El conde. El último dandy I

- Álbum fotográfico del último gran dandy
- Madame la condesa  

por R.V.
(c) Real Academia de la Historia

Padierna de Villapadierna y Avecilla, José María. Conde de Villapadierna (III). Málaga, 26.XII.1909 – Madrid, 23.X.1979. Abogado, propietario, pionero del automovislismo y piloto de Grand Prix, creador de la Escudería Villapadierna y de la Cuadra Villapadierna así como del Derby Español. Dirigió el RACE y presidió durante años la Real Federación Española de Automovilismo.

Un raro exponente español de los alocados años 20 y de un grand monde que desaparecería con la guerra, Villapadierna estudió Derecho en la Real Universidad de El Escorial, fue oficial de Húsares de la Princesa y cursó oposiciones a diplomático.

Había nacido circunstancialmente en Málaga, de cuyo turismo sería luego un avanzado, y un toque andaluz acompañó siempre a su proverbial galantería, tanto como a su manera torera de dar el banderazo de llegada, como veterano director de carreras en el Circuito del Jarama.

De un viejo linaje leonés de caballeros del Hábito de Santiago, San Juan, Alcántara y Calatrava, de la casa de Quirós y de la Barca, de Quiñones, de Barba y de Prado, señores desde la primera Reconquista del castillo de Villapadierna, lugartenientes de la flota del Almirante de Castilla y Adelantados de Tierra de Campos, el padre del famoso piloto, relacionado con Urquijo, Cubas, Gaitanes y Aldama, por familia como así por los primeros negocios de Bolsa, y la parcelación del futuro barrio de Salamanca y Chamberí de Madrid, falleció siendo él aún joven.

Rita y Pepe

Esto lanzó al conde a una gran vida entre damas, automóviles y caballos que no iba a remitir hasta casarse, ya cumplidos los 50, con la bellísima Alicia Klein y García de Aráoz, de la que tuvo dos hijos: Alicia y Felipe, éste criador de caballos, jugador de polo y actual titular del condado, y, la primera , impulsora con su marido, el empresario Ricardo Arranz y de Miguel, del conocido hotel Villa Padierna de la Costa del Sol.

De la rocambolesca vida del conde es fama que disfrutó y disipó hasta tres herencias, que incluían grandes parcelas del centro de Madrid, del canal del Este y de Isabel II, de la actual M-30 o de la que sería luego ciudad deportiva del Real Madrid, además de los palacios de Villapadierna y de Linares, dos de las edificaciones de arquitectura más emblemática del nuevo Madrid del último tercio del siglo XIX.

1 (sigue) .../..