Reflexiones TIC‎ > ‎

La motivación, factor clave en el aprendizaje de inglés

publicado a la‎(s)‎ 4/8/2009 3:02 por Maria Jesus Rodriguez Arenas   [ actualizado el 4/8/2009 6:02 ]
Fuente: Copiado de isftic.mepsyd.es/profesores
Autor: Ricardo San Martín Vadillo

El título de este artículo tiene su razón de ser en un convencimiento personal de la verdad que tal aseveración encierra. Mis años como alumno me lo recuerdan, asimismo, varios años como profesor de inglés me reafirman en ese hecho. Por otro lado, no se trata sólo de una creencia personal, una serie de estudios científicos llevados a cabo por pedagogos y psicólogos apoyan mi aseveración.

Así lo creen también figuras de la relevancia de Oxford and Shearin (1994:12):

"Research shows that motivation directly influences how often students use L2 learning strategies, how much students interact with native speakers, how much input they receive in the language being learned (the target language), how well they do on curriculum-related achievement tests, how high their general proficiency level becomes, and how long they persevere and maintain L2 skills after language study is over. Therefore, motivation is extremely important for L2 learning, and it is crucial to understand what our students' motivations are." .

En mi artículo presento una exposición razonada de algunas técnicas que pueden ayudar a lograr que nuestros alumnos de Secundaria se sientan motivados y afronten el estudio del inglés con una actitud positiva.

Los ejemplos que a continuación presento son meras sugerencias. Cada profesor conoce a sus alumnos, que tiene cada uno su propia personalidad; así pues, el profesor deberá descubrir qué tipo de motivación requieren sus alumnos.

Potenciar sus valores: Hay alumnos cuyo nivel de inglés no es el adecuado para el curso en el que se encuentra. Las causas son diversas, puede proceder de francés, de un centro donde el nivel de exigencia era menor, etc.

Podemos motivar a este alumno valorando, no sólo sus conocimientos, sino su deseo de mejorar en inglés, su participación en clase, su creatividad, su limpieza y orden en el cuaderno de clase, etc. Esta serie de valores son tan importantes en la formación del alumno como un buen dominio del inglés.

De este modo estaremos apoyando su esfuerzo e interés por mejorar en la asignatura y, sin lugar a dudas, ese interés y nuestra valoración de sus actitudes repercutirán de forma positiva en su nivel de conocimientos en inglés. El éxito conduce al éxito.

Hacerles protagonistas de su aprendizaje: Recordamos lo que nos interesó, lo que nos mantuvo activos, lo que asimilamos a través de varios sentidos (oído, vista, tacto), por eso es importante que los alumnos sean los protagonistas de su propio aprendizaje: podemos hacer que se interesen por un tema si les pedimos que nos ayuden a encontrar materiales sobre ese punto gramatical y si hacemos que practiquen el mismo con audiciones, ejercicios escritos, construyendo dibujos, etc.

Los alumnos se sienten partícipes de la clase si les encomendamos que confeccionen un mural ('wall-chart') sobre temas del libro de texto (e.g. 'animals', 'There is/There are', 'Your town/city', etc.); pueden aportar recortes de revistas, realizar dibujos, construir maquetas en cartón, confeccionar 'posters', etc.

Este material le servirá al profesor para utilizarlo en otras clases y a los alumnos les proporcionará la satisfacción de ver valorado su trabajo que irá pasando de clase en clase con su nombre en él.

Juegos didácticos : Son altamente motivadores y reúnen la característica, previamente mencionada, de aunar amenidad y contenidos gramaticales. No se deben usar de una forma indiscriminada, sino que su uso debe ir acompañando y reforzando determinadas estructuras o funciones dadas en la clase de inglés y como material de refuerzo. Como indica Carrier (1980:6) en su libro:

"Games and activities are invaluable to the teacher of a foreign language because they provide an opportunity for students to use their language skills in a less formal situation.../... Games can be used to change the pace of a lesson and so maintain motivation".

Es importante que los alumnos sepan que el juego es parte de la clase y no meramente un juego; por supuesto se mostrarán activos, entusiasmados, pero no se debe romper la disciplina de la clase y al acabar la actividad cada chico/a debe haberse divertido pero también debe haber aprendido algo más de inglés.

Ejercicios activos : Los alumnos a esta edad (14-16 años) están llenos de vitalidad, de actividad, de fuerza. Hay que proporcionarles ejercicios que encaucen su dinamismo por medio de 'fillers' y 'warmers': actividades breves, comunicativas y que exigen una participación activa de los alumnos en la clase, de este modo evitaremos que el alumno permanezca pasivo. Este tipo de actividades resultan eficaces al lograr aunar interés y amenidad con práctica léxica y sintáctica. Suelen ser muy bien aceptadas por los alumnos que de este modo logran un doble propósito: divertirse y aprender inglés.

Proporcionar mucho 'input' comprensible: Según las hipótesis de Krashen (1982:63):

"Optimal input is comprehensible. This is clearly the most important input characteristic. It amounts to the claim that when the acquirer does not understand the message, there will be no acquisition."

De igual modo, Krashen insiste sobre la importancia de proporcionar el adecuado 'input' a los alumnos en nuestras clases, ibid (1982:32):

"The input hypothesis states that we acquire a language by understanding input that is a little beyond our current level of (acquired) competence.../... listening comprehension and reading are of primary importance in the language program, and that the ability to speak( or write) fluently in a second language will come on its own with time.../...Good second language teachers do this by adding visual aids, by using extra-linguistic context.../... It may be that all the teacher need do is make sure the students understand what is being said or what they are reading. When this happens, when the input is understood, if there is enough input, i + 1 will usually be covered automatically."

Así el 'input' auditivo lo podemos proporcionar por medio, no sólo de cintas de cassette, sino principalmente a tavés de las intervenciones orales del profesor en las clases. El profesor puede motivar a los alumnos poniendo el 'input' de inglés al nivel que sus alumnos tienen en ese momento de su interlengua.

Darles oportunidades para que hablen en inglés : Quizás uno de los problemas de los profesores en la clase de inglés es que nosotros hablamos mucho y damos pocas oportunidades para que los alumnos se expresen en inglés. Montety (1977) decía: 'Silent teacher, talking pupils'.

Es importante crear un sentimiento de confianza en sí mismos en los estudiantes, en su capacidad de expresión. Para ello debemos diseñar actividades donde el alumno no sea corregido continuamente, donde nos preocupe más su fluidez que su precisión gramatical, es decir, debe predominar 'fluency' por encima de 'accuracy'. Favorecen esta fluidez ejercicios donde se le dé oportunidad al estudiante para hablar de cosas que le son familiares: 'My family', 'My house/My bedroom', 'These are my hobbies', etc. Se puede pedir que empiece hablando durante medio minuto e ir incrementando el tiempo de expresión oral a un minuto, minuto y medio, etc. El profesor debe aplaudir sus logros y tener en cuenta aspectos globales del 'output' del alumno. Es importante, no interrumpir mientras éste está hablando. El profesor puede ir anotando los errores más graves y repetidos y buscar un momento, a posteriori, para indicar cuáles deben ser los aspectos de pronunciación o de sintaxis a mejorar.

El alumno debe tener la sensación de que es capaz de transmitir sus mensajes, de que éstos no serán perfectos pero sí son comprendidos y por lo tanto existe comunicación.

Atmósfera positiva en la clase : En páginas anteriores nos referíamos a las hipótesis de Krashen (1988:38). Éste habla de 'The Affective Filter Hypothesis':

"The research literature indicates that certain affective variables are related to second language achievement. Performers with certain types of motivation, usually, but not always "integrative" and with good self-images do better in second language acquisition. Also, the best situations for language acquisition seem to be those which encourage lower anxiety levels."

Creemos, a través de estudios consultados así como por lo que nos indica la propia experiencia en nuestras clases, que los alumnos deben sertirse a gusto en la clase de inglés, que se aprende más y mejor si el clima que se crea es de cooperación, de falta de ansiedad y de optimismo: tanto alumnos como profesor logran mejores cotas de efectividad.

Mostrar los objetivos como alcanzables: Es esencial darles, desde comienzo de curso, un sentido de que los objetivos a cubrir son fácilmente alcanzables, que su capacidad es la adecuada para lograr mejorar en inglés. Como dice Dörnyei (1995:281):

"Develop students' self-confidence by trusting them and projecting the belief that they will achieve their goal; regularly providing praise, encouragement, and reinforcement; making sure that the students regularly experience success and a sense of achievement."

Mostrar un interés personal por los alumnos: El alumno debe sentir el interés del profesor por enseñarle y, lo que es más importante, debe percibir un interés del profesor por el alumno como persona. El alumno adoptará una actitud positiva hacia el profesor y la asignatura si nota que éste se interesa por él/ella como ser humano, por su salud, por sus problemas familiares, sus relaciones interpersonales con sus compañeros de clase y amigos. Como dice Finocchiaro (1976:21):

"They [the learners] need to feel secure not only in their knowledge of the foreign language and culture but in the understanding and respect for teachers and peers.../... motivating means not only understanding the learner, his feelings, his aspirations, and his spiritual and creative needs but also his whole world that he brings with him into our classroom."

Es importante que los alumnos se sientan aceptados y apreciados como personas, independientemente de sus resultados en inglés.

Enseñar estrategias, no sólo conceptos: Los profesores de inglés, como los de otras muchas asignaturas, hemos estado más preocupados por transmitir contenidos gramaticales. Con el paso de los años, algunos vamos comprendiendo que, sin desatender el anterior aspecto, es necesario prroporcionar a nuestros alumnos métodos de estudio y estrategias que potencien sus conocimientos haciendo uso de sus conocimientos metalingüísticos tanto de L1 como de L2. Con demasiada frecuencia nos encontramos con alumnos que se desmotivan pues no se ven progresar adecuadamente, no por falta de estudio y voluntad de trabajo, sino por falta de una metodología de estudio adecuada.

En un estudio sobre motivación y técnicas de aprendizaje del inglés Otal Campos (1990) se afirma que los alumnos utilizan unas estrategias tradicionales lo que incide en unos logros escasos en el aprendizaje del inglés como L2, lo cual, a su vez, se traduce en una creciente inhibición, falta de esfuerzo y ausencia de estudio en el alumnado.

Importancia de la motivación instrumental: Los estudio-s de los psicólogos canadienses Gardner y Lamber (1972) fueron fundamentales en el terreno de la motivación. Ambos diferenciaron entre motivación integrativa e instrumental. Es difícil que nuestros alumnos actúen movidos por la primera, pero sí podemos favorecer la segunda. Por lo general, los alumnos que acuden a nuestras clases están convencidos del valor instrumental que posee el inglés en el mundo de hoy, así como de el papel positivo que su dominio puede jugar en su futuro. No obstante, el profesor puede incrementar esa motivación instrumental si muestra de forma razonada a sus alumnos los campos en los que el inglés es importante: mundo de los negocios, los viajes, estudios posteriores, ciencia, tecnología, informática, investigación, etc.

Diversos estudios, como los de Gardner (1973) y (1991) demuestran que la motivación instrumental es un camino válido y eficaz para incentivar el estudio de una L2 y lograr mejores resultados en la misma. En palabras de Gardner (1973:240):

"Rather than emphasizing the language which is being acquired, I think it might be more meaningful to emphasize the usefulness of the language which is being acquired."

En una investigación posterior sobre la efectividad de la motivación instrumental el mismo autor vuelve a concluir, ibid (1991:69)

"Subjects who were motivated, either integratively or instrumentally, tried harder to think of the correct answer and apparently were more successful in finding it.../... These results demonstrate, that both integrative motivation and instrumental motivation can influence second language learning."

Ejercicios voluntarios : Suelen funcionar con aquellos alumnos que desean subir nota o con aquellos otros, demasiado tímidos, a los que no les gusta participar oralmente en la clase de inglés.

Se deben devolver corregidos y con comentarios que reflejen los aspectos positivos alcanzados: "Has logrado mejorar tu expresión en inglés", "Tema interesante y bien desarrollado", etc. También pueden aportarle posibles líneas de actuación al alumno: "Bien el conjunto; no obstante, debes revisar la utilización de los verbos modales (e.g. *must to go, *can to play, etc.) La clave es que nos quedemos con los aspectos positivos logrados por el alumno y animarle a que siga trabajando en inglés.

Otra posibilidad es exponerlos en la pared de la clase para orgullo de los autores y mostrar a los compañeros a que ellos también pueden hacer trabajos similares.

Al final de cada trimestre encuaderno los trabajos y quedan depositados en el Departamento para motivar a próximos grupos de años venideros.

Pegatinas : 'Stickers' en inglés. Utilizo las que comercialmente se pueden encontrar en tiendas de material pedagógico de Inglaterra o EE.UU. y se las pego a los trabajos, ejercicios o exámenes. Contienen frases tan motivadoras como: 'Well done!', 'Your effort shows', 'Grade A student', 'Terrific', 'Good work', 'Stick with it', etc.

Se pueden construir (los mismos alumnos pueden colaborar) en la clase.

Corregir errores de carácter general: Hemos visto cómo motivar a nuestros alumnos a la hora de la expresión oral en inglés, por lo que se refiere a la expresión escrita, debemos huir del, llamado "efecto del lápiz rojo", es decir, nuestra tendencia a devolver los exámenes, composiciones o diálogos en inglés que debemos revisar plagados de correcciones en rojo. Dicha técnica, que exige del profesor un esfuerzo enorme por parte del profesor, se ha demostrado que no es, en muchas ocasiones eficaz y positivo, pues transmiten al alumno una sensación de fracaso al darle la sensación de una pléyade de errores (como decía Corder, debemos distinguir entre 'errors' y 'mistakes', los primeros realmente graves, los segundos de menor importancia y no afectando al valor fundamental de la comunicación). Nuestras correcciones deben dirigirse a los "errores" y no a las "faltas" menores. Por otro lado, es esencial, si queremos alumnos motivados, aplaudir sus logros y progresos a la hora de redactar en inglés. Un diálogo o una composición en inglés puede contener errores (que deben ser señalados y corregidos), pero puede tener una serie de factores positivos que no podemos olvidar: puede ser ingeniosa, original, bien estructurada, haber integrado un vocabulario previamente estudiado, etc. todos esos factores deben ser ponderados por el profesor y una nota escrita al final del ejercicio animará al alumno en sus trabajos posteriores. Los alumnos agradecen comentarios del tipo: "Me ha gustado el tema elegido. Es original", "Ideas bien desarrolladas; revisa los errores en el orden de los elementos de la oración (e.g. *book interesting)", "El conjunto es aceptable. Animo, puedes mejorar".

Es aconsejable establecer un código de correcciones y devolver los ejercicios con los errores marcados por ese código (e.g. W.O= word order, Sp= spelling, T= tenses, etc.). De este modo le estaremos dando pistas al alumno de en qué se ha equivocado y qué debe corregir.

Conocer los valores y habilidades de cada alumno : Cada chico/a en nuestra clase tiene unos puntos fuertes y débiles en las diferentes asignaturas; además poseen una serie de valores y habilidades que se pueden utilizar de forma complementaria a las clases de inglés. por ejemplo, aquellos alumnos que sepan tocar la guitarra u otro instrumento pueden intervenir a la hora de acompañar la letra de una canción en inglés, a quien le guste coleccionar sellos puede traer una exposición a la clase y hablar en inglés sobre algunos de los temas y países de su colección filatélica, etc. De este modo estaremos dando un cauce para unir su habilidad o entusiasmo por algo con el estudio y aprendizaje del inglés.

El profesor como motivador : Es aconsejable proporcionar "feedback" positivo a los alumnos, estar alentando a menudo su entusiasmo por el inglés para favorecer su autoconcepto ('self-esteem'). Esto se puede lograr por medio de pequeños carteles que se van poniendo en las paredes del aula de forma periódica. Los mensajes tratarán de provocar el interés de los alumnos (e.g. 'Dare to think! Dare to be great!', 'Effort always leads to personal satisfaction, that's to say, to success', 'You can if you want to', ' Look at yourself in the mirror. That's the most important person in the world'. )

Principio uno por uno: Es una regla que me marco como profesor de inglés: por cada comentario negativo que deba hacer a un alumno, pensar también en uno positivo para ese chico/a (e.g. "Debes mejorar el orden de los elementos de la oración, sin embargo, el ejercicio está bien presentado y estructurado", "Hay que trabajar más la gramática, pero veo que mejoras en el uso de las terceras personas de singular." )

No debemos tender a quedarnos sólo con lo negativo de cada muchacho/a sino a aplaudir y a apreciar aspectos positivos que va mejorando.

En definitiva, de alumnos motivados saldrán alumnos interesados en aprender inglés, que se traducirá en un progreso en la asignatura. Es decir, el principio enunciado de que el éxito conduce al éxito posterior.

Para acabar me gustaría hacerlo con una cita de la gran pedagoga Finocchiaro (1974):

"The teacher who can give each student the feeling that he is an important part of the group, that he is capable of learning and that he can achieve success; the teacher who can demonstrate an understanding of conflict- both environmental and linguistic; the teacher who, through his enthusiasm, his art, and his skill, makes language learning a subject to look forward to, will in the final analysis be the one who will forge ahead of his less perceptive colleagues in promoting the desirable habits and attitudes needed for language learning."

Bibliografía

Allright, R.L. 1978: "Motivation- the teacher's responsability". ELT Journal , 31/4:267-274.

Dörnyei, Z. 1995: "Motivation and Motivating in the Foreign Language Classroom". The Modern Language Journal , 78/3:372-386.

Duryee, P.P. 1989: "Twelve ways to motivate and inspire". TESOL Newsletter , 23/4:1-27.

Finocchiaro, M. 1974: "English as a Second Language: from theory to practice" . New York: Regents Publishing Company.

Finocchiaro, M. 1978: "Motivation in Language Learning". English Teaching Forum , 15/3:4-9.

Gardner, R.C. y W.E. Lambert. 1972: "Attitudes and Motivation in Second Language Learning" . Rowley, Mass.: Newbury House.

Gardner, R.C. 1973: "Attitudes and Motivation: Their Role in Second Language Acquisition" en Oller, J.W. y J.C. Richards.

Gardner, R.C. 1985: "Social Psychology and Second Language Learning: The Role of Attitudes". London: Arnold.

Green, J.M. 1993: "Student Attitudes Toward Communicative and Non-Communicative Activities: Do enjoyment and effectiveness go Together?". The Modern Language Journal , 77/1:1-10.

Krashen, S. 1981: "Second Language Acquisition and Second Language Learning". Oxford: Pergamon Press.

Krashen, S. 1982: "Principles and Practice in Second Language Acquisition". Oxford: Pergamon Press.

Krashen S. and D. Terrell. 1988: "The Natural Approach. Language Acquisition in the Classroom". Oxford: Pergamon Press.

McCabe, A. 1995: "Motivated Management" GRETA. Revista para profesores de inglés , 3/1:17-22.

Oxford, R. y J. Shearin, 1994: "Language Learnin Motivation: Expanding the Theoretical Framework". The Modern Language Journal , 78/1: 12-28.

Ribé, R. y N. Vidal, 1995: "La Enseñanza de la Lengua Extranjera en la Educación Secundaria". Madrid: Alhambra-Longman.


NOTA: Este artículo fue elaborado y publicado antes del año 2000 y, por tanto, su contenido se ajusta a la legislación educativa que estaba vigente en aquel momento. No obstante, no deja de ser una sugerencia didáctica que podría suscitar ideas útiles en otros contextos.


Comments