El último dandy IV

Princesa, resultando herido en el frente de Extremadura al final de la guerra.

Al drama se sumó el que su hermana hubiese sido fusilada por anarquistas mientras el marido de ésta, el barón de inclinación republicana Luis Miquel, ponía sus cabeceras -El Sol, Estampa y La Voz- al servicio de Azaña, de quien era gran amigo.

Villapadierna había sido acusado en 1934 de hurtarle una fortuna en cheques falsificados a su tía -la marquesa de Padierna- aunque Santiago Carrillo revelaría luego que había sido el ex ministro socialista Indalecio Prieto quien le había estafado a aquélla 1.400.000 pesetas, para comprar las armas de la Revolución de Asturias y el mercante de transporte Turquesa. De un modo u otro, el nuevo régimen lo acosaría repetidamente con expropiaciones.


Palacio de Villapadierna: Una checa con glamour
Rheffissimo, el mejor caballo de la historia del turf español
Rheffissimo, el mejor de todos los tiempos

El conde, como se lo nombraba sin más en el hipódromo, se volcó entonces en su cuadra y en la yeguada de Larzábal, que figura con letras de molde en la hípica nacional. Fundó la primera con las inolvidables Sunny Day y Baratíssima e inauguró la segunda –que llegó a tutearse con la Yeguada Militar- con Palace Girl, iniciando 40 años de una aportación reconocida por indeleble a la cabaña y a la equitación española.

Fue el único propietario español al que, su amistad con el gran criador Marcel Boussac, permitió cubrir sus yeguas en Francia, con sementales de la nobleza de Tourbillon o Coronation, contribuyendo a renovar las sangres de la menguada cabaña española.

Jesús Méndez, que entrenó a los mejores, lo tuvo por “el propietario más entendido” de cuantos conoció jamás. Su fino ojo daría con el mejor caballo de la historia del turf español, Rheffissimo, que lo ganó todo en España antes de ir a Inglaterra, y con leyendas como Pumba, Reltaj, Touragua, La Scandalossa o Donagua.

        <<        4. sigue .../..