El Son Huasteco - Huapango

El Huapango

Compilación

Ruth María García Hernández

Sus orígenes

Dentro de la región comprendida por los estados de Veracruz, Tamaulipas y San Luis Potosí principalmente y se adhieren Hidalgo, Puebla y Querétaro, es cuna de uno de los géneros más exquisitos de la música tradicional mexicana: Él son huasteco.

Haciendo un poco de historia, los huastecos. El grupo étnico que da nombre a la región la ha poblado desde mil años antes de cristo. La lengua huasteca, pertenece al grupo maya- totonaco, tronco y familia mayense de la subfamilia Yaxu. También habitan estas tierras nahuas de origen tolteca, totonaco, tepehuas, otomíes y mestizos.

El huapango es considerado por la mayoría de los autores como de origen español, ya sea por similitudes en su naturaleza lírica- coreográfica, es decir se apoyan en partes zapateadas seguidas por otras cantadas, o bien por su penetración debido a la ubicación geográfica como puerta de entrada al país a lo largo de dos siglos logrando un mestizaje cultural.

Se dice que en el estado de Veracruz se logra una perfecta implantación de la música tradicional española, aunque comenta el autor(1) que se ha creado mucha polémica, por la complejidad del estudio.

Compara ritmos españoles con canciones conocidas en México tales como “La Petenera” nombrada como melodía de pregón, o juegos infantiles que contienen versos endecasílabos llamados “de muñeira”, con la molinera gallega, él “A la Rorro niño” con el prelindango astur, y él mas representado de los cantos andaluces de los siglos XVII y XVIII, considera el autor que se pueden rastrear en los altos de jalisco, la costa grande y chica de guerrero y la región jarocha de Veracruz.

De la región levantina “La Jota” con ejemplos desde jalisco y Zacatecas, hasta Yucatán. “La Malagueña” en la costa sur y el golfo, hasta Zacatecas, jalisco y puebla. En Guerrero existen 4 tipos, De la costa grande, de la costa chica, la de la cuenca del rió cutzamala, “la indita” y la malagueña curreña. “El Fandanguito” que pertenece a los cantos y bailes de Veracruz.

Así comenta que “la sandunga “ denota la participación del fandango, el zapateado, el tango y la petenera, pudieran dar origen a este baile de Oaxaca. Del huapango, comenta que conserva un aspecto casi español, difundido por las costas del golfo. Se caracteriza por el uso del falsete o “yodel”, derivados de los ritmos europeos de siglos XVI hasta el XIX.

No pudiendo definir un solo ritmo especifico como antecesor del huapango, por lo que se dice que se debe de examinar por cada pieza en particular, que solo los unificaría el ser bailado sobre una tarima, siendo agrupado por su acompañamiento y región donde se ejecute. (1)

Por otra parte es ambiguo llamar al huapango “huasteco “ a secas, pues con esta palabra puede hacerse referencia al huapango arribeño y al huapango jarocho. Estos dos tipos de son difieren del huasteco en cuanto a estructura lírica y musical, así como en la dotación de instrumentos y en la forma de las fiestas en las cuales se toca.

Nombra también como compositores e interpretes que han contribuido a la urbanización de los sones huastecos: Elpidio Ramírez y Nicandro Castillo. José Agustín Ramírez que enriqueció varios estilos de Chilenas, sones Huastecos, jarochos, jalisciense e istmeño, reteniendo la esencia original.

Se nombra que los sones de la región Huasteca son conocidos como Huapangos o sones Huastecos, y la falsa similitud entre estos y los hapangos veracruzanos, destacando los sones como el llorar, el huateque, la petenera, la sirena y la rosa ubicándolos en la zona huasteca, adoptando en violín de los antiguos conjuntos veracruzanos, siendo adoptado por las otras huastecas para demostrar su virtuosismo en la ejecución.


En la pagina de Taumalipas. com, se explica el origen del significado de la palabra Huapango, evocando las tres principales posturas:

a) Proviene dl Náhuatl, “cuauhpanco”. Leño o madera; “ipan”, sobre el y “co”, lugar, es decir, sobre el tablado o sobre la tarima, por lo que los bailes de tarima están comprendidos dentro del huapango.

b) Es alusión a los pobladores del Pango (refiriéndose al Panuco, rió que marca él limite entre los estados de Veracruz y Tamaulipas) a través de una sincopa cuyo significado probablemente haya sido “ los cantos y bailes huastecos del pango” es decir música y bailes del rió Panuco.

c) Deformación o derivación de la palabra que da nombre a un canto flamenco: fandango, el cual, además de estar ligado a la génesis del huapango, sirve como vocablo para designar a las fiestas en las cuales se ejecutan los sones huastecos. Para otros el Huapango simplemente quiere decir “ él son que se toca en las huastecas”


El huapango es tipo de son que deriva de la música prehispánica, de los repertorios conocidos por negros y mulatos, y de fandangos y seguidilla españolas que se arraigaron en México en el siglo XVIII o tal vez antes.

En la región huasteca, por ser incluidas en la región indígena, es fácil toparse con ejecutantes de huasteco en lengua Náhuatl, que acompañan las celebraciones tanto religiosas como paganas, propias de la vida cotidiana: fiestas patronales, navidad, semana santa, bodas, bautizos, funerales, etcétera(4)


Tipos de Huapango

Existen dos tipos de huapango: el tradicional y el moderno. El huapango tradicional se interpreta utilizando tres instrumentos: jarana, guitarra quinta o huapanguera, y violín. Este último exige un virtuosismo técnico y una ejecución llena de sentimiento, pues lleva la melodía y realiza los floreos que adornan él son.

La jarana huasteca es una guitarra de tamaño pequeño y cinco cuerdas que se utiliza para llevar el ritmo. Es el registro medio entre el agudo del violín y las notas graves de la guitarra quinta. La guitarra huapanguera presenta una gran caja y cinco cuerdas que pueden aumentarse a ocho al usar tres dobles; rasguea y puntea según exija la ejecución dando el apoyo rítmico y él bajeo que pide el baile. El cantante de huapango utiliza repetidamente el falsete y requiere de un registro agudo.

Yolanda Moreno habla de que el nuevo huapango también se conoce como Huapango lento o canción huapango, considerándose como una canción huapangeada siendo el resultado entre el son huasteco, la canción mexicana del campo y la canción ranchera comercial, redefiniendo el estilo y siendo considerado como un nuevo genero independiente. La autora señala la similitud con el ritmo lento de la chilena, con acordes menores y el uso del falsete derivado del son huasteco, así como los temas que posee la canción ranchera, de origen urbano.

Modelos actuales de origen del folclor

“la canción Huapango”

A partir de los años 20’s se comienza a buscar el origen de los sones originales en todo el país, lo que origina una migración de numerosos grupos musicales hacia la capital, en el trabajo del musicólogo Daniel Castañeda, numera músicos ambulantes: mariachis de Cocula, músicos y bailarines que ejecutan sandungas, orquestas tipicas con violín, arpa, salterio y bandoleon; trovadores de Tamaulipas y Veracruz con guitarras y violines; bandas jarochas de Veracruz, tocando huapangos; cancioneros tipicos de Oaxaca, orquestas de Guerrero tocando chilenas, sones y malagueñas e violines, vihuelas, guitarras y arpas; cantores de Michoacán y orquestas tipicas de la región lacustre entonando sones, pirecuas o canciones de carácter sentimental. Señalando de esta manera el inicio de la urbanización de estos géneros regionales.

El origen del huapango moderno -también llamado huapango ranchero, huapango urbano, huapango lento, canción huapango y hasta canción ranchera huapangueada se ubica en los años cuarenta. El principal responsable de la popularización del huapango fuera de las huastecas fue "El viejo" Elpidio Ramírez, un violinista veracruzano que había emigrado a la ciudad de México en los años treinta. Allí impuso la forma estilizada en que ejecutaba el huapango tradicional, la cual adoptaron diversos tríos de guitarristas y llegó a ser popular en todo el país en los años cuarenta. Aparecieron muchas piezas de huapango moderno que modificó él son tradicional. Por ejemplo, algunas de estas composiciones hablaban de los huastecos como sujetos muy afines a los charros machos y mujeriegos del cine nacional.

Los autores de este tipo de huapango registran sus piezas y no las dejan al dominio público. Incluso, "El viejo" Elpidio registró como suyos algunos huapangos tradicionales como "El bejuquito", mismos que encontró en un rollo anónimo resguardado por la Biblioteca Nacional y que, al parecer, data del siglo XIX. Las piezas del huapango moderno carecen de improvisación, utilizan el falsete como un mero adorno, se ejecutan con instrumentos de mariachi, y presentan ritmos de canción ranchera. Además, los versos casi nunca son octosilábicos. De ordinario, las estrofas no son independientes, sino que forman parte de una idea expresada en la totalidad del son.

Esto puede deberse a que él son sea narrativo, por lo cual una estrofa tomada de forma aislada cuenta sólo una parte de la historia que relata el huapango. También ello les da el carácter de exclusividad, es decir, cada estrofa pertenece a tal o cual son determinado, en el que expresa una parte del mensaje, pues si se interpreta en otro son, romperá la secuencia del mismo por ser extraño a la idea de tal son o por no poder expresar por sí sola una idea completa.

Además, las piezas de huapango modernos hacen uso del estribillo. Estos grupos también pusieron de moda la utilización de sombreros y trajes charros, así como la cuera tamaulipeca.

Entre ellos se incluyen, además del propio Elpidio Ramírez, El Conjunto Típico Tamaulipeco, José Alfredo Jiménez, Los Tariácuri, El Trío Calavera y Los Trovadores Tamaulipecos.

Es importante mencionar que algunos tríos de huapango interpretan tanto sones tradicionales como modernos, por ejemplo, Alegría Huasteca, Armonía Huasteca, Los Caimanes de Tampico, El Trío Tamazunchale, y Soraima y sus Huastecos.

El son huasteco es una de las más hermosas expresiones musicales de nuestro país, producto de una larga historia de "ires" y "venires" de culturas de todo el mundo, 100% mestizo y con cualidades dignas de las músicas tradicionales más elaboradas del mundo.

..La fiesta del huapango es muy hermosa, llena de alegría y colorido; y como todas las fiestas de este país, pueden durar toda la noche y hasta más. Hace muchos años el famoso “viejo” Elpidio daría a conocer este repertorio en la ciudad de México y en las películas de la llamada época de oro del cine nacional.

Pero además de él, están hoy en día una gran cantidad de grupos espléndidos como el trío Chicontepec, Los Camalotes del Pánuco, el trío Armonía huasteca, Dinastía Hidalguense, Atardecer huasteco, La Aurora, Los Camperos de Valles, trío Xoxocapa, y tantos más que en su andar por muchos caminos hacen que este género esté en constante movimiento.

La algarabía popular en la charreada se manifiesta en sus alegres canciones rancheras, huapangos rancheros y en éstos se escuchan los típicos popurrís -que enlazan varias de ellas y que son casi siempre corridos populares o canciones huapangueadas.

Derivan del romance castellano y mantienen normalmente la forma general de éste, conservando su carácter narrativo de hazañas guerreras y combates, creando así una historia por y para el pueblo. Por lo que encierra de lírico, deriva de la copla y el cantar.

El colorido de toda fiesta charra está presente con la música y con los elegantes trajes del charro y de la mujer, quien usa el tradicional de china poblana y el popular de Adelita. Es costumbre coronar los eventos charros con el baile más tradicional: el Jarabe Tapatío.


Comments