Propiedades del Rábano o rabanito

Existen varias clases de rábanos. Aunque son distintos en cuanto a la forma, el tamaño y el color, son todos ellos ricos en vitaminas. El rábano silvestre, jaramago oficial, mostaza de los frailes (cochlearia armonacia), que crece con preferencia en las playas del mar, tiene empleo medicinal. La ünica parte de la planta que se usa es la raíz; ésta cuando está fresca, si se aplica sobre la piel es rubefaciente.
Al interior se utiliza el 1% (  con preferencia el jarabe) como diurético, sudorífico, estomal y estimulante enérgico con la gota, la anemia y la escrófula; pero la virtud principal de esta raíz es ser el antiescorbústico más poderoso que se conoce.

La variedad cultivada  es digestivo y también antiescorbústico. Es apreciable alimento basificante que estimula el apetito y la digestión. Sus hojitas verdes, que deben aprovecharse siempre, contienen hierro.

Los rábanos son de gran valor medicinal en las afecciones de la boca, El caldo de su cocción (incluyendo las hojas) es sumamente medicinal para toda clase de fiebre y para las infecciones de tipo intestinal. En los trastornos gástricos, el caldo de rabanitos, con las hojas, obra como normalizador. Este caldo tiene gran poder tonificante y aperitivo suministrado a los niños inapetentes.

Se puede usar también su jugo, que se prepara de la siguiente manera: lavados los rábanos se rallan y se exprimen. Al jugo obtenido se le añade zumo de tomate, un poco de aceite y, si se desea, un poco de miel. Se toma cerca de medio vaso antes de la comidas. Es notable su poder depurativo, de ahí su utilidad en las enfermedades de la piel debida a impurezas y en el artritismo. También es un excelente alimento para los anémicos, convalecientes y niños débiles.

El poder curativo del rábano es apreciado principalmente por su excelente efecto como medio disolvente.

El jugo de rábanos combate las sustancias venenosas, limpia los órganos de sustancias extrañas y pone en orden todo el organismo. Obra tan eficazmente que combate con éxito la tan temida tos convulsiva debido a su alto contenido de bases. Contra la ronquera, el catarro bronquial, las mucosidades de los pulmones, etc.. No fallará su efecto disolvente y curativo. Como el jugo de rábano es muy diurético, no es extraño que sea también un gran enemigo de la hidropesía, la que cura con éxito.

TEMA RELACIONADO



Subpáginas (1): CURA DE RÁBANOS
Comments