La carta.
 

 Estaba en la sala con Marcelo y Rodrigo, preparándome para ir a ver que estaban haciendo en esa enorme y misteriosa estación de tren. Yo estaba con mi mochila llena de petardos, 3 resorteras, 2 tarros de spray para hacer graffiti y enceguecer a los guardias de la estación.

 Me sentía ansioso de poder ir a infiltrarnos en aquella estación durante la noche.

 Llegamos a la estación y aturdimos a los guardias con spray en los ojos, les quitamos las armas y los amarramos. Entramos con mucho cuidado a la estación, subimos las interminables escaleras hasta llegar a arriba sentimos un gran ruido. Era el tren TGV que venia llegando a mucha velocidad. Se detuvo y abrió sus puertas. Antes de subir hice 2 graffiti en el tren.