LA GOMERA

La Gomera es, después de la Isla de El Hierro, la más pequeña de las islas del Archipiélago Canario, con una superficie de 378 kilómetros cuadrados, de los que aproximadamente un 10 por ciento están ocupados por el Parque Nacional de Garajonay, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La isla, que está en el centro de la zona más occidental de Canarias, entre las islas de La Palma, El Hierro y Tenerife es el escenario ideal para la práctica de actividades al aire libre y, por su puesto, durante todo el año.                                                                                                                                                                                                                   La Gomera siempre ha sido apreciada por sus bosques excepcionalmente conservados. Es un orgullo para el pueblo gomero este ejemplar comportamiento conservacionista, que a lo largo de los años ha contrastado con el destructivo afán expoliador característico de las islas centrales del Archipiélago, Tenerife y Gran Canaria. La economía de La Gomera ha estado centrada en las actividades del sector primario, sobre todo las agrícolas y ganaderas, aunque también la pesca ha destacado por su importancia, alcanzando, comparativamente, el mayor nivel de las islas occidentales.

 Parque Nacional de Garajonay.

Las buenas temperaturas facilitan actividades como el turismo rural o el senderismo, que en La Gomera cuentan con el escenario perfecto, ya que los caminos y senderos para la práctica de este deporte son tan bellos como innumerables.                                          El paisaje gomero sorprende por su contraste y su variedad, impresionantes barrancos, grandiosos roques, maravillosos palmerales y su Parque Nacional de Garajonay, que esconde un tesoro ecológico sin precedentes, con arroyos de aguas cristalinas y exuberantes especies vegetales de Laurisilva. El paseo que se realiza entre pequeños pueblecitos llenos de encanto discurre por una tierra accidentada y repleta de sorpresas a cada vuelta del camino. Impresiona de su paisaje la riqueza natural de esta isla de origen volcánico, que le ha hecho valedora de la mayor distinción posible para un espacio natural protegido.

 Paisaje Gomero.

Y es la acción de los vientos Alisios, que arrastran beneficiosas lluvias, los que han dado lugar a una exuberante vegetación de interesantes especies autóctonas que facilitan la formación de nieblas que pone una cierta nota fantasmagórica en sus bosques. Los microclimas son tan diversos que, a tan sólo unos kilómetros, las temperaturas son agradables y templadas, llegando a los 20ºC en invierno y a los 29ºC en verano. Estas condiciones de belleza y bienestar han dado lugar a la creación de asentamientos residenciales y turísticos de gran belleza, donde ya algunos europeos disfrutan de este paraíso.                         

 

Municipios

No te pierdas, con la infomación, fotos y fiestas de los pueblos, villas y ciudades de la Gomera y acércate a sus gentes y costumbres.