Colegios‎ > ‎

Alella - Colegio Escolapios

   El señor Antoni Borrell y Folch (1832-1910) según testamento del 7 de abril de 1909 legó todos sus bienes a los albaceas para que se destinaran a la educación de chicos. El 15 de julio de 1916 los albaceas y el padre provincial de la Escuela Pía Lluís Fàbregas firmaron el contrato por el que se creaba el Instituto Borrell de la Escuela Pia de Alella bajo la protección de la Virgen de la Merced por llevar a cabo la voluntad del fundador. 
El 27 de julio de 1916 se constituyó la primera comunidad de escolapios. El rector fue el padre José Ricart. Los juniors que estudiaban los últimos cursos de teología en Moià se trasladaron para continuarlos bajo la maestría del padre Agustín Cuadras. En septiembre siguiente se abrieron las clases a los chicos del pueblo. 
El 23 de septiembre de 1925 el padre rector Joaquín Flaquer inaugura los dos pisos que se acababan de levantar sobre la casa antigua. En este curso (1925-1926) llegan los primeros internos. Se levantó ante la capilla un bloque para las aulas de los alumnos externos e internos, según planos del arquitecto Josep Goday y Casals (Mataró 1882 - Barcelona 1936). Tres años después los juniors se trasladan a la nueva casa juniorado de 'Albelda de Iregua y pasan a Alella los Calasanz (chicos de 12 a 14 años que se preparan para ir al noviciado) que hasta ese momento residían en la EUCAS. 

La ley republicana que prohibía la enseñanza a las órdenes religiosas, obliga a transformar la escuela en la Mutua Eduard Llanas, Delegación de Alella, y dependiente de la Escuela Pía de San Antonio de Barcelona. Se creó la Asociación de Antiguos Alumnos y allí se formaron los grupos Calasanz y el San Justo y Pastor dentro de la Federación de Jóvenes Cristianos de Cataluña.Era consiliario el padre Salvador Pascual. 

En julio de 1936 los religiosos se vieron obligados a abandonar la casa, la cual fue ocupada por las niñas de un asilo cercano a Madrid.  El padre Pío Sarri volvió a Alella el mes de febrero de 1939 y hasta el verano los religiosos convivieron con las niñas del asilo. Los veranos de 1940 y de 1941 grupos de alumnos de la Escuela Pía de San Antonio de Barcelona tienen colonias; el Gobierno civil lo prohibió.

Se abrieron las clases a los alumnos externos en septiembre de 1939. En 1941 vuelven los internos y los Calasanz. Para atender el número creciente, en 1957 se levantó un nuevo piso en la casa. Los Calasanz pasaron en 1968 en Olot.  Como recuerdo de la visita realizada, el Ayuntamiento dio el nombre de San José Calasanz en una avenida. 
El 9 de diciembre de 1951 fueron bendecidos los locales de la Unión Alellense de la que pasó a ser su propietario la Agrupación Católica de Antis Alumnos de las Escuelas Pías. 
 
El curso 1977-1978 fue el último que tuvo escuela. Las nuevas exigencias pedagógicas obligaron a su supresión. Después se dieron varios usos en la casa: ampliación de aulas de la escuela pública del pueblo, casa de convivencias y colonias, escuela agrícola dependiente de la sección de formación profesional de Santa Ana de Mataró, almacén de libros de las comunidades y colegios, un piso se habilitó para un grupo de minusválidos. 
En 1980 se inauguraron las pistas deportivas para los alumnos de los colegios de Barcelona que no tenían.

En septiembre de 2000 se cerró la comunidad y la Fundación Instituto Borrell vendió la finca. 
El Ayuntamiento de Alella concedió el año siguiente (febrero 2001) la medalla de plata de la población en la Escuela Pía en reconocimiento a los años que había trabajado para la educación de los chicos y jóvenes de la localidad.