Seitán guisado

Ingredientes (para 2-3 raciones):

  • 250 gr de seitán.
  • 2 ajos.
  • 1 cebollas.
  • 1 zanahorias.
  • 1 tomate.
  • 1/2 pimiento rojo.
  • 2 patatas pequeñas.
  • 4 cucharadas de guisantes congelados.
  • 1 cucharada de harina.
  • 50 ml de vino tinto.
  • Agua (cantidad necesaria para cubrir los ingredientes).
  • 1 cucharadita de pimentón dulce.
  • 1 cucharadita de pimentón picante.
  • 1 /4 de cucharadita de ajedrea.
  • 1/4 de cucharadita de curry.
  • 1 hoja de laurel.
  • Sal.
  • Pimienta negra.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.

Para marinar el seitán (opcional):

  • 1 cucharada de salsa de soja.
  • 1 cucharada de zumo de limón.
  • 1/2 cucharadita de ajo en polvo.
  • 1/2 cucharadita de cebolla en polvo.

Elaboración:

  • Marina el seitán. Este paso es opcional, pero a mí me gusta hacerlo para quitarle el sabor a "conserva".
  • Córtalo en dados de 1,5cm x 1,5cm aproximadamente y ponlos en un recipiente hermético. Añade una cucharada de salsa de soja, una cucharada de zumo de limón, y el ajo y la cebolla en polvo. Cierra, agita para que se impregne todo bien y reserva.
  • Pon el pimiento rojo a asar. Pon el pimiento rojo limpio en una bandeja apta para horno y riega con un hilo de aceite de oliva virgen extra. Hazlo a 180ºC durante 40 minutos.
  • Pela y pica en la cebolla y el ajo en brunoise. Pela la zanahoria y córtala en rodajas.
  • Pela y pica el tomate en concassé, es decir, en cubos.
  • Y pela y escacha las patatas. Escachar patatas quiere decir hacer un corte irregular. Para ello se clava un poco el cuchillo y se arranca el trozo de patata. De este modo se liberará más almidón que engordará la salsa del guiso.
  • Reserva todo.
  • Pon una olla o rondón donde vayas a hacer el guiso a fuego medio-alto con tres cucharadas de aceite.
  • Añade la cebolla y el ajo en brunoise cuando el aceite esté caliente. Echa una cucharadita de sal y deja hacer hasta que la cebolla esté translúcida, unos 5-10 minutos.
  • Añade la zanahoria. Integra y vierte el tomate.
  • Incorpora también el pimentón dulce y picante y remueve bien para que no se queme. En este punto puedes apartar un poco la olla del fuego por si tienes miedo de que pase.
  • Al mismo tiempo pon una sartén con un par de cucharadas de aceite a fuego alto y marca los trozos seitán. Simplemente se trata de darle un color doradito sin falta de que se cocine por dentro.
  • Cuando estén listos NO LAVES LA SARTÉN. Todavía nos va a dar juego. Resérva el seitán en un plato. Sin apagar el fuego, echa en la sartén el vino tinto y remueve hasta que se evapore el alcohol (entre 1 y 2 minutos). Aparta del fuego y reserva.
  • Echa una cucharada de harina en el sofrito e integra mientras dejas que se cocine un rato. Un par de minutos serán suficientes.
  • Añade el vino tinto que tenías reservado. Mezcla bien y vierte el seitán, con la salsa que ha soltado y todo.
  • Echa las patatas escachadas y cubre con agua, añade el resto de especias (ajedrea, curry, la hoja de laurel cortada a la mitad), y deja cocer a fuego suave hasta que la patata esté tierna (unos 15 minutos). Ha de hacer un ligero burbujeo pero no hervir. Yo lo dejo a fuego medio-bajo con la tapa puesta.
  • ¿Echas algo de menos? Sí, el pimiento que estaba asando. Cuando esté asado, pélalo y pícalo del tamaño que quieras y agrégalo a la olla.
  • Añade los guisantes congelados cuando queden 5 minutos de cocción. Haz el conjunto durante 5 minutos más, hasta que los guisantes y las patatas estén tiernas.
  • Rectifica de sal si fuera necesario y sirve.

Notas. 

  • Los guisos están mejor de un día para otro, o cuando han reposado unas horas. 
  • Tanto las especias, como las hortalizas son opcionales. Atrévete a hacer tu propia versión.
Comments