Apolo

Abraham Bloemaert - Niobe

Tebis feminae Latonam, Dianae et Apollonis matrem, colebant. Feminae domum discesserant et ad templum appropinquabant. Feminae sacrificium in Latonae aris faciebant. Sed Nioba, Tebanorum regina, irata erat nam ea sacrificia sibi cupiebat. Itaque ex aula regia per cubicula discessit atque in forum contendit. Deinde ad feminas pervenit et eis dixit:

"Feminae, cur Latonae sacrificium facitis? Ea unum filium et unam filiam habet. Ego autem septem filios et septem filias habeo. Sacrificia mihi facite. In aris dona mihi praebete. Vos magnas divitias obtinebitis. Pluvia de caelo cadet et fecundi agri multa et tenera poma vobis dabunt. Inimici ad oppidi portas non appropinquabunt neque eorum copiae in oppidum intrabunt. Noster populus beatus erit."


Feminae sacrificia omiserunt. Sed Latona suis filiis oravit:

- "Fili mi, me iuvate. Tebarum feminae sacrificia mihi non faciunt. Nioba ea prohibuit. Diana, meas lacrimas specta".
Diana et Apollo suum auxilium paraverunt. Diana Niobae septem filios suis sagittis interfecit. Nioba multum plorabat sed Apollo eam non audiebat. Deinde Apollo eius septem filios interfecit.
[...]
Sic dei Niobae superbiam vindicaverunt. Nunc saxum perpetuo plorat.


Roca llorando, Ağlayan Kaya, asociada con Niobe en Manisa, Turquía

De Agrega, Junta de Andalucía

Era el dios de la adivinación, la música y la medicina.

Nacimiento

Fue hijo de Zeus y Leto, y hermano gemelo de Ártemis. Cuando Hera descubrió que Leto estaba embarazada y que Zeus era el padre, prohibió que diera a luz en terra firma, o el continente, o cualquier isla del mar. En su deambular, Leto encontró la isla flotante de Delos, que no era el continente ni una isla real, y dio a luz allí.  Después, Zeus aseguró Delos al fondo del océano y la isla fue consagrada a Apolo.

Cuatro días después de su nacimiento, Apolo mató a la serpiente Pitón, que Hera había enviado a la serpiente para perseguir y matar a Leto.

Juventud

En la mitología griega la lira fue inventada por Hermes quien se la regaló a Apolo a cambio de que le perdonara el robo de sus rebaños.

El sátiro Marsias

Apolo y Marsias se enfrentaron en un concurso musical en el que el ganador podría tratar al perdedor como quisiera. Marsias tocó mejor que Apolo, pero éste puso la lira boca abajo y tocó la misma melodía. Marsias no pudo hacer lo mismo con su flauta, por lo que perdió. Marsias perdió y fue desollado vivo.

Admeto

Cuando Zeus abatió al hijo de Apolo, Asclepio, con un rayo, por resucitar a Hipólito de entre los muertos, Apolo mató en venganza a los Cíclopes, que habían creado el rayo de Zeus. Apolo debía haber sido desterrado al Tártaro para siempre, pero fue en su lugar condenado a un año de trabajos forzados como castigo, gracias a la intercesión de su madre, Leto. Durante este tiempo trabajó como pastor para el rey Admeto de Feres en Tesalia. Admeto trató bien a Apolo por lo que a cambio éste le concedió grandes beneficios.

Apolo convenció a las Moiras para que permitiesen a Admeto vivir más tiempo del que le correspondía si algún otro ocupaba su lugar. Pero, cuando llegó la hora de su muerte, nadie quiso morir en su lugar, excepto su esposa Alcestis. Ella murió, pero Heracles consiguió  devolverla al mundo de los vivos.

Níobe

Níobe, reina de Tebas, alardeó de su superioridad sobre Leto porque había tenido catorce hijos, siete varones y siete mujeres, mientras Leto había tenido solo dos. Apolo, instigado por su madre, mató a sus hijos y Ártemis a sus hijas. L
a desolada Níobe huyó al monte Sípilo en Asia Menor y lloró tanto que se convirtió en una piedra y sus lágrimas formaron el río Aqueloo. Zeus había convertido a todos los habitantes de Tebas en piedra, por lo que nadie enterró a los Nióbides hasta el noveno día tras su muerte, cuando los propios dioses les dieron sepultura.


Amantes

Para explicar la relación de Apolo con el árbol del laurel, cuyas hojas usaban sus sacerdotisas en Delfos, cuentan las leyendas que Apolo  se burló de Eros y este, para castigarlo, lo hirió con una flecha dorada al pasar a su lado Dafne, una ninfa del bosque; simultáneamente, sin embargo, disparó una flecha de plomo a Dafne, haciendo que la chica sintiese repulsión hacia él. Tras una larga persecución, Dafne  pidió ayuda a su padre, el río Peneo, que la transformó en un laurel.

Marpesa fue secuestrada por Idas pero también fue amada por Apolo. Zeus le hizo escoger entre ambos, y Marpesa escogió a Idas razonando que Apolo, siendo inmortal, terminaría cansándose de ella cuando envejeciera.

Castalia era una ninfa a quien Apolo amaba. Castalia huyó de él y se zambulló en la fuente que había en Delfos al pie del monte Parnaso, que desde entonces se llama fuente de Castalia. El agua de esta fuente era sagrada: se usaba para limpiar los templos de Delfos y también inspiraba a los poetas.

Apolo también se enamoró de Casandra, hija de Hécuba y Príamo, y hermanastra de Troilo. Apolo prometió a Casandra el don de la profecía para lograr seducirla, pero ella le rechazó después. Enfurecido, Apolo le concedió el don de conocer el futuro junto con la maldición de que nadie le creyera jamás.

Coronis fue otra de las amantes de Apolo. Embarazada de Asclepio, Coronis se enamoró de Isquis, un hombre mortal. Un cuervo informó a Apolo de esta aventura. Al principio no lo creyó y volvió negros a todos los cuervos (que antes eran blancos) como castigo por divulgar mentiras. Cuando descubrió la verdad envió a su hermana, Ártemis, a matar a Coronis. Rescató a su hijo de la pira funeraria de Coronis y se lo dio al centauro Quirón para que lo criase. Fue Asclepio, el dios de la medicina.

Ċ
Apolo.pdf
(42k)
Meli San Martín,
25 ene. 2012 13:37
Ċ
Meli San Martín,
24 ene. 2012 10:18
Comments