Mousse de chocolate

Ingredientes:

  • 100 gr de chocolate negro intenso. 
  • 50 ml de agua.
  • 1 ó 2 cucharadas de azúcar glas. Al ser una cantidad pequeña puedes usar azúcar normal, no afectará al montado de las claras. Si fuera una cantidad grande ya sería otra historia. 
  • 3 huevos.

Elaboración:

  • Pon el chocolate y el agua al baño María y deja que se funda. Remueve para que se integre bien y  quede una mezcla homogénea y sin grumos. Retira y vierte en un bol grande, donde vayas a preparar la mousse.
  • Mientras enfría el chocolate separa las claras de las yemas como te contaba aquí y como te enseño en la crema de turrón. Deja caer las claras en el vaso de la batidora, y así ya las tendrás preparadas para montar.
  • Bate las yemas con unas varillas hasta que blanqueen e incorpóralas al chocolate. IMPORTANTEcuando las incorpores al chocolate éste no debe estar caliente, debe estar a temperatura ambiente, si no es así corres el peligro de que las yemas cuajen. Mezcla bien.
  • Monta las claras a punto de nieve. Incorpora el azúcar una vez que las claras hayan subido un poco.
  • Por último incorpora las claras a la mezcla de yema y chocolate. Echa primero un poquito, una cucharada de claras, e integra bien. De esta forma la crema ablandará un poco y será más fácil integrar el resto de claras. Este es el paso más importante. Añade las claras poco a poco y mézclalas con movimientos envolventes, con mucho cuidado. Cuando hablamos de movimientos envolventes hablamos de movimientos circulares, muy suaves, como a cámara lenta, envolviendo la mezcla. NO BATIR. Si batimos se bajarán las claras y perderemos las burbujitas de aire, y esto es la clave de la mousse. Si te resulta complicado con las varillas, usa la espátula. Creo que la mejor forma de definir los movimientos envolventes es: como si la masa saltase a la comba y la espátula fuera la cuerda. Introduce la espátula por un lateral del bol, pasa la espátula por debajo de la masa y la sácala por el otro lateral del cuenco, pasa la espátula por encima de la masa y la introduces de nuevo en el cuenco por el primer lateral, pero ahora sácala por el centro. Y así, a saltar a la comba hasta que tengamos una mezcla homogénea.
  • Vierte la mezcla en los vasitos en los que vayas a servir, tapa con papel film (para evitar olores) y guarda en la nevera. Deja enfriar un mínimo de cuatro horas. Aunque te recomiendo dejarla toda la noche. Cuanto más repose más cuajada estará.

 Notas.

  • Ten en cuenta que este tipo de mousse hay que consumirla pronto y reservarla siempre en la nevera. ¿Por qué? Porque lleva huevo crudo.
  • Acuérdate de dejar enfriar el chocolate antes de introducir las yemas para que éstas no se cuajen, pero no lo dejes enfriar mucho o si no el chocolate se endurecerá, será difícil integrar las claras y éstas se bajarán y perderán esponjosidad. Lo mejor es que mezcles las yemas cuando el chocolate esté tibio.
  • Si se te ha pasado y el chocolate te ha quedado un pelín espeso no te olvides de añadir primero una cuchara de claras y remover, para ablandar la mezcla y que, al integrar las demás, no tengas problema al mezclarla con los movimientos envolventes.
Comments