Cómo hacer pescado a la plancha sin que se pegue

Ingredientes:

Además necesitaremos:

  • Papel de horno.

Elaboración:

  • Corta un círculo de papel de horno del tamaño del fondo de la sartén que vas a utilizar. Si eres "apañao" puedes hacerlo a ojo, si no sigue mi consejo.
  • Dobla el papel de horno en 4. Coloca la esquina del papel donde tengas la doblez en el centro de la sartén. Haz una marca con la tijera en el papel donde acaba el fondo de la sartén. Una por cada lado. Y corta el papel a esa altura.
  • Abre el papel y colócalo en la sartén. Si lo has hecho bien tendrá el tamaño justo. Pero tampoco tiene que quedar perfecto.
  • Echa sobre el papel un chorrito de aceite y distribuye con un pincel.
  • Enciende el fuego a una intensidad alta. 
  • Cuando esté caliente coloca el pescado encima del papel por la parte de la carne, apenas un minuto, hasta que dore y la parte superior esté hecha. En este punto dale la vuelta y hazlo por el otro lado. Serán unos 3 minutos aproximadamente, pero depende del tamaño del pescado. Puedes presionar un poquito la carne con los dedos para comprobar que está hecho.
  • El tiempo dependerá del tamaño del pescado. Cuando más grande más tiempo.
  • Saca y dispón en el plato. Espolvorea con la sal gorda. Echamos sal gorda porque le va muy bien a las carnes y pescados a la plancha o parrilla. Esa sensación de encontrarse la sal... es genial. Ten en cuenta que LA SAL GORDA SALA MENOS QUE LA FINA.
  • Sirve.

Notas.

  • Yo le he echado un poco de ralladura de limón y he acompañado con un poco de tomate y calabacín a la plancha.
  • Recuerda que el pescado a la plancha se hace siempre primero por el lado de la carne, dejándola doradita y luego por el lado de la piel.  La piel protege la carne, así que la parte de la piel debe ser la que más tiempo esté pegada a la sartén. Por el contrario la parte de la carne debe estar el menor tiempo posible en contacto directo con la sartén para que no se reseque demasiado (no tiene la protección de la piel). Así que lo que debes hacer es marcar (dorar) a fuego fuerte y en apenas 1 minuto la parte de la carne, darle la vuelta y terminar de hacerlo por la parte de la piel, hasta que esté hecho. De esta forma la carne no se resecará mientras esperamos a que la parte interior se cocine.
  • En caso de que la pieza de pescado sea muy gruesa, termina de hacerla en el horno. El calor del horno es menos agresivo o directo que el de la sartén, por lo que no corres riesgo de que se reseque, cosa que pasaría si lo tuvieras mucho tiempo a la plancha.
Comments