Coca asturiana

Ingredientes:

Para la masa de coca.

  • 50 gr de aceite de oliva virgen extra.
  • 50 gr de manteca de cerdo o mantequilla o una combinación de ambas.
  • 100 gr de agua.
  • 20 gr de levadura prensada.
  • 1 cucharadita de postre de sal (entre colmada y rasa).
  • 1 pizca de azúcar.
  • 300 gr de harina de fuerza.

Para el relleno.

  • 2 manzanas. 
  • 1 morcilla.
  • 15 gr de harina.
  • 15 gr de mantequilla.
  • 250 ml de leche.
  • 1/2 cebolla.
  • 1 pizca de pimentón. He usado una mezcla de picante y dulce.
  • 1 cucharadita de postre de sal (entre colmada y rasa).

Elaboración:

  • Antes de nada prepara la masa de la coca y la déjala reposar. Si te has perdido la entrada de cómo hacerlo pincha en el enlace. Cuando haya reposado su media hora (mínimo) dale forma y hornéala como te cuento en la entrada de la masa de coca, en blanco. 15 minutos en el horno serán suficientes porque terminará de hacerse con el relleno. Cuando pasen los 15 minutos sácala del horno y resérvala en una rejilla para evitar que se humedezca.
  • Mientras se hornea la coca prepara el relleno. Pela las manzanas, descorazónalas y córtalas en cubitos. Échalas en un cazo, cúbrelas con agua y cuécelas durante 10 minutos, hasta que estén blanditas.
  • Mientras tanto preparamos la bechamel. Pon una sartén a fuego medio y añade la mantequilla.
  • Pela la morcilla y desmenúzala con los dedos.
  • Cuando la mantequilla esté derretida agrega 3 cucharadas soperas de morcilla. Reserva el resto. Desmenuza bien la morcilla con una espátula e integra con la mantequilla. Deja hacer 5 minutos.
  • Añade las manzanas cocidas a la sartén. Sin el líquido. No hace falta espachurrarlas para escurrirlas. Remueve la mezcla y aplasta las manzanas para que se integren.
  • Una vez que tengas la mezcla integrada agrega la harina, remueve bien hasta que pierda el color blancuzco. Aparta la sartén del fuego y agrega la leche poco a poco mientras remueves con la espátula continuamente. Exactamente igual que como se hace la bechamel.
  • Cuando consigas una mezcla homogénea pon de nuevo en el fuego. Te hablo de "mezcla homogénea" y no de "cuando se hayan deshecho los grumos" porque podrías confundir los grumos con los trocitos de morcilla y manzana y remover hasta la eternidad. En estos casos la harina se integra muy bien, no te preocupes.
  • Lleva la sartén al fuego y añade la cucharadita de sal. Remueve con unas varillas hasta que espese la mezcla y alcance el punto deseado. Esta vez el punto que queremos es una bechamel ligera. Los trocitos de morcilla y manzana darán mucho espesor a la mezcla, así que tardaremos poco en conseguir nuestro relleno. Una vez alcanzado el punto aparta del fuego y reserva.
  • Pon una sartén pequeña a fuego medio y agrega la morcilla que ha sobrado. Sin aceite, el de la morcilla ya es suficiente. Deja hacer 5 minutos y retira del fuego. Lo que haremos con esta morcilla será quitarle la grasa, para hacer el plato más ligero. Para ello echa la morcilla en un colador y desecha el líquido. Estruja bien con una espátula. Reserva.
  • Por último pela la cebolla y córtala en una juliana fina. Échala en una sartén antiadherente a fuego medio sin aceite y deja hacer un par de minutos. Removiendo para que no se pegue. Reserva.
  • ¡Ya tienes listos todos los ingredientes para montar la coca! ¡Vamos a ello! Pon una capa fina de bechamel. Ayúdate con una espátula y la extiéndela bien. Ojo, puede que sobre, ¡en unas tostaditas está estupenda!
  • A continuación coloca pegotitos de morcilla por toda la coca. Esto es a gustos, o más grandes o más pequeños. Yo te aconsejo ser comedido.
  • Dispón la cebolla por encima y espolvorea con un poquito de pimentón.
  • Mete en el horno a 220º con la función de gratinar y deja hacer  unos 5 minutos aproximadamente o hasta que la cebolla esté doradita.
  • Saca y sirve inmediatamente.

Notas.

  • Para presentarla puedes cortarla en trocitos de 5 cm por 5 cm y servirla en un plato espolvoreado con pimentón.
Comments