10-Navidad es

<ir portada     

 


 

En efecto, la propia profecía de Miqueas prosigue aludiendo precisamente a un nacimiento misterioso: "Por eso él los abandonará hasta el tiempo / en que dé a luz la que ha de dar a luz. / Entonces el resto de sus hermanos volverá / a los hijos de Israel" (Mi 5,2). Hay por tanto un designio divino que comprende y explica los tiempos y los lugares de la venida del Hijo de Dios al mundo.
 Es un designio de paz, como anuncia de nuevo el profeta hablando del Mesías: "Él se alzará y pastoreará con el poder del Señor, / con la majestad del nombre del Señor, su Dios. / Se asentarán bien, porque entonces se hará él grande / hasta los confines de la tierra. / Él será la Paz” (Mi 5,3).                                       
 

Precisamente este último aspecto de la profecía, el de la paz mesiánica, nos lleva naturalmente a subrayar que Belén es también una ciudad-símbolo de la paz, en Tierra Santa y en el mundo entero. (Benedicto XVI,2009)


                                                                

Benedicto XVI dijo en la misa del gallo 2009 sobre la Navidad de hoy:..............

Recordó que los pastores fueron hacia el Portal corriendo, ya que el Hijo de David, "tan esperado", había venido al mundo en Belén "y no había otra cosa que pudiera tener mayor importancia".

"En nuestra vida las cosas no son así. La mayoría de los hombres no considera una prioridad las cosas de Dios, no les acucian de modo inmediato. Y también nosotros, como la inmensa mayoría, estamos bien dispuestos a posponerlas. Se hace ante todo lo que aquí y ahora parece urgente. En la lista de prioridades, Dios se encuentra frecuentemente casi en último lugar".

... el Evangelio dice que Dios tiene la máxima prioridad y que "así, pues, si algo en nuestra vida merece premura sin tardanza, es solamente la causa de Dios". Y abogó para que, aprendiendo de los pastores, los hombres dejen en un segundo lugar otras ocupaciones, "por muy importantes que sean" y se encaminen hacia Dios. Sin embargo, la mayor parte de los hombres "viven lejos" de Jesucristo.

"Vivimos en filosofías, en negocios y ocupaciones que nos llenan totalmente y desde las cuales el camino hasta el pesebre es muy largo. Dios debe impulsarnos continuamente y de muchos modos, y darnos una mano para que podamos salir del enredo de nuestros pensamientos y de nuestros compromisos, y así encontrar el camino hacia Él", afirmó.

El Papa Ratzinger dijo que con el Nacimiento, Dios es "realmente un Dios con nosotros" y que el Nacimiento de Cristo no puede dejar a nadie indiferente...



Pues.................

En Navidad Dios ha renovado el Universo en el Niño Jesús, 

que nace en Belén de Santa María Virgen, por obra del Espíritu Santo.


Un Niño que cambió el mundo

En el Niño Dios,como hombre perfecto, está, en la tierra, la Sabiduría increada, eterna, el Verbo Eterno del Padre Eterno, que nace por obra y gracia del Espíritu Santo, Eterno y Purísimo Amor de Dios.

 Enlace:http://www.youtube.com/watch?v=SqlPMv1nllU

 

 Tú no quisiste sacrificios ni oblación,….por eso me has dado un Cuerpo...y he aquí Señor que vengo, para hacer tu Voluntad


Un sermón del IV domingo de adviento 2009, de un padre jesuita de Gandia, misa de las 9h., no recuerdo ahora su nombre, me ha inspirado esta última hoja que muy bien podría, a la vez, ser la primera.

 En el AT.  David sube a Jerusalén danzando de alegría delante del Arca de la Alianza porque en su interior guardan lo más cercano de Dios con los hombres: Las Diez Palabras grabadas en las dos tablas de la Ley por el Dedo de Dios y entregadas a Moisés, y el Maná con que Dios había alimentado a su Pueblo en el desierto, mostrándose así un Dios cercano, atento y tierno con su pueblo. 

Danzaba David de alegría porque Dios se mostraba cercano al alimentar a su pueblo con la Luz de la Palabra y con el Maná, alimento de ángeles para el cuerpo.. Maravilloso.

Pero mucho más sublime, la primera procesión del Corpus Cristiano que emprende La Virgen María para visitar a su prima Santa Isabel que, embarazada del Bautista, recibe a la Virgen María con cantos….y en su seno salta de gozo el Bautista por ver en el Seno de María, Nueva Arca de la Alianza, lo màs cercano que Dios ha estado del hombre:

  El Niño Dios, el Verbo Eterno del Padre, hecho hombre en el interior de la Nueva Arca de la Alianza, en las entrañas de María, es decir, LA PALABRA ESCRITA NO EN TABLAS DE PIEDRA SINO EN EL CORAZÓN DEL HOMBRE CRISTO JESÚS SEÑOR NUESTRO, …Y EL VERDADERO MANA, EL PAN DE LOS ÁNGELES QUE BAJA DEL CIELO Y DA LA VIDA AL MUNDO.

 El Bautista oye y ve las palabras de Cristo en el Seno de María: el que no come mi carne y no bebe mi sangre no tiene vida. Porque la Vida que estaba en el Padre se nos manifestó, nosotros la hemos visto y tocado y os damos testimonio para que también creáis y tengáis vida.  (Jn)

 Así, pues, en la Cuna de Belén, aparece todo el Universo Renovado en Cristo.

¡Hago Nuevas todas las cosas! ¡Un nuevo cielo y una nueva tierra donde reine la justicia!

 Sí, dice Cristo a Pilatos, YO SOY REY, para eso he nacido y he venido al mundo……Pero mi Reino no es de este mundo.

 Un nuevo cielo, pues en Cristo, el hombre de la tierra, el terroso, ha subido e inundado el cielo. 

El cielo ha sido renovado para dar cabida a la humanidad entera que con Cristo sube al cielo.

 Y una nueva tierra, porque en la Nueva Eva, en la Nueva Tierra de María, se ha posado el Cielo Entero, Dios mismo se ha instalado en la tierra: ha puesto su tienda al Sol, ...así, la primera procesión del Corpus ha terminado en la cuna de Belén, donde María ha expuesto, figura preclara de la Iglesia, la Sagrada Hostia, la Adorable criatura de su Hijo, el Hijo de Dios hecho hombre.

Allí vemos al niño, perfecto hombre, como en la eucaristía, y también a Dios, al Verbo Eterno del Padre que se ha acercado tanto al hombre, a la tierra, que se ha hecho uno de los nuestros, un terroso, de nuestra misma carne pecadora, pero sin pecado. Un hombre perfecto, Plenitud de la Divinidad, Dios mismo.

Porque en Cristo estaba Dios reconciliando al hombre consigo.Esta Noche Nace el Niño

El cielo ha bajado a la tierra y la tierra ha subido al Cielo:

 ¡Es Navidad!

¡Alegrémonos y démosle gracias!

(Ver citas)



 

 El Señor cerca está,

Él  viene con la paz.

El Señor cerca está,

Él trae la verdad.


R/. Exulta, cielo; alégrate, tierra; romped a cantar, montañas, porque vendrá nuestro Señor. 
Y se compadecerá de los desamparados. 
V/. En sus días florecerá la justicia y la paz.
R/. Y se compadecerá de los desamparados.


En el Niño Jesús, pues, se han cumplido todas las escrituras: La ley entera y los profetas, la Torah entera se ha realizado y cumplido, la promesa hecha a nuestros padres: Abrahán, Isaac y Jacob, ......todo la prometido a David, pues, Dios, como dice San Pablo ha recapitulado todas las cosas, del cielo y de la tierra en Cristo Jesús, Señor Nuestro… por quién lo hizo todo al principio y, ahora, en el tiempo final,……..ha renovado el Universo.



 Este año-2009, el Papa Benedicto XVI, lo dice de esta sublime manera: (alocución del 17-12)

El Santo Padre, siguiendo la tradición de su encuentro con los universitarios antes de Navidad,  presidió ayer tarde a las 17,30 en la basílica de San Pedro la celebración de las vísperas con los estudiantes  de los ateneos romanos, dedicando la homilía al tema de la Sabiduría.

 

   "La que nace en Belén -dijo el Papa- es la Sabiduría de Dios (...) En la plenitud de los tiempos, esta Sabiduría asumió un rostro humano, el rostro de Jesús (...). La paradoja cristiana consiste precisamente en la identificación de la Sabiduría divina, es decir el Logos eterno,  con el hombre Jesús de Nazaret y con su historia (...) .Por lo tanto la Sabiduría que invocamos esta noche es el Hijo de Dios, la segunda persona de la Santísima Trinidad ; es el Verbo".

 

  "Un profesor cristiano, un joven estudiante cristiano llevan dentro de sí el amor apasionado por esa Sabiduría. Leen todo a su luz (...) Sin ella no se hizo nada de todo lo que existe y por lo tanto en toda realidad creada se puede entrever su reflejo (...) Todo lo que percibe la inteligencia humana (...) de alguna manera participa en la Sabiduría creadora. Aquí, en último análisis, reside también la misma posibilidad del estudio, de la investigación, del diálogo científico en  cualquier campo del saber".

 

   "En este punto -prosiguió- (...) podemos preguntarnos: ¿Quien estaba la noche de Navidad en la gruta de Belén? ¿Quien acogió a la Sabiduría cuando nació?.

 No fueron los doctores de la ley, los escribas o los sabios. 

Fueron María y José y luego los pastores. ¿Que significa? ¿Quiere decir que no es necesario el estudio, o  incluso que es contraproducente para conocer la verdad?".

 

  "La historia de dos mil años de cristianismo -subrayó Benedicto XVI- excluye esta última hipótesis y nos sugiere la acertada: se trata de estudiar, de profundizar el conocimiento conservando un ánimo de "pequeños", un espíritu sencillo y humilde, como el de María, Sede de la Sabiduría. (...) 

En aquella gruta cada uno de nosotros puede descubrir la verdad sobre Dios y la verdad sobre el ser humano que se encontraron en el Niño, nacido de la Virgen María ; el anhelo del hombre a la vida eterna enterneció el corazón de Dios que no se avergonzó de asumir la condición humana"                                 .





Confrontar:

Carta a los Hebreos 10,1-10…………. Por eso, Cristo, al entrar en el mundo, dijo: Tú no has querido sacrificio ni oblación; en cambio, me has dado un cuerpo. No has mirado con agrado los holocaustos ni los sacrificios expiatorios. Entonces dije: Aquí estoy, yo vengo -como está escrito de mí en el libro de la Ley- para hacer, Dios, tu voluntad”. 


Citas: II Sam. 6.14: «David danzaba con todas sus fuerzas delante de Yavé ...


(Romanos 10.4)  “Porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree” .

Mira la estrella


 ***donde, según Lucas 2,7, nació el niño

 ** El belén representa por lo general a Jesús, María y José en un pesebre, o según otras tradiciones, en un establo, granero o cueva, donde, según Lucas 2,7, nació el niño. La tradición los acompaña de una mula y un buey, según el relato de los Evangelios apócrifos y del texto del libro del profeta Isaías y de Habacuc. Puede incluir además representaciones de los pastores reunidos para adorar al recién nacido, de los tres Reyes Magos con sus ofrendas, de ángeles y de la estrella de Belén.

 El Nacimiento se monta antes de Navidad, tradicionalmente el 8 de diciembre, coincidiendo con la fiesta de la Inmaculada Concepción, y se conserva armado hasta el 2 de febrero, fecha de la presentación de Jesús en el Templo y fiesta católica de la Candelaria. A partir de la fiesta de la Epifanía, el 6 de enero, se añaden las figuras de los Reyes Magos.


 San Lucas 1:39-56....

41Así que Isabel oyó el saludo de María, exultó el niño en su seno, e Isabel se llenó del Espíritu Santo, (42) y clamó con fuerte voz: ¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! (43) ¿De dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? (44) Porque así que sonó la voz de tu salutación en mis oídos, exultó de gozo el niño en mi seno............................


Campana sobre




Especial 2009

Contra la creencia popular, los cristianos decidieron la fecha de la Navidad sin pensar en las fiestas paganas.

24 Diciembre 09 - Madrid - Pablo J. Ginés//..  Se  repite a menudo que la Navidad era una fiesta pagana que el cristianismo «okupó» (con subversiva «k») al convertirse en la religión del Imperio romano. Incluso muchas personas creen que se decidió la fecha para que coincidiera con el solsticio de invierno (que en Roma no se celebraba como fiesta solar), las saturnalias (que se celebraban en Roma pero no en otras muchas ciudades) o la fiesta del Sol Invicto, que estableció el emperador pagano Aureliano en el 274. Benedicto XVI dedicó la catequesis de ayer a explicar que «el primero que afirmó con claridad que Jesús nació el 25 de diciembre fue Hipólito de Roma, en su comentario del Libro del profeta Daniel, escrito hacia el año 204. Algún exégeta observa, además, que ese día se celebraba la Dedicación del Templo de Jerusalén, instituido por Judas Macabeo en el 164 antes de Cristo». Según el Papa, la coincidencia de estas fechas mostraba a Jesús como «consagración del templo, Adviento de Dios sobre esta tierra».

Hay historiadores que responderían al Papa que la frase de Hipólito sobre la Navidad es posiblemente un añadido de algún copista de algunas décadas o siglos posteriores. Pero hay muchos indicios, que los historiadores aceptan cada vez más, de que los cristianos, a principios del siglo III, aceptaban la creencia rabínica de que los grandes hombres nacían o eran concebidos en la misma fecha en que morían. Puesto que Tertuliano, y más tarde otros autores (como Sexto Julio Africano, en sus «Cronografías», anteriores al 221 d.C.),  ya afirman que Jesús murió un 25 de marzo, parece confirmarse que creían que la Encarnación sucedió también en esa fecha, por lo que el nacimiento de Jesús sería nueve meses después, el 25 de diciembre. Nada que ver con la fiesta del Sol Invicto implantada en Roma en el año 274 por orden imperial medio siglo después. 

Benedicto XVI explicó que «la fiesta de Navidad asumió una forma definida en el siglo IV, cuando tomó el sitio de la fiesta romana del Sol Invictus, el sol invencible; se puso así en evidencia que el nacimiento de Cristo es la victoria de la verdadera luz sobre las tinieblas del mal y del pecado».


El Papa, que quiso llevar su meditación hacia el misterio del Dios hecho Niño, recurrió a San Francisco de Asís, el inventor de los belenes en la Edad Media, quien «por encima de las demás solemnidades celebraba con inefable premura la Navidad del Niño Jesús y llamaba fiesta de las fiestas el día en que Dios, hecho un niño pequeño, había mamado de un seno humano».


Benedicto XVI explicó que, «en ese Niño, Dios se ha hecho tan próximo a cada uno de nosotros, tan cercano, que podemos tratarle de tú y mantener con él una relación confiada de profundo afecto, como lo hacemos con un recién nacido». 

Un Dios sin armas

Y el Papa insistió en la aparente debilidad del Dios de los cristianos: «Dios viene sin armas, sin la fuerza, porque no pretende conquistar, por así decirlo, desde fuera, sino que quiere más bien ser acogido por el hombre en libertad. Dios se hace Niño inerme para vencer la soberbia, la violencia, el ansia de poseer del hombre».

De esta forma, añadió, Dios quiso «vencer con el amor y conducirnos a nuestra verdadera identidad». 

El Pontífice agregó     que en Jesús Dios asumió la condición de pobre y desarmado para vencer con el amor y conducir al hombre a su verdadera identidad, y recordó las palabras de Jesús: «Si no os convertís y no os volvéis como los niños, no entraréis en el Reino de    los Cielos».  


Y concluyó: «Quien no haya entendido el misterio de la Navidad no ha entendido el elemento decisivo de la existencia cristiana; quien no acoge a Jesús con corazón de niño no podrá entrar en el Reino de los Cielos».

24 Diciembre 09 - Madrid - Pablo J. Ginés




villancicos:  http://www.encuentra.com/rockola.html

En YouTube:http://www.youtube.com/watch?v=e4K4h84L3cI&feature=player_embedded

<<<<<portada

Comments