Recordando al padre Zezinho

Sacerdote cantautor brasileño
 Joanna e Pe. Zezinho "Foi em nome de Jesus"
Teología de la liberación


https://www.youtube.com/channel/UCbM49cpPBfcPl2QmZKaUljg


 



El Padre Nuestro (oración)

Hablando con el Padre Dios, como nos lo enseña su Hijo. Es una plegaria que encierra un saludo y siete peticiones.


Llevad la Buena Noticia

a todo ser que respira,

y decidles que la paz

está dentro de sus vidas.

 

Y que ellos, paz serán,

si desparraman amor

en cuántos hombres encuentren

por esos caminos de Dios.

 


Jóvenes para Cristo

Es la transformación profunda de corazón y de mente de manera positiva, para un despertar de la intuición compartida y conocimiento directo de lo más elevado del amor de Dios.  Sigue a la "zona de cambios".

Aleteia

Concepto filosófico que se refiere a la sinceridad de los hechos y la realidad, donde nada debe ser o estar oculto. "La verdad los hará libres" (Juan 8,32).
2016 año de la Misericordia           Vídeo del Papa









http://www.youtube.com/embed/_WIg3WOjE_k?rel=0&autoplay=1
Eucaristía
Teología





Especial

El Reino de Dios

en la predicación de Juan.


El tema central en la predicación de Juan el Bautista fue la «Buena Noticia del Reino de los Cielos» o «Reino de Dios». Dicho de otra manera, Juan predicaba el "Evangelio del Reino de Dios" como preparación al pueblo para que recibiera con fe, en su momento, esta Buena Noticia de boca del mismo Jesús.  Por eso, Juan el Bautista, decía a la gente cuando aplicaba el bautismo de conversión allá en el río Jordán: «Conviértanse, porque el Reino de los Cielos está cerca» (Mateo 3,2). Luego agregaba: «Yo los bautizo con agua, pero viene uno que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de desatar la correa de sus sandalias; Él los bautizará con Espíritu Santo y fuego» (Lucas 3,16).  Juan fue apresado encarcelado por orden de Herodes a causa de la presión de su mujer Herodías, quien luego asesoró a su hija para que pidiera a Herodes (su padrasto) la cabeza del santo Juan. Por juramento hecho antes, Herodes se vio obligado a ordenar la decapitación de Juan.













  El Reino de Dios

en la predicación de Jesús.


«Después que Juan fue arrestado, Jesús se dirigió a Galilea. Allí proclamaba la Buena Noticia de Dios diciendo: "El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia"». (Marcos 1,14s)los ciegos ven y los paralíticos caminan; los leprosos son purificados y los sordos oyen; los muertos resucitan y la Buena Noticia es anunciada a los pobres» (Mateo 11,5).  «Jesús recorría toda Galilea, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias de la gente» (Mateo 4,23) [Mateo 9,35] [Lucas 8,1].


Cierto día, después de una agitada jornada, Jesús duerme tranquilamente, pero «cuando amaneció, Jesús salió y se fue a un lugar desierto. La multitud comenzó a buscarlo y, cuando lo encontraron, querían retenerlo para que no se alejara de ellos. Pero Él les dijo: "También a las otras ciudades debo anunciar la Buena Noticia del Reino de Dios, porque para eso he sido enviado» (Lucas 4,42s)..


Los apóstoles

enviados por Jesús a predicar la Buena Noticia el Reino de Dios.


Apóstol significa "enviado" [del griego ἀπόστολος (apóstolos)]. Luego entonces, los doce apóstoles son doce discípulos escogidos por Jesús y enviados a predicar de tiempo completo la Buena Noticia del Reino de los Cielos ó Reino de Dios, dependiendo de la región a donde debían ir; seguramente que para los de habla hebrea debía ser una alegoría a las doce tribus de Israel.

El evangelista san Lucas nos cuenta que «Jesús convocó a los doce y les dio poder y autoridad para expulsar toda clase de demonios y para curar las enfermedades. Y los envió a proclamar el Reino de Dios y a sanar a los enfermos, diciéndoles: "No lleven nada para el camino, ni bastón, ni alforja, ni pan, ni dinero, ni tampoco dos túnicas cada uno. Permanezcan en la casa donde se alojen, hasta el momento de partir. Si no los reciben, al salir de esa ciudad sacudan hasta el polvo de sus pies, en testimonio contra ellos. Fueron entonces de pueblo en pueblo, anunciando la Buena Noticia y curando enfermos en todas partes» (Lucas 9,1-6)


Santa Clara de Asís






Predicación apostólica
de la Buena Noticia.

«Los Apóstoles regresaron entonces del monte de los Olivos a Jerusalén: la distancia entre ambos sitios es la que está permitida recorrer en día sábado. Cuando llegaron a la ciudad, subieron a la sala donde solían reunirse. Eran Pedro, Juan, Santiago, Andrés, Felipe y Tomás, Bartolomé, Mateo, Santiago, hijo de Alfeo, Simón el Zelote y Judas, hijo de Santiago. Todos ellos, íntimamente unidos, se dedicaban a la oración, en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos» (Hechos 1:12-14).


  • Se cumple la promesa de Jesús.

«Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De pronto, vino del cielo un ruido, semejante a una fuerte ráfaga de viento, que resonó en toda la casa donde se encontraban. Entonces vieron aparecer unas lenguas como de fuego, que descendieron por separado sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en distintas lenguas, según el Espíritu les permitía expresarse.» (Hechos 2:1-4).

 

Los primeros cristianos, es decir, en la Iglesia primitiva, «Todos se reunían asiduamente para escuchar la enseñanza de los Apóstoles y participar en la vida común, en la fracción del pan y en las oraciones (Hechos 2:42).  La fracción del pan es el acto sacramental de la «Acción de Gracias» -en griego ευχαριστία (Eucaristía)-.  El apóstol Pablo enseña a la comunidad cristiana de Corinto  sobre lo que es la Eucaristía:  «Lo que yo recibí del Señor, y a mi vez les he transmitido, es lo siguiente: El Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó el pan, "dio gracias", lo partió y dijo: «Esto es mi Cuerpo, que se entrega por ustedes. Hagan esto en memoria mía.»  (! Corintios 11:23-24).


  • Surgen dificultades de recusación.

«Pero no todos aceptan la Buena Noticia. Así lo dice Isaías: Señor, ¿quién creyó en nuestra predicación?» (Romanos 10:16).


  • Oración del apóstol san Pablo por los que escuchan la Buena Noticia.

«¡Gloria a Dios, que tiene el poder de afianzarlos, según la Buena Noticia que yo anuncio, proclamando a Jesucristo, y revelando un misterio que fue guardado en secreto desde la eternidad y que ahora se ha manifestado! Este es el misterio que, por medio de los escritos proféticos y según el designio del Dios eterno, fue dado a conocer a todas las naciones para levarlas a la obediencia de la fe. ¡A Dios, el único sabio, por Jesucristo, sea la gloria eternamente! Amén» (Romanos 16:25-27)

 

  • Predicación incansable.

 «Y todos los días, tanto en el Templo como en las casas, no cesaban de enseñar y de anunciar la Buena Noticia de Cristo Jesús» (Hechos 5:42 ).

 

  • La Buena Noticia es anunciada en la región de Samaría.

 «Y los Apóstoles, después de haber dado testimonio y predicado la Palabra del Señor, mientras regresaban a Jerusalén, anunciaron la Buena Noticia a numerosas aldeas samaritanas» (Hechos 8:25 ).

 

  • En Antioquía la gente ayuda a los apóstoles a predicar la Buena Noticia.

 «Sin embargo, había entre ellos algunos hombres originarios de Chipre y de Cirene que, al llegar a Antioquía, también anunciaron a los paganos la Buena Noticia del Señor Jesús» (Hechos 11:20 ).

 

  • Con la señal de la santa Cruz se predica la Buena Noticia.

 «Porque Cristo no me envió a bautizar, sino a anunciar la Buena Noticia, y esto sin recurrir a la elocuencia humana, para que la cruz de Cristo no pierda su eficacia» (1 Corintios 1:17).

 

  • El apóstol Pablo, padre de la predicación de la Buena Noticia.

«Porque, aunque tengan diez mil preceptores en Cristo, no tienen muchos padres: soy yo el que los ha engendrado en Cristo Jesús, mediante la predicación de la Buena Noticia» (1 Corintios 4:15).


  • La predicación de la Buena Noticia no es para vanagloriarse.

 «Si anuncio el Evangelio, no lo hago para gloriarme: al contrario, es para mí una necesidad imperiosa. ¡Ay de mí si no predicara el Evangelio! Si yo realizara esta tarea por iniciativa propia, merecería ser recompensado, pero si lo hago por necesidad, quiere decir que se me ha confiado una misión. ¿Cuál es entonces mi recompensa? Predicar gratuitamente la Buena Noticia, renunciando al derecho que esa Buena Noticia me confiere» (1 Corintios 9:16-18).

  • Es necesario recordar constantemente el mensaje de la Buena Noticia.

«Hermanos, les recuerdo la Buena Noticia que yo les he predicado, que ustedes han recibido y a la cual permanecen fieles. Por ella son salvados, si la conservan tal como yo se la anuncié; de lo contrario, habrán creído en vano» (1 Corintios 15:1).

 

  • El Espíritu santo es quien nos inspira para la predicación de la Buena Noticia.

«Y ahora ustedes han recibido el anuncio de ese mensaje por obra de quienes, bajo la acción del Espíritu Santo enviado desde el cielo, les transmitieron la Buena Noticia que los ángeles ansían contemplar» (1 Pedro 1:12).

 

  • Los que se rehusan a creer en la Buena Noticia también tendrán su juicio.

«Porque ha llegado el tiempo en que comenzará el juicio, empezando por la casa de Dios. Ahora bien, si el juicio comienza por nosotros, ¿cuál será la suerte de los que se niegan a creer en la Buena Noticia de Dios?» (1 Pedro 4:17).


  • Se debe predicar la Buena Noticia con toda fidelidad y sin engaño.

«Nuestra predicación no se inspira en el error, ni en la impureza, ni en el engaño. Al contrario, Dios nos encontró dignos de confiarnos la Buena Noticia, y nosotros la predicamos, procurando agradar no a los hombres, sino a Dios, que examina nuestros corazones» (1 Tesalonicenses 2:3-4).


  • La escucha de la Buena Noticia nos llevará a una fe sólidamente fundamentada.

«Para esto es necesario que ustedes permanezcan firmes y bien fundados en la fe, sin apartarse de la esperanza transmitida por la Buena Noticia que han oído y que fue predicada a todas las criaturas que están bajo el cielo...» (Colosenses 1:23).


  • La Buena Noticia es certeza de que Cristo resucitó y está vivo.

«Acuérdate de Jesucristo, que resucitó de entre los muertos y es descendiente de David. Esta es la Buena Noticia que yo predico, por la cual sufro y estoy encadenado como un malhechor. Pero la palabra de Dios no está encadenada» (1 Timoteo 2:8-9 ).


  • Es necesario prepararnos muy bien para la predicación de la Buena Noticia.

«Por lo tanto, tomen la armadura de Dios, para que puedan resistir en el día malo y mantenerse firmes después de haber superado todos los obstáculos. Permanezcan de pie, ceñidos con el cinturón de la verdad y vistiendo la justicia como coraza. Calcen sus pies con el celo para propagar la Buena Noticia de la paz. Tengan siempre en la mano el escudo de la fe, con el que podrán apagar todas las flechas encendidas del Maligno. Tomen el casco de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios» (Efesios 6:13-17 ). Revístanse con la armadura de Dios, para que puedan resistir las insidias del demonio. Porque nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio.

Por lo tanto, tomen la armadura de Dios, para que puedan resistir en el día malo y mantenerse firmes después de haber superado todos los obstáculos. Permanezcan de pie, ceñidos con el cinturón de la verdad y vistiendo la justicia como coraza. Calcen sus pies con el celo para propagar la Buena Noticia de la paz. Tengan siempre en la mano el escudo de la fe, con el que podrán apagar todas las flechas encendidas del Maligno. Tomen el casco de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios.» (Efesios 6:11-17).


  • la Buena Noticia es anuncio de gran alegría del Reino de los Cielos y la celebran los santos junto a los ángeles en el Paraíso (Tercer Cielo).

«Quiero que sepan, hermanos, que la Buena Noticia que les prediqué no es cosa de los hombres, porque yo no la recibí ni aprendí de ningún hombre, sino por revelación de Jesucristo» (Gálatas 1:11-12 ).


«Luego vi a otro Ángel que volaba en lo más alto del cielo, llevando una Buena Noticia, la eterna, la que él debía anunciar a los habitantes de la tierra, a toda nación, familia, lengua y pueblo» (Apocalipsis 14:6).





Jornada Mundial de la Juventud
España 16-21 de agosto de 2011
Para esto es necesario que ustedes permanezcan firmes y bien fundados en la fe, sin apartarse de la esperanza transmitida por la Buena Noticia que han 
oído... (Colosenses 1:23)
 


Jornada Mundial
 de la Juventud
Río de Janeiro 23-28 de julio de 2013
Vayan pues y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he mandado. Por mi parte yo estaré con ustedes hasta el fin del mundo.  (Mateo 28:19-20)
Vídeo










Clic aquí para leer los textos de la Santa Misa del día de hoy..

Calendario Litúrgico

..................................................................................................................................................................................................................................................

 
|
Emisoras de Radio
Televisión Católica
 Cine Cristiano Católico
http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/index_sp.html

Catecismo de la Iglesia

Manual de Convivencia para los auténticos cristianos, el cual expone la fe de la Iglesia y de la doctrina católica, atestiguada o iluminada por la Sagrada Escritura, la tradición apostólica y el magisterio eclesiástico.


https://www.youtube.com/channel/UCbM49cpPBfcPl2QmZKaUljg

http://www.gratisnovelas.cc/los-milagros-de-jesus/
Los Mandamientos
http://www.gratisnovelas.cc/la-biblia/#iformacion_full
La hora de la Misericordia
Shhh...Escucha -niños-
Llevad la Buena Noticia
Una Buena Noticia
La Buena Nueva de Jesús
El Credo del Evangelio
Conversos
Oración de la mañana

Comienza bien el día, rezando el Salmo 5 y demás invocaciones personales en alabanza, ofrenda y petición a Dios creador y dador de la vida.

Talleres de oración y vida

Enseñanza con "Palabras que edifican", presentadas en vídeo de una valiosa colección del carismático sacerdote español Ignacio Larrañaga.

Devociones católicas

Una recopilación de devociones populares, oraciones, novenas...; manifesta-ción espiritual y fundamento de fe; expresión cultural del pueblo cristiano.

LECTIO DIVINA

Método católico para orar con la Palabra de Dios que está estructurado en lectura, meditación, oración y contemplación.


Conoce a María

Mi Signo
Representación visual de mi convicción de fe.

Embed gadget



mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm
Jesús, el Ungido
Evangelio
http://sites.google.com/site/bibliajmc
Los Diez Mandamientos
Los Sacramentos
Testigos del poder de Dios
Devociones católicas



http://www.apostolesdelapalabra.org/apologetica/3.html
Ay de aquellos
La Supersticióncon la Superstición

Subpáginas (42): Ver todo
Comments