Pimientos rellenos de picadillo

Ingredientes:

  • 2 pimientos rojos pequeños.
  • 1 cebolla pequeña.
  • 1 ajo (opcional).
  • 200 gr de picadillo de chorizo.
  • cucharada sopera de harina.
  • 1 vaso de leche.
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen.

Como guarnición:

  • Patatas. Fritas en forma de panadera (en rodajas).

Elaboración:

  • Echamos en una sartén 4 cucharadas de aceite de oliva y ponemos a fuego medio.
  • Añadimos un diente de ajo machacado. Sin pelar, no hace falta, es solo para dar un poco de sabor. Simplemente lo aplastamos con la hoja del cuchillo hasta romperlo un poco. ¡Cuidadito con esas manos! También podemos darle un golpe con un mazo.
  • Agregamos también la cebolla previamente pelada y picada en brunoise, y una pizca de sal. ¿Recordáis para que echamos sal a la cebolla? La sal hace que los alimentos suelten el jugo, el agua que tienen, de esta forma la cebolla se hace antes, se pocha más rápido.
  • Mientras rehogamos la cebolla (durante unos 5 minutos aproximadamente), preparamos los pimientos. Les quitamos la tapa con ayuda de un cuchillo como vemos en las imágenes. Cortamos alrededor y sacamos. ¡No tiramos la tapa! Cortamos el tuco de la tapa y limpiamos de semillas. Limpiamos también el pimiento por dentro. Podemos ayudarnos con un cuchillo para quitar los trozos de carne blanca. Limpiamos bien de semillas debajo del grifo y reservamos los pimientos con sus tapas.
  • Ya tendremos lista la cebolla. Es el momento de quitar el diente de ajo y añadir el picadillo a la sartén. Aplastamos con la espátula el picadillo para que no se apelmace y dejamos hacer mientras integramos con la cebolla. Hacemos durante un par de minutos, hasta que  veamos que pierde el color a crudo.
  • Y ahora vamos a hacer una bechamel sobre esta farsa. Simplemente echamos una cucharada de harina sobre la mezcla, removemos e integramos. Hacemos otro par de minutos más para que pierda el sabor a crudo (tal y como hacemos con la bechamel).
  • Añadimos la leche poco a poco hasta conseguir el espesor deseado. No puedo poner medidas para la leche porque dependiendo del tipo de picadillo, del tamaño de la cebolla... necesitaros más o menos. No queremos un relleno líquido o se nos desparramará, queremos una bechamel espesa pero jugosa. Removemos hasta integrar y conseguir este punto.
  • Probamos y rectificamos de sal si fuera necesario. Yo no lo salo porque el picadillo tiene un sabor fuerte.
  • Apartamos del fuego.
  • Rellenamos los pimientos con esta mezcla con ayuda de una cucharilla, la mitad para cada uno. Ponemos la tapa y disponemos sobre una bandeja apta para horno previamente engrasada con aceite.
  • Regamos los pimientos con un chorrito de aceite y espolvoreamos de sal.
  • Horneamos a 180º durante 40 minutos. Antes de sacar comprobamos que estén hechos. Pinchamos con algo afilado, si no ofrecen resistencia es que están listos.
  • Sacamos y disponemos en un plato sobre patatas panadera.

Notas.

  • Si recordáis cuándo hicimos los pimientos asados, les dábamos la vuelta para que se hicieran por ambos lados por igual. Al hacerlos rellenos no podemos dársela porque de desmontarían.
  • Es posible que, si se nos rompió un poco la tapa, ésta se caiga y se nos salga un poco de relleno, no pasa nada, la gran mayoría quedará dentro. Lo único que pasa es que no estará tan bonito, nada más.
  • Como veis no matizo la temperatura de la leche. A la hora de hacer una bechamel sin grumos es imprescindible que esté caliente. En este caso no hace falta. Como hacemos la bechamel sobre una farsa bien consistente, no se formarán grumos, se romperán al remover e integrarlos con el resto del relleno.
Comments