangre de las personas que padecen esta enfermedad presenta un color blancuzco o rosa pálido, debido a la elevada cantidad de glóbulos blancos anormales que son los causantes del cáncer.

La leucemia afecta a todas las células sanguíneas y a la médula ósea, pero principalmente a los glóbulos blancos o leucocitos y se caracteriza por una detención en la maduración de las células encargadas de la formación de los componentes de la sangre, al mismo tiempo que se producen sin control células sanguíneas inmaduras.

Esta proliferación de células malignas se origina en la médula ósea, encargada de distribuir la sangre a los diferentes tejidos del cuerpo.

Aunque la causa o causas no se conocen con exactitud, se sabe que existen diversos factores predisponentes como son los genéticos, inmunodeficiencias, factores ambientales y virus.

Entre los factores identificados como desencadenantes de la leucemia está la exposición a radiaciones ionizantes, el contacto con benceno, pesticidas o alquitranes y el empleo de algunos fármacos contra el cáncer y otros medicamentos. También algunos trastornos genéticos como el síndrome de Down, aumentan el riesgo.

Hace algunas décadas esta enfermedad era mortal en un porcentaje muy elevado, pero los estudios científicos han permitido desarrollar esquemas de tratamiento con una mayor efectividad, ayudando a que los índices de mortalidad hayan disminuido considerablemente.










TIPOS DE LEUCEMIA

Por su forma de aparición, las leucemias pueden ser agudas y crónicas y de su tipo depende el tratamiento a seguir

Aunque los síntomas y origen de la leucemia son similares, dependiendo de los síntomas, la gravedad y la respuesta a los tratamientos, se han identificado diferentes tipos de leucemia, que entre los que están:

Leucemia Mielógena Aguda:

Es un cáncer que comienza dentro de la médula ósea, el tejido blando en el interior de los huesos que ayuda a formar las células sanguíneas. El cáncer crece a partir de las células que normalmente se convertirían en glóbulos blancos.

Aguda significa que la enfermedad se desarrolla rápidamente.

Causa, incidencia y factores de riesgo:

La leucemia mielógena aguda (LMA) es uno de los tipos de leucemia más comunes entre los adultos y es un tipo de cáncer raro en personas de menos de 40 años. Generalmente ocurre alrededor de los 60 años y es más común en hombres que en mujeres. (Este artículo estará enfocado hacia la leucemia mielógena en adultos).

Las personas con este tipo de cáncer tienen células anormales dentro de su médula ósea, las cuales crecen muy rápidamente y reemplazan a las células sanguíneas sanas. La médula ósea, que ayuda al cuerpo a combatir infecciones, finalmente deja de trabajar correctamente. Las personas con este tipo de leucemia se vuelven más propensas a infecciones y presentan un aumento del riesgo de sangrado, a medida que las cantidades de células sanguíneas sanas disminuyen.

En la mayoría de los casos, el médico no puede determinar la causa de este tipo de leucemia; sin embargo, se cree que los siguientes factores llevan a algunos tipos de leucemia, incluyendo la leucemia mielógena aguda:

  • Ciertos químicos (como el benceno)
  • Ciertos fármacos quimioterapéuticos, incluyendo etopósido y otros conocidos como alquilantes
  • Radiación

Asimismo, los problemas con los genes también pueden desempeñar un papel en el desarrollo de esta afección.

Uno tiene un riesgo mayor de sufrir este tipo de leucemia si tiene o tuvo cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Un sistema inmunitario debilitado (inmunodepresión) debido a un trasplante de órganos
  • Trastornos sanguíneos, como:
  • Exposición a la radiación y a químicos

Síntomas




Leucemia mielógena crónica (LMC)

Es un cáncer que comienza dentro de la médula ósea, el tejido blando en el interior de los huesos que ayuda a formar las células sanguíneas. El cáncer crece a partir de las células que producen los glóbulos blancos.







Causas:

La leucemia mielógena crónica ocurre casi siempre en adultos de mediana edad y en niños.

Generalmente está asociada con una anomalía cromosómica llamada cromosoma Filadelfia.

La exposición a la radiación incrementa el riesgo de sufrir leucemia mielógena crónica. La exposición puede ocurrir a raíz de:

  • Tratamientos con altas dosis de radiación empleados en el pasado para tratar el cáncer de tiroides o el linfoma de Hodgkin.
  • Desastre nuclear.

Pasan muchos años antes de que se presente leucemia a raíz de esta causa. Sin embargo, la gran mayoría de las personas a quienes se les trata un cáncer con radiación no se enferman de leucemia y la mayoría de los pacientes con leucemia mielógena crónica no han estado expuestos a la radiación.

Síntomas

La leucemia mielógena crónica causa un rápido crecimiento de las células hematopoyéticas inmaduras (precursoras mieloides) en la médula ósea, la sangre y los tejidos corporales.

La leucemia mielógena crónica se agrupa en varias fases.

  • Crónica
  • Acelerada
  • Crisis hemoblástica

La fase crónica puede durar meses o años y la enfermedad se puede presentar con pocos síntomas o ser asintomática durante ese tiempo. La mayoría de las personas reciben el diagnóstico durante esta etapa, cuando les están haciendo exámenes de sangre por otras razones.

La fase acelerada es una fase más peligrosa durante la cual las células de la leucemia se multiplican con mayor rapidez. Esta etapa puede estar asociada con fiebre (sin infección), dolor óseo e inflamación del bazo.

Sin tratamiento, la leucemia mielógena crónica progresa a una fase de crisis hemoblástica. Se puede presentar sangrado e infección debido a la insuficiencia de la médula ósea. Entre otros posibles síntomas están:





Leucemia linfocítica crónica (LLC) 

- La leucemia linfocítica aguda o linfoblástica, que es la que origina un aumento rápido de células linfáticas o linfocitos anormales. Este tipo es el más común en los niños.
- La leucemia linfocítica crónica, que ocasiona un aumento más lento y pausado de linfocitos anormales. Por lo general afecta más a personas mayores


Causas

La leucemia linfocítica crónica (LLC) causa un incremento lento en los glóbulos blancos llamados linfocitos B o células B. Las células cancerosas se diseminan desde la médula ósea hasta la sangre y también pueden afectar los ganglios linfáticos u otros órganos como el hígado y el bazo. Este tipo de leucemia finalmente provoca insuficiencia de la médula ósea.

Se desconoce la causa de la LLC. No existe ningún vínculo con la radiación, químicos cancerígenos o virus.

Este cáncer afecta principalmente a los adultos, alrededor de los 70 años y, rara vez, se observa en personas menores de 40 años. La enfermedad es más común en los judíos de ascendencia rusa o de Europa del este.


Síntomas

Generalmente, los síntomas se desarrollan lentamente con el tiempo. Muchos casos de LLC se detectan por medio de exámenes de sangre hechos en personas por otras razones o que no tienen ningún síntoma.

Los síntomas que pueden presentarse abarcan:


Leucemia linfocítica aguda (LLA)

Es un cáncer de crecimiento rápido de un tipo de glóbulos blancos llamados linfocitos. Estas células se encuentran en la médula ósea y otras partes del cuerpo.

Ver tambiénleucemia.

Causas

La leucemia linfocítica aguda (LLA) se presenta cuando el cuerpo produce un gran número de glóbulos blancos inmaduros, llamados linfocitos. Las células cancerosas rápidamente se multiplican y reemplazan las células normales en la médula ósea. La médula ósea es el tejido blando en el centro de los huesos que ayuda a formar las células sanguíneas. La LLA impide que se formen células sanguíneas saludables. Se pueden presentar síntomas potencialmente mortales.

Este tipo de leucemia generalmente afecta a los niños entre los 3 y los 7 años de edad y es la leucemia aguda más común en la infancia. Sin embargo, el cáncer también se puede presentar en adultos.

La mayoría de las veces, no hay una causa obvia; sin embargo, lo siguiente puede jugar un papel en el desarrollo de la leucemia en general:

  • Ciertos problemas cromosómicos.
  • Exposición a la radiación, incluyendo los rayos X, antes de nacer.
  • Tratamiento pasado con fármacos quimioterapéuticos.
  • Recibir un trasplante de médula ósea.
  • Toxinas como el benceno.

Lo siguiente aumenta el riesgo para la leucemia linfocítica aguda:

  • Síndrome de Down u otros trastornos genéticos.
  • Un hermano o hermana con leucemia.

Síntomas

La leucemia linfocítica aguda (LLA) provoca que uno sea más propenso a sangrar y presentar infecciones. Los síntomas abarcan:

  • Dolor en huesos y articulaciones.
  • Propensión a hematomas y sangrado (como encías sangrantes, sangrado de la piel, sangrado nasal, períodos anormales).
  • Sentirse débil o cansado.
  • Fiebre.
  • Inapetencia y pérdida de peso.
  • Palidez.
  • Dolor o sensación de llenura por debajo de las costillas.
  • Pequeñas manchas rojas en la piel (petequias).
  • Ganglios inflamados (linfoadenopatía) en el cuello, bajo los brazos y en la ingle.
  • Sudores fríos.

Nota: estos síntomas pueden ocurrir con otras afecciones. Hable con el médico acerca del significado de sus síntomas específicos.

Subpáginas (1): Para tener En Cuenta