Caldo de pollo exprés

Ingredientes:

  • 1 zanahoria.
  • La parte verde de tres puerros. No las hojas, la parte verde del tallo.
  • La carcasa de un pollo, sin la piel. Lo que nos ha sobrado al cortar un pollo.
  • 1 y 1/2 de agua.
  • Perejil.

Elaboración:

  • Lava y pela la zanahoria. Corta en rodajas de 2 cm aproximadamente.
  • Saca las hojas exteriores de los puerros y lávalos. Corta la parte verde y ésta a su vez la córtala en rodajas igual que las zanahorias. La parte blanca de los puerros guárdala para otra receta.
  • Echa en una olla la carcasa de pollo, los trozos de puerro y zanahoria y el perejil. Cubre con el litro y medio de agua.
  • Tapa, pon a fuego alto y deja cocer durante 20 - 25 minutos.
  • Una vez que el agua rompa a hervir baja el fuego y ponlo a intensidad media-alta. Esto lo haremos porque el agua ya no alcanzará más temperatura y así evitamos los borbotones y que nos desborde. Mantén la tapa puesta, aunque deberás dejar una rendijita para evitar el desbordamiento. Como ya te conté, los caldos se hacen sin tapa para que, mediante la evaporación de agua, concentren más el sabor. Pero recuerda que este caldo es un "apaño". Puedes dejar la tapa puesta para evitar la pérdida de cantidad por la evaporación o hacer la cocción sin tapa para obtener un caldo más concentrado.
  • A los pocos minutos de que rompa a hervir verás cómo se empieza a formar una espuma es la superficie. Esta espuma son las impurezas del pollo y las verduras. Lo que haremos será quitarla con ayuda de una cuchara o con la espumadera. A esta acción se le llama espumar, aunque como este término puede inducir a error también se le conoce como desespumar.
  • Una vez que han pasado los 20-25 minutos retira del fuego y pasamos por un colador. Ya tenemos nuestro caldo de pollo listo.
Notas.

Si queremos el caldo más concentrado (con más sabor) cuécelo sin tapar como te dije y déjalo al fuego más tiempo. Cuánto más tiempo esté al fuego más agua se evaporará y más sabor tendrá el caldo que quede. Pero en este caso no tendría sentido hacer un caldo exprés.
NUNCA SALAMOS LOS FONDOS. Ya te lo conté en su día. Los fondos los utilizaremos de base para multitud de preparaciones así que los salaremos cuando los usemos. Siempre estamos a tiempo de añadir sal, pero quitarla… está más complicado…
No reserves el fondo más de dos días en la nevera. Si lo quieres usar más adelante congélalo. En tarros (llenando sólo 3/4 partes) bolsas, o en forma de cubitos de hielo.
Cuece el caldo suavemente porque de lo contrario obtendrás como resultado un caldo turbio y falto de sabor.
Es muy importante dejar templar el caldo y guardarlo en la nevera para evitar fermentaciones. Por lo que si lo haces de noche deberás esperar para guardarlo. Si lo dejaras toda la noche reposando podría estropearse.
Para dejar un caldo más limpio además de colarlo puedes pasarlo por un colador de tela o una estameña.
Para conseguir un caldo menos grasiento echa las piezas de pollo sin la piel.
También se obtienen caldos magníficos con carcasas de pollo ya cocinadas. Si un día haces un pollo asado, no tires sin más la carcasa a la basura, aprovéchala. Eso sí, hazlo solo con la carcasa que no se sirve, no uses los restos de pollo que has servido en el plato y, en consecuencia, tocado.
Comments