Mitología española: El gamusino, Hombre del saco y el Coco.




Gamusino


Primera cuestión, ¿qué es una gamusino?


El gamusino es un animal imaginario que se utiliza en varias regiones de España y Portugal para gastar diver sas bromas, tanto a niños como a cazadores o pescadores novatos. La más habitual consiste en convencer al novato de que el gamusino es un animal esquivo que sólo puede cazarse de noche.




Segunda cuestión, ¿cúal es su origen?



 


La RAE no recoge el término hasta su edición de 1956, proporcionando como definición
Animal imaginario, cuyo nombre se usa para dar bromas a los cazadores novatos. La palabra tiene relación con la expresión extremeña gangüezno, la forma andaluza gambusino, la versión portuguesa gambozino y el término catalán gambutzí («enano tan diminuto que apenas es visible»; este término fue recogido por el folclorista catalán Joan Amades en su Costumari Català en el 1950). Gambutzí, a su vez, se relaciona con gambosí («tijereta» en catalán) o gabuzo, «engaño» en provenzal




Tercera cuestión , ¿existe algún variante?


En diversas regiones de España se usan distintos nombres para animales o personajes imaginarios de naturaleza similar al gamusino. Así, se llama gambosí o gambutzí en Cataluña o gambusino en Salamanca, gangüezno en algunas zonas de Extremadura biosbardos, gazafellos o cocerellos en Galicia, cordoveyos en Asturias,gambozino en Portugal, así como , gambusino o gamburrino en otros lugares de la península.En el altoaragonés de la comarca de Ayerbe se utiliza por su parte el vocablo bambosino. En Francia existe un animal fantástico equivalente, el dahu y la chasse au dahu es una broma tradicional. Parece ser que en la isla de Man existe un ser semejante llamado algo así como "phymodee".

En León el gamusino se utiliza, entre estudiantes, como broma a los novatos, a quienes se les hace creer que es una pieza de caza. Para ello, los experimentados hacen ver que corren y los cogen a la vez que el novato debe cargar con el saco en el que los encierran. Mientras el novato carga con el saco sin ver nada, los bromistas van llenando el saco con piedras. También sirve como juego para los más pequeños durante la noche. Se les invita a ir a cazar gamusinos, no paran de preguntar cómo son. Los responsables del juego hacen volar la imaginación a los más pequeños hasta el punto de hacérselos ver entre los árboles, mediante sombras con una linterna. Lo más probable es que una piedra o tronco sirva para ello. Los niños están convencidos de que lo que han visto es esta especie imaginaria.

Además, en algunas zonas se utiliza la expresión "irse a cazar gamusinos" como excusa para que una pareja tenga un rato de intimidad por la noche en los pueblos.




Y la gran cuestión, ¿ existe o ha existido un gamusino real?





La respuesta, ¡SI! aunque arezca increible y como detallaré a continuación:


Un grupo de científicos españoles (zoólogos y genéticos) dirigidos por el doctor Adolfo Varona han cruzado martas y garduñas para crear un híbrido de ambas, estéril, llamada «Martes foines martes». A los animales de esta subespecie sus creadores le han dado el nombre coloquial de «gamusino» porque su tamaño pequeño hace pensar en el que generalmente se atribuye al animal imaginario



Para más información pulse aquí



El hombre del saco


Primera cuestión, ¿ Quién es el hombre del saco?




El hombre del saco
, viejo del saco, viejo del costal o viejo de la bolsa es un personaje infantil hispánico. Se le suele representar como un hombre que vaga por las calles cuando ya ha anochecido en busca de niños extraviados para llevárselos metidos en un gran saco a un lugar desconocido. Este personaje es caracterizado como un asustador de niños, y se utiliza como argumento para asustar a los niños y obligarlos a que regresen a casa a una hora temprana.




Segunda cuestión, ¿cuándo y como actuaba?




Célebre personaje de cuentos infantiles con el que se atemorizaba a los niños cuando éstos:

  • No se comían las verduras
  • No se tomaba el vaso de leche
  • Desobedecía las órdenes de sus padres
  • Etc.



Tercera cuestión, ¿Cómo es el Hombre del Saco?



Este hombre, era una figura terrorífica que llevaba un saco y metía a los críos desobedientes y se los llevaba vaya usted a saber con qué pérfidas intenciones... (¿Comérselos?) 



Nombre Científico Hombre del saco
Hábitat Habitual en habitaciones habitadas
Organización MALOS S.A
Actividad A las 22:00 en adelante
Dieta Niños
Inteligencia Poca
Aparición Cuando los niños se portan mal
Apariencia
Alto, corpulento y feo
Origen
Español
Ataques Coger niños, morderles, etc
Moral Baja, por eso solo sale por las noches
Notas ¡Como te pille te como!





































Para más información pulse aquí


El coco


Pirmera cuestión, ¿quién es el coco?



El Coco, llamado en algunos países de Latinoamérica el Cuco es un personaje popular caracterizado como un asustador de niños, con cuya presencia se amenaza a los niños que no quieren dormir.




Segunda cuestión, ¿su origen?




Para el nombre de este personaje y su caracterización se han sugerido muchas posibilidades, desde el latín coquus, «cocinero», hasta el náhuatl kojko, «daño». Los etimólogos Corominas y Pascual afirman que coco fue primero nombre infantil de agallas y otros frutos esféricos europeos, por comparación con los cuales se aplicó luego al fantasma, y a su vez, partiendo de éste, se bautizó al fruto del cocotero. Según indica Corominas, los hombres de Vasco de Gama llamaron así, en 1498, al fruto por comparación de la cáscara y sus tres agujeros con una cabeza con ojos y boca, como la de un coco o fantasma infantil. Todavía hoy se llama coloquialmente coco a la cabeza, en expresiones como «comer el coco», «tener mucho coco» o «patinarle a uno el coco».

Parece tratarse de un vocablo expresivo que ha surgido en muchas lenguas distintas de forma paralela, generalmente con el sentido de «objeto esférico». Así, en griego antiguo existe ya la voz kókkos, «grano, pepita». Son voces de formación paralela, entre otras, el italiano còcco o cucco («huevo»), el francés coque («cáscara de huevo») y castellano coca («cabeza»). En euskera existe también la palabra koko, que significa insecto, especialmente aquel negro, brillante y rechoncho.

La forma cuco, mayoritaria en Hispanoamérica, puede deberse a un cruce entre el coco europeo y alguna deidad de origen africano (el diablo bantú Kuku) o maya (el dios Kukulcan). Existen otras variantes: en México encontramos la forma Kukui (Zacatecas, Michoacán; también Nuevo México), escrita a veces Kookooee para acomodarse a la pronunciación inglesa. En la zona estadounidense, los chicanos emplean con frecuencia el nombre Cocoman (en paralelo al Sacoman u Hombre del saco). En Cuba, el Coco alarga su nombre en Cocorícamo. En Perú, la forma Cucufo es uno de los nombres del Diablo en persona. En España la forma "Coco" es la más usada, pero también son conocidos como asustadores el Cocón y la Cucala, así como el Coco Cirioco.

Hasta ahora, el testimonio más antiguo que se conoce de la palabra coco se encuentra en el Cancionero de Antón de Montoro, de 1445. Leemos allí estos versos:

Tanto me dieron de poco / que de puro miedo temo, / como los niños de cuna / que les dicen ¡cata el coco!....





Tercerca cuestión, ¿forma de aviso de los padres de la llegada del coco?






Sobretodo se ha extendido por: Canciones de cuna


El Coco o Cuco tiene, en efecto, un papel muy importante en las nanas o canciones de cuna, una forma poética que el folklorista chileno Oreste Plath describe como compuesta de adulo y amenaza. Aunque el texto de Antón de Montoro deja claro que el personaje era ya bien conocido en el siglo XV, la nana más antigua sobre el Coco que conozcamos es del siglo XVII, y se encuentra en una obra dramática, el Auto de los desposorios de la Virgen de Juan Caxés. Dice así:


Ea, niña de mis ojos, / duerma y sosiegue, / que a la fe venga el coco  si no se duerme.
Juan Caxés, Auto de los desposorios de la Virgen
La versión más conocida, cantada con la melodía de la canción de cuna Rock-a-bye Baby, tiene su rima en á:
Duérmete niño,  duérmete ya,  que viene el coco  y te comerá.
La variante más significativa de esta nana es la que cambia parte del último verso: te llevará.
La rima en ó-o, presente en la nana recogida por Caxés, reaparece en esta otra variante muy popular:
Duerme, niño, duerme,  duerme, que viene el coco,  y se lleva a los niños  que duermen poco.
En Puerto Rico, donde se prefiere la forma Cuco, se cambia levemente la nana para adecuarse a la rima:
Duérmase ya el niñito  que viene el cuco  y se lleva a los niños  que no duermen mucho.
En la provincia de Cuenca (España), el folclorista Pedro C. Cerrillo ha recogido algunas nanas sobre el coco menos conocidas, como la vehemente:
¡A dormir! ¡A callar!  Mira, que viene el coco  y te va a llevar.
y la maliciosa
Con decirle a mi niño  que viene el coco,  le va perdiendo el miedo  poquito a poco.
(ambas recogidas en la localidad conquense de Sisante).
En otra variante, recogida en Madrid, el Coco es un robacunas:
Eee...  Si mi niño se dormiera yo le haría una cunita  pero como no se duerme viene el coco y me la quita.
La poetisa Isabel Escudero ofrece su propia creación sobre el mismo molde:
¿Sabes tú, niño,  qué quiere el coco?:  que tengas miedo  (ni mucho ni poco).
Isabel Escudero, Cántame y cuéntame. Cancionero didáctico
También Gloria Fuertes da una vuelta de tuerca a la copla en su conmovedora «Nana al niño que nació muerto»:
Vívete, niño, vívete  que viene el Coco  y se lleva a los niños  que viven poco.                                                    



El Coco

l
Nombre científico El coco
hábitat Vive debajo de la cama
Ocupación Monstruo profesional
Organizacion MALOS S.A
Dieta
Niños que no quieren dormir
Ataques
Cuando los niños miran si hay algo bajo la cama
Horario
A partir de las 23:00
Nota
Se dice que está compinchado con el Hombre del saco (véase mas arriba)


























































Para más información pinche aquí
Subpáginas (1): El hombre del saco
Comments