Milhojas de calabacín y tomate

Ingredientes:

  • 1 calabacín.
  • 3 tomates.
  • Lonchas de jamón york o pavo.
  • Lonchas de queso.
  • 3 huevos.
  • Leche (el culo de un vaso).
  • Sal y pimienta.
  • Queso rallado.

Además necesitaremos:

  • Un molde de plumcake de silicona.

Elaboración:

  • Ponemos una pota con agua a hervir. Cuando alcance la ebullición echamos una cucharadita colmada de sal. No echamos mucha agua o tardará más en alcanzar el punto de ebullición. Sólo queremos que cubra las láminas de calabacín que echaremos después.
  • Pelamos el calabacín y lo cortamos en lonchas finas. Para facilitarnos la tarea nos ayudamos con una mandolina.
  • Escaldamos las láminas de calabacín, es decir, las introducimos en el agua hirviendo durante un par de minutos como mucho. Las sacamos y quitamos el exceso de agua en un escurreverduras. Una vez todas escaldadas y escurridas, las dejamos enfriar en un plato y las secamos un poco con papel de cocina.
  • Pelamos y cortamos el tomate en rodajas. También es mejor si nos ayudamos con la mandolina para sacarlas más finas. Lo reservamos en el escurreverduras para quitarle el exceso de agua.
  • Empezamos el montaje. Colocamos en el fondo una capa de láminas de calabacín.
  • Sobre el calabacín colocamos una capa de rodajas de tomate.
  • Cubrimos con una capa de queso.
  • Y finalmente con una capa de jamón.
  • Repetimos el proceso hasta terminar todos los ingredientes. Yo he hecho 5 capas de cada cosa, y ha quedado con una altura perfecta. No subáis hasta el tope del molde porque todavía tenemos que echar el huevo y si no nos desbordará. Lo ideal es terminar con una capa de calabacín, que es lo que queda menos feo al exponerse al calor del horno.
  • Batimos los huevos con la leche y salpimentamos.
  • Cubrimos el mihojas con la mezcla de huevo. Hay que procurar que se reparta bien por todo el molde. Para ello podéis abrir un poco el molde tirando de las paredes o mover un poco el milhojas con un tenedor.
  • Horneamos a 180ºC durante 45 minutos.
  • Una vez pasado el tiempo lo sacamos, espolvoreamos con el queso rallado y gratinamos. Para ello ponemos el horno a 200ºC sólo con la parte de arriba (si tiene función de gratinador mejor). Cuando esté dorado lo sacamos y dejamos enfriar o, mejor dicho, entibiar. Con media hora será suficiente.
  • Sacamos del molde. Será muy fácil porque se habrá formado un pastel firme. Y volvemos a colocar de pie (para que la parte gratinada quede a la vista.

Notas.

  • Como dije en los ingredientes es mejor usar un molde de silicona porque así el milhojas sale perfecto. Podríamos hacerlo con un molde normal pero será más complicado de sacar. Habría que pasarle un cuchillo por los bordes, darle unos golpecitos en el culo... etc. Y no nos quedará tan bonito.
  • El queso rallado es opcional, pero creo que le da un toque buenísimo. Al gusto.
Comments