Pasta a la carbonata

Ingredientes (para dos personas):

  • 180 gr de pasta.
  • 150 gr de cebolla.
  • 100 gr de champiñones.
  • 150 gr de bacon.
  • 200 gr de nata.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal.
  • Pimienta negra.
  • Un poco de queso parmesano.

Elaboración:

  • Ponemos a calentar una olla con dos litros de agua para cocer la pasta.
  • Mientras, pelamos y picamos la cebolla en brunoise.
  • Echamos en una sartén 3 cucharadas de aceite de oliva y, cuando esté caliente, añadimos la cebolla y una cucharadita de postre rasa de sal (añadimos la sal porque ayuda a que la cebolla se poche antes). Hacemos a fuego medio-bajo.
  • Mientras pocha la cebolla preparamos el bacon. Le quitamos la corteza y lo cortamos en tiras, como vemos en la foto. Una vez cortado lo freímos en una sartén (sin aceite, el bacon soltará su grasa) hasta que coja un poco de color. Reservamos.
  • Cuando la cebolla esté blanda (aproximadamente a los 5 minutos), añadimos los champiñones laminados, y dejamos hacer hasta que ablanden. Otros 4 minutos, lo veremos sin problema.
  • Mientras, echamos un par de cucharaditas de postre de sal en el agua de la pasta, y echamos los tallarines, espaguetis o lo que hayamos escogido.
  • Agregamos el bacon frito a la sartén con la cebolla y los champiñones. Vertemos también la nata. Ponemos a punto de pimienta negra, mezclamos bien y dejamos hacer a fuego bajo mientras termina de hacerse la pasta.
  • Una vez que la pasta esté lista (mirad el tiempo estimado por el fabricante en el paquete), la sacamos y la escurrimos. NO LA REFRESCAMOS
  • Servimos la pasta en los platos, vertemos la salsa por encima y espolvoreamos un poco de queso. 

Notas.

  • Quizá a algunos os suene raro eso de no refrescar la pasta, pero ya lo hemos hablado mil veces. Nunca la enjuagamos con agua para no perder el almidón que hará que la salsa se adhiera a la pasta. Eso sí, en caso de tener que prepararla con antelación debemos enjuagarla con agua fría, escurrirla y echarle un chorrito de aceite de oliva para que no se pegue entre ella.
  • No me cansaré de repetirlo. Si no controlamos todavía el tiempo para hacer las dos cosas a la vez haremos primero la salsa y, cuando le quede poquito a ésta, haremos la pasta. La pasta no ha de esperar, de lo contrario podría pasarse (al no refrescarla se sigue cociendo con el calor residual).
  • A las salsas de nata les va muy bien un poquito de nuez moscada rallada. Al igual que el queso, las especias también es mejor rallarlas al momento de usarla porque así su aroma y sabor es mucho mayor.
Comments