I. Análisis de la oración simple: el juego de los argumentos

TIPOS DE ORACIÓN SIMPLE Estructuras relevancia y perspectivas




Os puede ser de mucha ayuda esta exposición de Juan Pablo Mora Gutiérrez, profesor de Lingüística General de la Universidad de Sevilla:

Juan Pablo Mora, Sintaxis



No rompas con esos tipos.


Vamos a estudiar la red temática del verbo romper.
De tal manera comprobaremos que los tipos de oración simple devienen (son resultado) de la semántica del verbo: sus rasgos en el léxico de la lengua; y, también, de su sintaxis: el modo en que selecciona y organiza sus argumentos en distintas acepciones, como se explicó en el tema anterior. 
La selección de un significado u otro, así como el orden en que se disponen los argumentos: los papeles semánticos que necesita, conllevan el uso de distintos grupos de palabras o sintagmas (Nominal, Preposicional, Adjetival, Adverbial, etc.), de acuerdo con unas reglas que varían de una lengua a otra. También lo vimos en el tema pasado.
Ahora bien, somos los hablantes o comunicadores quienes elegimos tal o cual verbo y una u otra estructura argumental, en razón de los argumentos que deseamos hacer relevantes en la "escena teatral" (o la "película", como dice Juan Pablo Mora) que representamos en cada oración y en el conjunto del texto. Así pues, el significado depende de la perspectiva que adoptemos sobre los hechos.

Véanse las distintas acepciones del verbo romper en el diccionario:
romper en la RAE.

El coche está roto: TEMA EVALUADO + MODO.
El coche se ha roto: PACIENTE (¿AGENTE?). Se omite el agente.
El coche acabó roto: PACIENTE EVALUADO + MODO.
El coche fue roto por un conductor sin experiencia: PACIENTE/AFECTADO + AGENTE.
El coche rompió la valla en el accidente: AGENTE + OBJETO AFECTADO (+ ADJUNTO: MODO).
El conductor ha roto el coche en la última curva: AGENTE + OBJETO AFECTADO (+ ADJUNTO: UBICACIÓN).
Se han roto los huesos compitiendo (entre sí) salvajemente: AGENTE + PACIENTE + OBJETO AFECTADO (+ADJUNTO: MODO).
Se ha roto una pierna en un accidente: EXPERIMENTADOR + OBJETO AFECTADO (+ADJUNTO: CAUSANTE).
Se me ha roto el coche: PACIENTE + EXPERIMENTADOR. Se introduce a una persona implicada en el evento, no por su "interés" (cfr. la denominación tradicional: Dativo de interés), sino por desempeñar el papel de experimentador. 
El piloto se rompió, debido al exceso de presión: EXPERIMENTADOR (+ ADJUNTO: CAUSANTE).
El primer clasificado rompió en el último tramo: AGENTE (+ ADJUNTO: TIEMPO) (¿AFECTADO?). Se omite el objeto afectado.
El conductor rompió con su equipo tras la última carrera: AGENTE + OPONENTE (+ ADJUNTO: TIEMPO).
El patrocinador ha roto el contrato con el piloto: AGENTE + OBJETO AFECTADO (¿OPONENTE?). Se alude de forma indirecta al oponente (complemento del nombre "contrato").
La presión de los lobbies hizo romper el acuerdo a los gobiernos europeos: CAUSANTE/DESTINADOR  + OBJETO AFECTADO + AGENTE/DESTINATARIO. 
Nuevo uso sintáctico en español moderno (tomado de otras lenguas: francés): perífrasis causativa. Sirve para expresar el rol de "causante" (o destinador, si se trata de un papel humano) en la función de Sujeto, de manera más relevante.

Análisis oración simple: tipos y estructuras