Nota de opinión

-06-2011OPINIÓN

Por un puerto productivo

Por Angel Elías. El puerto de la ciudad que administra el Enapro exhibe características que lo transforman en estratégico dentro de nuestra zona productiva: además de la terminal de pasajeros, cuenta con la única terminal de contenedores de la región y también con la única terminal granelera con finalidad de servicio público...

  • valorar
Último Momento | Ovación | Cartelera | Participá | Multime
Por Angel Elías (*)

El puerto de la ciudad que administra el Enapro exhibe características que lo transforman en estratégico dentro de nuestra zona productiva: además de la terminal de pasajeros, cuenta con la única terminal de contenedores de la región y también con la única terminal granelera con finalidad de servicio público entre las más de 20 terminales privadas de gran porte que constituyen el poderoso polo portuario del Gran Rosario.

El "Programa de Reconversión Integral del Puerto de Rosario" presentado recientemente consiste en un conjunto de acuerdos entre el Enapro, las terminales portuarias, los gobiernos de la provincia y de la Nación que determinan un novedoso escenario de integración entre la ciudad y la relevante infraestructura logística de nuestro puerto público.

El Programa consiste en la construcción de un nuevo muelle de 350 metros y el relleno de la dársena de barcazas, que permitirá sumar 23 hectáreas de superficie operativa a la terminal granelera, con una fuerte inversión del gobierno de la Nación; y la construcción de otro muelle de extensión equivalente en los terrenos de relocalización de la terminal de cargas generales y contenedores, financiado por el gobierno provincial, lo que configura la primera inversión pública desde la creación del el Enapro, que representa la incorporación de 700 metros más de muelles y una considerable ampliación de superficie productiva del puerto.

Estas obras sin dudas se convertirán en un fuerte impulsor de una expansión industrial basada en pymes y grandes empresas que reoriente la excesiva primarización de la economía.

En ese marco se inscribe la iniciativa de construir el Puerto de la Música, formidable obra diseñada por Oscar Niemeyer, que provocará en el hinterland de Rosario, además de los beneficios simbólicos propios de un nuevo ícono de la ciudad, un sinnúmero de ventajas relacionadas con el turismo, la actividad económica, la generación de ingresos y la demanda de empleo. La obra será un complejo cultural de sala de conciertos, centro de exposiciones y escuela de música, pensado para ser un espacio de cultura masivo, abierto e inclusivo que contribuirá a continuar la conexión entre la ciudad, los rosarinos, su puerto y el río. Su envergadura edilicia y la genialidad con la que está concebida la convertirán en referencia en el concierto internacional.

Con el Programa de Reconversión Integral del Puerto de Rosario, la faz operativa/productiva del puerto se traslada hacia el sur, posibilitando una mejor, más ordenada y eficiente operatoria futura, se aumenta la infraestructura, se mejora el trazado interno de las terminales y con un esfuerzo equivalente de los concesionarios privados al que realiza el sector público se incrementará el equipamiento. De esta manera se potenciarán las ventajas históricas de nuestro puerto en términos de ubicación estratégica y accesibilidad lo que redundará en un incremento de los puestos de trabajo vinculados a la actividad estrictamente portuaria.

No deben quedar dudas además, que en el tránsito hacia el momento en que estén finalizadas las obras, la terminal de cargas generales y contenedores no perderá ninguna capacidad operativa porque dispone en su terreno concesionado de suficiente extensión y muelles para seguir operando normalmente. La construcción del Puerto de la Música excluye entonces cualquier posibilidad de perjuicio a los usos portuarios, quedando terminantemente descartada la afectación de un solo puesto de trabajo.

La política de Estado asumida desde del gobierno provincial propició que la obra no se agote en sí misma y favorezca, en definitiva, la concreción del proyecto de reconversión que elevará la calidad de nuestro puerto en su cara estrictamente productiva, permitiendo mayor difusión de la actividad económica y más empleo decente.

La obra diseñada por Niemeyer honra la visión de Ángel Guido, quien propició el ingreso a la ciudad desde el río, integra a Rosario con su puerto y crea, en un círculo virtuoso, una oportunidad para integrar cultura y producción.


(*) Presidente del Enapro


Has leído una nota de opinión.

Actividad:

Respondé las siguientes preguntas sobre el texto.