Antecedentes

Para abordar la literatura prehispánica es necesario ubicarnos en la época anterior a la llegada de los conquistadores españoles al continente americano. Aproximadamente, tres milenios antes de Cristo se empezaron a desarrollar en América algunas civilizaciones indígenas, algunas de las cuales, como las de los Mayas y Aztecas, llegaron a convertirse en verdaderos imperios. Estas civilizaciones estaban localizadas en la amplia región conocidad como Mesoamérica; cada una con características propias y, a su vez, con elementos comunes como: el cultivo del maíz, cacao, magüey y chía; la edificación de lass pirámides escalonadas; la existencia de mercados; la realización de sacrificios; la escritura jeroglífica y el conocimiento del calendario, además de la pesca y la caza.
 
 
 
 Algunos de estos pueblos lograron desarrollar grandiosos monumentos arqueológicos y conocimientos admirables sobre las matemáticas, astrología, medicina y botánica. Sobre esta última, el conocimiento que tenían acerca de los elementos o sustancias curativas que poseen las plantas, sigue siendo empleado en la actualidad. Las civilizaciones prehispánicas también elaboraban bordados, telas y ornamentos para su vestimenta y cuerpo.
 
 
Estas grandiosas culturas tuvieron, también, un modo particular de expresar y registrar sus pensamientos, sentimientos y hechos históricos o sobrenaturales: el uso de la pintura; es decir, caracteres ideográficos o registros prictográficos, grabados sobre un material obtenido de la cortez de los árboles o en estelas. Lamentablemente mucho de la basta producción literaria de los pueblos mesoamericanos fue destruida por órdenes de los primeros religiosos españoles llegados al continente americano.
 
Gracias a los frailes y misioneros que llegaron poco después del arribo de los primeros colonizadores, pudieron rescatarse importantes, aunque escasos y/o incompletos escritos de nuestros antepasados indígenas. Del mismo modo, la labor de estudiosos contemporáneos, como Ángel María Garibay y Quintana y Miguel León Portilla, ha contribuido mucho para dar a conocer las manifestaciones artísticas de los pueblos prehispánicos.
 
Algunas de las dificultades que se presentan para ubicar el origen de las obras literarias son la transmisión oral y la destrucción de gran cantidad de códices; pero podemos partir del referente hiistórico sobre las fechas de nacimiento y desarrollo de las culturas precolombinas, gracias a las traducciones hechas después de la llegada de los españoles, donde, según estos datos, pueden ubicarse, aproximadamente de 2000 y hasta 3000 años antes de Cristo. Cabe mencionar, que mientras la literatura griega clásica y medieval se desarrollaba, la literatura prehispánica también producía obras en sus diferentes géneros.
 
Las obras más representativas de la literatura prehispánica que se conservan son:
 
 
 
 
 
Comments