Ensayo sobre la violencia de genero

Este ensayo trata sobre uno de los problemas sociales de mayor relevancia en la actualidad, la violencia de género, y sobre como y de que manera este problema a pasado de ser una cuestión privada a una cuestión pública o social.

La violencia de género es un fenómeno que se ha dado durante toda la historia y en todas las sociedades y culturas, además este fenómeno se da en todos los grupos sociales y étnicos y no esta relacionado con la clase social, el nivel cultural o la raza.

La principal causa de que la violencia de género se haya dado durante siglos, es la cultura misógina que a lo largo de la historia se a ido creando alimentada por las falsas creencias sobre el significado de masculinidad y feminidad y sobre la superioridad “natural” de los unos sobre los otros.

Hasta hace tan solo unas década, la violencia de género se ha considerado una cuestión privada, un derecho del marido y algo “normal”. Esto se puede comprobar incluso en la legislación de algunos países, sin ir más lejos, en España hasta 1975 el Código Civil autorizaba al marido a corregir a su esposa y obligaba a esta a obedecerle.

Como ya hemos visto pues, la violencia de género no es un fenómeno nuevo, lo que si se considera relativamente nuevo es su reconocimiento como problema social.

Podemos definir problema social como un fenómeno social que tiene un impacto negativo en las vidas de un segmento considerable de población.

Existe un problema social cuando un grupo significativo de la sociedad percibe y define ciertas condiciones como problema y pone en marcha acciones para solucionarlas, además este grupo debe tener suficiente poder como para transmitir esa percepción a otros sectores, es decir, debe tener influencia social para concienciar a la población del problema y de que este puede ser remediado mediante una acción colectiva.

En el caso de la violencia de género es fundamental mencionar como grupo de influencia  al movimiento feminista que ha desempeñado un papel fundamental a la hora de concienciar a la población de que la violencia machista es un problema social ya que viola una o más normas generales compartidas y aprobadas por una parte considerable del sistema y su eliminación es esencial para conseguir la plena igualdad, el desarrollo y la paz.

Es durante el siglo XX cuando el movimiento de liberación de las mujeres comienza a interesarse por los nuevos problemas de violencia sexual y violencia doméstica  y cuando las feministas europeas presionan a sus gobiernos para que reformen las leyes y creen casas de acogida y mecanismos de atención a las victimas.

Es aquí donde comienza una fuerte campaña de sensibilización y lo que es mas importante, un proceso de visibilización y legitimización del problema.

 

Como opinión personal acerca de lo anteriormente expuesto , puedo decir que es cierto que la sociedad en la que actualmente vivimos tiene una concepción mucho mas avanzada del problema que la que se tenía hace tan solo unas décadas. Es evidente y notablemente visible que la sociedad a tomado consciencia del problema que aquí nos ocupa y que tanto gobierno como  población están actuando a favor de su erradicación. No obstante los esfuerzos realizados, no se pueden calificar como nulos, pero si como insuficientes ya que desafortunadamente la violencia machista es una realidad que en mayor o menor medida todos conocemos y a todos nos acompaña.

No pretendo con esto poner en duda el progreso y el avance que a experimentado la sociedad en relación a este problema ya que es indiscutible la idea de que la sociedad y la cultura española han avanzado con posos gigantescos en la concepción de la mujer y de la violencia machista, pero si decir que aún queda mucho por hacer hasta conseguir una verdadera igualdad laboral, social y cultural y acabar definitivamente con los malos tratos.

Para acabar con esta situación es importante que se lleve a cabo un trabajo conjunto de toda la sociedad, realizando una acción colectiva y atacando el problema directamente de raiz. Algunas de las actuaciones que considero oportunas y adecuadas para ello son en primer lugar; ofrecer una educación basada en la tolerancia, la igualdad y el respeto desde los más pequeños y en segundo lugar; modificar los roles que la sociedad a asignado diferentemente a hombre y a mujeres.

En España como ya he dicho se a progresado mucho en este aspecto, al igual que en otros países desarrollados e industrializados,  pero todavía, en algunos rincones del mundo, quedan millones de personas cuyas vidas se ven amenazadas por el simple hecho de haber nacido mujer, por ello es importante que se desarrolle una acción global y que se revise y se lleve a cabo la carta de los derechos humanos .

Como conclusión fina, decir que la violencia contra las mujeres tiene su origen último en unas relaciones sociales basadas en la desigualdad y en una cultura misógina que se ha ido creando a lo largo del tiempo donde se han asignado diferentes roles a hombres y a mujeres.

La mujer a asumido un rol pasivo, obediente, débil, sumiso... muestra de ello es, a modo de ejemplo el papel que han asumido las mujeres en los cuentos durante siglos, “princesas y niñas pasivas esperando que les pidan la mano y les roben la vida”

Mientras que el hombre a asumido el papel de protector, fuerte, autoritario...

Es de vital importancia para convatir realmente la violencia contra la mujer, que se acabe con esta concepción de ambos géneros y que la sociedad tome realmente consciencia de que no existe desigualdad alguna entre ambos sexos, solo de esta manera se podrá lograr una sociedad basada en el  respeto la tolerancia y la igualdad, libre de amenazas y de machismos.

Sara Molina Moreno

Comments