Página principal

INTRODUCCIÓN


¿Cómo diablos hago para comunicarme?

 

Desde muy pequeños aprendemos a comunicar nuestras necesidades, es decir, a dar conocer a los demás lo que queremos, lo que nos molesta, lo que nos gusta, lo que necesitamos. Es más, desde niños aprendemos a aprender gracias a la comunicación, ya que las respuestas que los demás hacen a nuestros mensajes, nos hacen entender el mundo en que nos movemos y a las personas con las que convivimos.
 
Por si fuera poco, la escuela nos ha intentando enseñar, también desde muy temprana a edad, diferentes formas en las cuales podemos expresar lo que nos sucede, lo que hemos aprendido, lo que seguimos necesitando y lo que debemos hacer para conseguirlo, claro interactuando con los demás y en más de una ocasión meternos en problemas con ellos precisamente por no saber comunicarnos.
 
Pero algo raro sucede, pareciera que en plena adolescencia, cuando se supone que sabemos hablar, que hemos aprendido a leer y a escribir, que estamos conectados a un mundo en el que las telecomunicaciones nos han "acercado" y en el que la tecnología nos brinda oportunidades de quitar los obstáculos del tiempo y del espacio, es cuando más difícil nos es comunicarnos.
 
¿Cómo diablos hago para que mis papás me entiendan? ¿Cómo es posible que no conciban que necesito mi espacio, mis amigos, mis diversiones, verme cómo yo quiero y no cómo ellos piensan? ¿Acaso no se dan cuenta que ya crecí, que mis necesidades han cambiado, que ya no soy un niño? De verdad ¿No se dan cuenta?
 
La verdad es que no, ni ellos se dan cuenta, ni tú te encargas de informárselos, al menos no de manera efectiva, y por supuesto así como ellos no tienen conciencia de cómo has evolucionado, tú tampoco tienes idea de que ellos también están viviendo, como tú, situaciones complicadas a las que estan tratando de adaptarse.
 
Comunicar es  darnos ese espacio en la mente de los demás para construir juntos situaciones de aprendizaje que nos permitan crecer como personas. No solo hay que transmitir palabras, hay que elaborar ideas y acompañarlas de emociones para lograr que los demás puedan interpretar lo que queremos que entiendan.
 
Pero para ello, debes empezar por tí mismo, el recorrido que has realizado en tu vida te ha dado herramientas para conocerte, pero con el paso del tiempo y con las experiencias vividas, vas experimentando cambios que alteran tu carácter, tus ideales, tus valores, tus estilos y por supuesto tus sentimientos. Si tu identificas en tu persona esta transformación, has dado el primer gran paso para comunicarte.
 
En la escuela podrás si es que así lo quieres, desarrollar habilidades en cuatro ejes fundamentales de la comunicación ESCUCHAR , HABLAR, LEER (SÍ, LEER) Y ESCRIBIR, y a partir de cada una de ellas deberás entender mejor el mundo y las personas que te rodean, seguir aprendiendo cosas interesantes, y claro está, buscar que los demás puedan ver de ti, lo que tú quieres realmente proyectarles.
 
 
BIENVENIDO A CECYTEQ
 
E. I. G. R.
 
 

 

 

Comments