Ilumina tu hogar con las lámparas de techo

Las lámparas de techo son, sin lugar a dudas, una de las mejores opciones para obtener un
mayor grado de elegancia en el interior del hogar. Son uno de los elementos más importantes de
cualquier vivienda en lo que a decoración se refiere, puesto que, de forma instintiva, tendemos a buscar
de dónde proviene la luz al estar en una nueva estancia.

Siendo así, las lámparas de techo son un elemento imprescindible para acaparar las miradas de
los invitados a nuestro hogar, a fin de que se sientan maravillados por el buen gusto que demostramos.

Dos tipos de lámparas de techo

Para facilitar el entendimiento de un tema tan amplio y complejo como el de las lámparas de
techo, vamos a hacer una diferenciación sencilla: lámparas de techo que puedes adquirir en tiendas, y
lámparas de techo que puedes realizar tú mismo.

lamparas de techo


En el primer caso, debes saber que las posibilidades de encontrar lámparas que sean
exactamente como tú estás buscando, se reducen drásticamente. En el segundo caso, puedes suponer
las limitaciones que encontrarás.

De todos modos, en el caso de comprar lámparas de techo, debes comprender que el mercado
sigue unas determinadas tendencias, dependiendo de qué se esté vendiendo más últimamente.
Asimismo, lo que más se vende en los últimos tiempos, es aquello que mejor casa con el resto de
elementos de decoración de moda.

¿Qué es lo que trato de decir con esto? Que las lámparas de techo que puedas encontrar en
tiendas, serán siempre las adecuadas para un determinado momento, pero quizá no sean adecuadas
para la decoración de tu hogar.

En general, en los últimos tiempos, las lámparas de techo tienden a contar con un diseño
minimalista, que trata de no destacar en exceso. Como ves, tal y como decía, buscan adecuarse al tipo
de moda en interiores que existe actualmente. Por esta razón, no será difícil encontrar lámparas con un
par de hilos como único anclaje, y de formas sencillas.

En ocasiones, podrás encontrar algunas algo más complejas en el diseño, pero que mantienen
su sobriedad en cuanto a los materiales utilizados. No es el tiempo de aquellas viejas lámparas con
cientos de pequeños cristalitos y pintadas con colores metálicos. Aquello ya pasó. Ahora, lo normal es
encontrar lámparas de metal, con colores mates (quizá, aún se mantenga la plata como color
metalizado), y sin demasiado adorno.

Por otro lado, existe la opción de realizar tú misma la lámpara que deseas. Desde luego, no es
algo sencillo, pero cuenta con la ventaja de que, si se te dan bien las manualidades, podrás obtener
exactamente aquello que deseas. Y, probablemente, te salga por un precio más bajo y sea mucho más
adecuada a la decoración de tu hogar.

No obstante, un pequeño consejo, no dejes de seguir la tendencia de lo que hay en las tiendas
en ese momento. Simplemente, dale tu toque personal para que combine con el resto de la decoración.
Como ves, las lámparas de techo son una de las elecciones más difícil en lo que respecta al
mobiliario del hogar. Sin embargo, con un poco de dedicación e interés, puede obtenerse aquella
lámpara que se adecúe perfectamente al resto de la decoración.