Bialys

(Para unos 6 bialys)


400gr harina panadera

11gr levadura seca de panadero (o 35gr de la fresca)

1 cucharada sopera de sal

250gr agua templada

1 cucharada sopera de aceite de oliva

semillas de amapola

1 cebolla picadita

1 chorrito aceite de oliva


-En un cuenco mezclar la harina, la levadura y la sal, reservamos.

-En otro cuenco mezclamos el agua y el aceite.

-Juntamos las dos mezclas y empezamos a amasar, con la batidora con el accesorio de gancho, unos diez minutos. Hacia el final del amasado, a mi me gusta acabar de amasar a mano, hasta obtener una masa fina, lisa, elástica y nada pegajosa.

-Formamos una bola y la colocamos dentro de un cuenco aceitado. Lo tapamos con papel film y lo dejamos reposar en un lugar cálido y apartado de corrientes, pero jamás en una fuente directa de calor.

-Dejamos reposar la masa 1h 30 min, hasta que doble su tamaño.

-Pasado ese tiempo, desgasificamos la masa, la dividimos en dos, y de cada parte sacamos tres trozos, seis en total.

-Con cada trozo lo boleamos y lo vamos colocando encima de una bandeja de horno con papel sulfurizado.

-Lo dejaremos reposar tapado, una horita mas, hasta que las bolitas estén bien hinchadas.

-Precalentamos el horno a 220ºC.

-En una sartén con un chorrito de aceite de oliva, salteamos la cebolla, no hay que dorarla mucho, tan sólo saltear un poco, le agregamos las semillas de amapola al gusto y salamos un pelín. Reservamos para mas tarde.

-Una vez las bolitas fermentadas, presionamos ligeramente el centro de cada bolita para formar una hendidura en el centro del bollito.

-Justo en la hendidura que acabamos de hacer, con ayuda de una cucharita, lo rellenamos con la mezcla de cebolla y amapola. Acabamos de pintar los Bialys con un poco de aceite.

-Horneamos unos 12 minutos, hasta que estén bien doraditos.

-Los dejaremos enfriar encima de una rejilla, luego los rellenamos con lo que mas os guste, las variedades son infinitas, pero yo lo he rellenado de revoltillo de huevo con dos cucharadas de crême fraîche,unas rodajas de pepino y unas hojas de ruculla.

-Los Bialys se conservan como cualquier pan, en una bolsa de tela, pero con las horas se van resecando. También los podemos congelar recién horneados y fríos, envueltos uno a uno con papel film, el día que los queramos comer, los sacamos, los dejamos descongelar en nevera y les damos un golpe de horno a 200ºC, hasta que estén bien tiernos.


Comments