Lubina a la pimienta verde

Ingredientes (para 2 personas):

  • 1 lubina en lomos.
  • 2 cucharadas soperas de mantequilla.
  • 1 cebolla pequeña (140 gr aproximadamente).
  • 1 ajo.
  • 40 ml de vodka.
  • 200 ml de nata líquida.
  • 2 cucharaditas de café de pimienta verde en grano.
  • Aceite de oliva para marcar la lubina.

Elaboración:

  • Marcamos la lubina con el truco del pescado a la plancha para que no se nos pegue. No importa que quede cruda por dentro porque terminará de hacerse en la salsa, solo queremos que coja un poco de color.  Aunque usemos papel de horno lo pincelamos con un poco de aceite de oliva virgen, como hacíamos en su día. Reservamos en un papel.
  • En la misma sartén, una vez que haya bajado la temperatura (para que no se queme la mantequilla, que es muy sensible al calor) y sin el papel, echamos la mantequilla. No importa que haya aceite, incluso podemos echar el que haya quedado en el papel para dar más sabor.
  • Con la mantequilla fundida añadimos la cebolla y el ajo pelados y picados en brunoise. Añadimos una pizca de sal para que sude y pochamos. Hacemos a fuego suave hasta que la cebolla esté translúcida y blanca. Podemos tapar para que se haga antes gracias a la condensación del vapor.
  • Añadimos el vodka y flambeamos. Si no somos capaces de flambear subimos el fuego y dejamos hacer hasta que se evapore el alcohol.
  • Agregamos la nata, mezclamos bien, incorporamos la pimienta verde y hacemos un par de minutos.
  • Metemos la lubina en la salsa y dejamos otro par de minutos hasta que esté hecha.
  • Servimos la lubina napada con la salsa.

Notas.

  • Podemos usar la nata con el porcentaje graso que queramos, nata para montar, nata para cocinar... Yo he usado una que estaba de promoción por ser producto nuevo de 5% de materia grasa. Cuanto más grasa sea la nata más espesa quedará la salsa.
  • Si queremos la salsa más fluida tenemos varias opciones: o sustituir un porcentaje de nata por leche, o añadir más nata, o reducir menos la salsa (es decir, mantenerla menos tiempo al fuego). Cuestión de gustos.
  • Esta receta está mejor si la hacemos con chalota, pero como no es común encontrarla en todas las fruterías, podemos sustituirla por una cebolla y un ajo, para emular el sabor de la misma.
Comments