MUFFINS DE ARÁNDANOS

Ingredientes para 12 piezas:


325 g harina de trigo o de espelta

135 g azúcar blanquilla o de abedul

8,5 g levadura química

2,5 g bicarbonato

2,1 g sal marina

ralladura de la piel de 1 limón

1 huevo mediano

80 ml aceite de girasol

240 ml buttermilk

1 cucharadita de postre de extracto de vainilla

250 g arándanos frescos o congelados


Precalentar el horno a 200º Engrasar un molde de muffins (12)

Mezclar los húmedos: aceite, huevo entero, buttermilk y extracto de vainilla. Reservar. Si no tenemos buttermilk, se puede prepara en un momento: A la cantidad indicada arriba de buttermilk, ponerla en leche entera, añadirle un chorro de vinagre blanco o zumo de limón, remover, dejar reposar 10 minutos y veremos que parece como cortado y espeso, remover y ya tenemos nuestro propio buttermilk.

En otro bol, mezclar los secos: harina, azúcar, levadura, sal, bicarbonato, ralladura de limón y los arándanos que los rebozaremos bien sin que queden nada apelotonados, esto es importante para que luego la masa suba con la fruta bien repartida.

Incorporar la mezcla de húmedos a la de secos con la ayuda de una espátula de madera, justo hasta que los ingredientes queden bien mezclados, quedando una masa sin grumos. Importante mezclar lo justo.

Rellenar el molde de muffins (va bien ayudarse con el utensilio de hacer las bolas de helado). Hornear sobre la rejilla, colocada en el centro del horno, durante 20 minutos. Para asegurarnos de que queden bien hechos, insertar pasado esos minutos una brocheta en el centro de un muffin hasta el fondo. Si sale seca, ya están hechos, si no, dejarlos unos minutos mas. Sacar y colocar los moldes, sobre una rejilla. Pasados 5 minutos, desmoldarlos y dejarlos enfriar sobre la rejilla