Ramón Abalo: Indispensable

La etapa “testimonios del contexto” en el juicio a los genocidas en la Ciudad de Mendoza, adolecía de la falta del testimonio de una de las personas que mejor reconstruyó la aplicación del terrorismo de estado en la provincia. En la esperada declaración Ramón Abalo habló en forma precisa de sus investigaciones acerca de este plan sistemático que aún se ampara en lo más oscuro de la sociedad.

Tal cómo lo manifiesta en sus libros, “El terrorismo de Estado en Mendoza” y “Mendoza Montonera”,  Abalo explicó el funcionamiento del terrorismo de Estado que como se sabe empezó a aplicarse antes del 24 de marzo de 1976. En ese sentido recordó que la represión se expresaba a través del Comando Antisubversivo de Mendoza (CAM) y del Comando Pio XXII, ambos dirigidos, según sostuvo, por el comodoro Julio Cesar Santuccione, en ese momento, jefe de la Policía de Mendoza.
Los acontecimientos que se sucedieron a partir de interrupción del gobierno de Isabel Martínez Abalo los explicó como una  intervención del “poder real” (poder económico) que tuvo como brazo armado al ejército y como “sub poder” al poder político. Desde esta lógica explicó la participación civil, en la que destacó la colaboración de la justicia como un elemento represivo má

s.

De acuerdo a sus investigaciones la lista de jueces que estuvieron al frente de la Suprema Corte y que compartieron la ideología de la “seguridad nacional” es larga: Antonio del Peral, Rodolfo Galdos, Sergio Moretti, Francisco Madras, Oscar Palero, Benigno Martínez Vázquez, Oscar Hugo Funes, Roberto Uliarte entre otros. De es te último aclara que hoy mantiene fuertes vínculos con la familia Vila, que fue funcionario en el Correo Argentino durante los 90 y que aunque no pudo asumir como Juez de Menores como lo había solicitado Carlos Menem ahora es integrante de la Cámara Federal de Mendoza. Por su puesto señaló también al juez Guzzo, al camarista Romano y a Francisco Miret que en una entrevista personal le dio un explicación que Abalo califica como “cínica”: “en ese momento nosotros no sabíamos lo que pasaba”.
Ramón Abalo también habló acerca de los elementos del poder político que se mantuvieron cercanos al accionar de las fuerzas armadas, entre ellos Carlos Balter, Juan Carlos Aguinaga, Edgardo Bori y a “Chango Díaz, conocido catedrático de la Universidad de Congreso.
También develó los nombres de personas que cooperaron con la represión desde el periodismo. En este punto remarcó la expresa colaboración de los dueños de los periódicos, no obstante señaló a periodistas como Raúl Bragadín, Edgardo Palet, José Domínguez Palacini, Giusti, Cold.
Como cierre de su testimonio Abalo subrayó la tarea de los organismos de Derechos Humanos en la provincia y resaltó especialmente el trabajo Marta Agüero. “Es importante remarcar la fuerza, la decisión y el coraje de los organismos de Derechos Humanos de Mendoza al igual que destacar que siempre estuvimos juntos, lo cual ha dado como resultado esta coyuntura”
                                                                                                                     JUAN PABLO ROJAS
Comments