Bollos-espirales rellenos de crema

El día anterior haremos la crema de vainilla:


375ml de leche entera

112gr azúcar

2 cucharadas de extracto de vainilla

125ml de leche

3 yemas de huevo

35gr almidón de maíz (Maizena)


En un cazo al fuego ponemos a hervir los 375ml de leche con el azúcar.

En un cuenco a parte, batimos las yemas con el almidón y los 125ml de leche.

Cuando la leche y el azúcar hiervan lo volcamos poco a poco y batiendo a la mezcla de yemas.

Ahora lo volvemos a poner todo en un cazo al fuego y vamos removiendo para que no se pegue, hasta que espese.

Lo guardamos tapado con film para que no haga costra en la nevera hasta el día siguiente.


Al día siguiente empezamos con los bollos:


250gr harina de fuerza

5gr de sal

50gr azúcar

75gr de huevo (un huevo, aproximadamente)

50gr mantequilla a dados FRÍA

65ml agua

25gr de levadura fresca de panadero

la ralladura de medio limón

la ralladura de media naranja

1 cucharadita de canela

La crema de vainilla


En un cuenco ponemos todos los ingredientes excepto la mantequilla y la levadura, y reservamos un poco de agua para más tarde.

Empezamos a amasar, cuando la masa ya esté más o menos formada, añadimos la mantequilla fría y vamos amasando, sin prisa pero sin pausa, hasta que la mantequilla esté totalmente incorporada, y sin añadir más harina de la que pone en la receta, aunque nos dé tentación de hacerlo!!.


Si vemos que nos cuesta mucho y la masa está muy dura, la dejamos reposar 10 minutos en la nevera y volvemos a amasar, para que la masa se "relaje".


Seguimos amasando hasta que la masa esté fina, lisa y blanda, que no se pegue a las manos ni a la mesa de trabajo.

Ahora añadimos la levadura disuelta en el resto de agua y amasamos hasta que esté totalmente integrada en la masa.


Formamos una bola y la ponemos en un cuenco aceitado y tapado con film, en la nevera, durante una horita.


Luego formamos bolitas de unos 80 gramos y las dejamos reposar en una bandeja tapada con un trapo limpio, 30 minutos más.


Pasado ese tiempo, untamos la superficie de trabajo con un poco de aceite y con un rodillo extendemos cada bolita.

Con una cucharilla ponemos un poco de crema de vainilla en la parte superior de la pieza estirada.

Enrollamos la masa hasta casi la mitad.

Con un cuchillo hacemos unos cortes en la parte de la masa que no está enrollada y acabamos de enrollar.

Hacemos lo mismo con el resto de bolitas y las vamos poniendo en una bandeja de horno con papel sulfurizado.


Ahora las dejaremos fermentar unos 90 minutos en un sitio cálido y seco , o hasta que doble su volumen inicial.


Precalentamos el horno a 220ºC.

Pintamos las piezas con huevo batido con sal y las horneamos unos 8 minutos.


Comments