Vive la vida muerto de la risa


Ruidos guturales, cambios en la respiración, boca abierta y muecas faciales, enrojecimiento de la piel, aumento de la frecuencia cardiaca, producción de lágrimas en los ojos, extrañas agitaciones corporales... ¡alguien se está riendo!
 
Reconocemos la risa como una expresión de alegría y además es muy contagiosa. Cualquier persona sana o enferma que viva en un ambiente positivo tiene mejor calidad de vida. La risa disminuye el estrés, mejora la presión arterial, reduce la agresividad y fortalece el sistema inmunológico. Reír es un acto social que nos une y es también la primera forma de comunicación entre un bebe y sus padres, el bebe se ríe por primera vez entre los 2 y 4 meses. La risa en el niño desencadena un mecanismo afectivo en los padres y en las personas que lo rodean. En los niños la risa es espontánea, es fácil hacerlos reír con pequeñas cosas. Reír es una capacidad instintiva que no requiere aprendizaje.

La risa y el humor son tan antiguos como los seres humanos, pero pocas cosas han provocado tantas discrepancias. Sabemos que la risa beneficia nuestra salud, que es más fácil reír en grupo que en solitario, y que ayuda a superar los obstáculos que nos depara la vida.

Sin embardo algo tan innato y tan cotidiano para cualquiera como es la risa, es un misterio para la ciencia. Desde hace 2 décadas los neurocientíficos estudian por qué se produce, han visto mediante técnicas de neuroimagen que el sistema límbico del cerebro tiene mucho que ver. La risa es una expresión complicada de analizar porque causa un estado convulsivo en el que movilizamos hasta 400 músculos, normalmente la técnica utilizada para el estudio de la actividad cerebral es la resonancia magnética, sin embargo la enorme cantidad de movimientos músculos involucrados hace imposible el estudio, y esto crea una laguna muy importante en el conocimiento de esta emoción. En términos generales la emoción es un conjunto de procesos más desconocido que la cognición y dentro de la emoción la risa se ha estudiado muy poco.

Sin embargo se conocen los efectos catárticos de la risa, al reír aumentamos el ritmo cardiaco y relajamos nuestros músculos liberando tensión, también generamos endorfinas, que son péptidos opioides endógenos liberados como hormonas que nos hacen sentir eufóricos y funcionan como un analgésico natural contra el dolor. El nombre de péptidos opioides deriva del hecho de que producen los mismos efectos que los analgésicos opiáceos derivados del opio.

La risa es un buen antídoto contra el estrés, como ya es conocido el estrés disminuye las defensas y nos hace vulnerables a la enfermedad.

Recientemente la psicología está introduciendo en sus terapias el sentido del humor, los psicólogos solían tratar a sus pacientes centrándose en la psicopatología, la deficiencia y la incompetencia, en la actualidad cada vez más se practica la psicología positiva. Significa aprovechar el talento y las capacidades del paciente para poder afrontar el problema. La risa se opone al miedo, aporta seguridad, mayor motivación y autoconfianza.

Una persona que ríe tiene más autoestima y sabe tomar mejores decisiones, la risa también es creativa, en un ambiente divertido y distendido las personas se sienten más motivadas, el buen humor es un aliado del rendimiento y la productividad. Muchas veces solemos pensar que el mundo laboral tiene que ser muy solemne, muy formal e incluso sufrido, ésto es un error, porque si estamos haciendo que el trabajador esté siempre estresado llenamos nuestras oficinas de ejecutivos agresivos, todo ésto traerá como consecuencia que no trabajemos al máximo de nuestras posibilidades.

De una forma primitiva, emociones negativas como el estrés y la tensión sitúan al hombre en estado de alerta y lo preparan para la lucha y la huida, se apagan ciertos sistemas del cuerpo y muchas funciones superiores de la mente, con lo cual cuando estamos estresados no estamos preparados para el trabajo, solemos tener problemas digestivos cuando tenemos estrés y nos dan deseos de salir corriendo, es toda una locura.

A lo largo de la historia los momentos de paz nos han permitido avanzar justamente por esta ausencia de peligro, de estrés, el motivo evolutivo de tener emociones positivas es que nos lanza el mensaje de decirnos: estamos en un momento de tranquilidad o seguridad y éste es el momento de construir, de crear, de pensar, de innovar y de relacionarnos con los demás.

En definitiva se podría decir que sobrevivimos como individuos y como sociedad gracias al humor y las carcajadas.

TEMA RELACIONADO:
El optimismo nos alarga la vida