1 INICIO DE LA PESCA DE ANCHOVETA EN EL NORTE DE CHILE

 Preparado por Jorge Muñoz Gajardo

 
      
 
 Los primeros pobladores del norte de Chile, después de consumir la pampa del Tamarugal como combustible para la explotación de la minería y hasta la década del sesenta, para los nortinos el mar no era otra cosa que un medio para transportar las riquezas extraídas de las minas del desierto.

Pocos eran los que siguiendo las aguas de los primitivos changos, se aventuraban en el mar a la caza de abundantes especies fáciles de capturar.

 

Estadísticas de  1932  revelan que entre  Arica  y  Antofagasta existían poco más de  150  botes y de ellos ni el diez por ciento contaba con motores.  La pesca estaba constituida principalmente por Albacora,  Corvina,  Atún,  Bonito,  Cojinova  y  Gabinza.

La carnada más usual era la  Anchova y las  Sardinas, las que eran capturadas mediante tiros de dinamita a vista y paciencia de la autoridad.

 

La absurda paradoja de un país con un litoral de una  extensión total de  4.200  kilómetros de costa dividido en dos sectores los primeros  2600  kilómetros de  Arica al canal de  Chacao y de el canal de  Chacao  al sur hasta la isla  Diego  Ramírez  corresponde a una inexplorada extensión pesquera de 1200 kilómetros donde el continente se encuentra desmembrado en islas producto de movimientos teutónicos, de los deshielos y de las corrientes marinas, donde el clima es inhóspito, por lo que no se conocen mayores antecedentes de especies de pesca industrial.

 

 

Chile es un país largo y angosto; por el Este se contempla el horizonte  de la cordillera de los Andes con una altura fluctuante entre  los 4000 metros y los 700 metros, para luego iniciar una depresión hacia el Oeste  de 80 kilómetros de  valle: aproximadamente,  para subir a una cordillera mas baja y corta llamada cordillera de la costa luego una pequeña  depresión  antes de  internarse en el Océano Pacifico y con el mismo perfil para continuar con la plataforma continental no muy profunda donde se ha  desarrollado esta joven industria pesquera de  43  años de edad al día de hoy año  2003.

  La parte mas ancha de nuestro país se encuentra en Antofagasta  con   120  kilómetros de ancho aproximadamente.

 

 

HISTORIA,

 

La primera  Compañía  Industrial en faenas balleneras  INDUS  se instala al  sur de  Iquique.-

 Luego un empresario americano inicia exploraciones para dimensionar una posible captura industrial de atún.  En el esfuerzo se compromete a una familia yugoslava avecindada en Iquique, los  Rendic  y juntos instalan una precaria planta conservera de bonito tipo atún y una línea reductora muy artesanal, para la elaboración de harina de pescado.

Puedo aportar por experiencia que  nuestro litoral solo ha permitido la llegada  de una  docena de atunes anuales  y muy ocasionalmente.

 

 A partir de la captura de anchovetas para carnadas, nace la  Pesquera  Iquique.

Este ejemplo es imitado por el  Estado, quien pone en marcha, en forma muy rudimentaria, la Pesquera  Cavancha.

 

.Perú, en tanto con un fuerte apoyo estatal comienza a desarrollar en gran escala su industria pesquera.

 El ejemplo no es seguido por las autoridades de nuestro país, quienes para solucionar los urgentes problemas y demandas que asfixian a la abandonada y distante ciudad de  Arica  se promulga  durante el gobierno de don  Jorge  Alesandri  el  DFL  208  de  1953  transformando esta ciudad en  Puerto  Libre.

Centenares de importadores de bagatelas, contrabandistas y señoras de bien de  Santiago inundan la ciudad de  Arica  las que viajan al norte para adquirir codiciadas prendas' de nylon y perfumes.

 

Dos empresarios, utilizando las franquicias tributarías ponen en marcha las instalaciones de 2 pesqueras.  El primero,  Salvador  Pubill, un español radicado en  Chile, quien forma la  Pesquera INDO, sigla de  Industrias  de  Oriente.  Este curioso nombre correspondía a la flota de  Pubill que no estaba destinada al consumo humano ni a la elaboración de harina. ¡Solamente se les sacaban las escamas a los pescados para transformarlas en un material similar a la concha de perla! Producto sin duda, muy apetecido en la época.  El  segundo,  Ricardo  De  Varenne, un ingeniero constructor, quien funda, en  1955  EPERVA,  o  Empresa  Pesquera  Ricardo  De  Varenne.

 

Esta es la primera instalación moderna, dotada de cinco barcos de madera de  40  toneladas, construidos en  Noruega los que abastecían una planta harina  con una línea de producción de  10 toneladas hora.  Además, la flamante pesquera atrae a los primeros patrones chilenos y armadores peruanos, como el legendario  "Cholo"  Palza  o  Celestino Garrido con su envidiado barco de 60 ton. ,  La Chougaca.

Sin embargo,  las dificultades para echar a andar la sofisticada planta terminaron cuando una fuerte marejada;  se llevo completamente su muelle de descarga ubicado en  Caleta  Quiane,  dejando al industrial  De  Varenne  sin respaldo económico.

Así, en  1957   EPERVA es adquirida por  Anacleto  Angelini  ubicando a su hermano  Gino  como   jefe de flota.

En marzo de  1960 Iquique  hace crisis, voces de líderes exaltados  piden la anexión de la ciudad de  Arica  e  Iquique al  Perú.  Como consecuencia de esta difícil situación económica, el Presidente  Alessandri firma el  31  de marzo el  DFL  NO  266, mediante el cual se encarga a la Corporación de  Fomento  de la  Producción  la creación de un  Plan  de  Desarrollo  Pesquero en el ámbito nacional, el que es complementado por la  Ley  NO  12.937, que establece franquicias especiales para las ciudades de  Arica  e  Iquique.  De esta forma se crea el  Barrio  Industrial  El Colorado e implementa una línea de créditos que cubre hasta el  95%  del capital que se requiera para iniciar faenas pesqueras.

 Desde entonces sobreviene una verdadera explosión empresarial, donde industriales chilenos y extranjeros luchan por lograr un lugar frente a las costas nortinas.

Era el nacimiento de  Iquique  como: "  La Capital  de la pesca en el norte".

 

En poco más de cinco años se instalan  32  plantas, las que son abastecidas por casi  300  barcos.  Allí estaban noruegos y españoles en  Pisagua, americanos en  Patillo, canadienses en Iquique.  Políticos  chilenos como  Edmundo  Pérez sukovic, en lo que hoy es Guanaye,  Salvador  Allende en  Pesquera  Cachagua.  Industriales como los  Dellamagiora,  constructores como Longhi en  Pesquera  Horizonte, dueños de diarios, como  Agustín  Edwards, familias iquiqueñas como los  Deluchi  o los  Bunster , la  CORFO  a través de  Pesquera  Tarapacá y hasta la propia PFEIZER  Internacional.

 

Un grupo de capitalistas  heterogéneo y boyante, atraídos por la  California de la anchova,  sólo tenían en común su absoluta ignorancia de lo que era una industria pesquera.

 

Con las equivocaciones que se cometieron se podría escribir un libro. Las más dignas de destacar: PFEIZER trajo para su modernísima planta de energía eléctrica todos los motores de  110  volt.   Desconocer la idiosincrasia del nativo chileno también le ocasionó graves problemas al entonces "rey de la harina de pescado en el mundo",

El norteamericano  Harvey  Smith, quien dotó a su  Pesquera Chilena  con motores a vapor que siempre estuvieron críticos de abastecimiento de combustible.

 En  Pisagua, los noruegos, trajeron el barco más grande de la época.  El  Senior,

 Pero  las redes no eran las más adecuadas, se además  de encontrarse con una ciudad en la cual ni siquiera podían encontrar un perno de repuesto. Todo su abastecimiento, por insignificante que fuera, debía hacerse por vía aérea, con el consiguiente costo.  Cabe destacar que estas instalaciones estaban a cargo de  Herman  Watzinger,

 

EL RECURSO HUMANO

La falta de tripulaciones( el recurso humano) calificadas en todos los niveles fue el problema más grave,; Sí se piensa que la flota llegó a los  300  barcos, y que cada uno de ellos era tripulado por un promedio de diez hombres, se necesitaba una fuerza de  3  mil hombres de mar, que definitivamente no existía. Así, era común ver representantes de los empresarios apostados en los muelles con abundantes fajos de billetes tratando de levantar tripulantes a la competencia. También era habitual ver a los propios empresarios recorriendo  los bares y otros lugares de Iquique a la caza de TRIPULANTES.  A pesar de todo este esfuerzo, eran muchos los barcos que se quedaban en puerto por no tener quien los moviera. Igual situación se veía en las plantas por falta de administradores, técnicos y trabajadores especializados.  La falta de experiencia de las tripulaciones en las maniobras de navegación de las naves Y en las artes de pesca, producían DIARIAMENTE serios  accidentes.

 

Con todo, lo expresado anteriormente se pescaba y procesaba abundante anchova,”. Los empresarios seguían acudiendo al llamado de la fortuna. A fines de los sesenta, aparecen en la rada de  Iquique  La Pinta,  La  Niña  y  La  Santa  María.  Tres magníficos pesqueros que constituían la avanzada del empresario americano  Peter  Smith, para promover la venta de barcos de los astilleros  MARCO  de  Seattle,  USA,  La febril actividad que se vive en  Iquique lo atrapa de inmediato. Personalmente promueve la creación de una gran empresa pesquera estatal, lo que logra a través de  CORFO  y  Pesquera  Tarapacá, para luego conseguir la concesión de un sector del molo de abrigo del puerto de  Iquique, donde instala los  Astilleros  MARCO CHILENA destinados a construir naves y dar servicio a la flota existente.  De esta forma comienza a proliferar en el litoral nortino la silueta inconfundible de los barcos  MARCO  de  100 toneladas, los primeros cascos de metal y que se habrían de constituir en la base del desarrollo pesquero.

 

La inmensa flota concentraba todo su esfuerzo en la captura de la anchova; pasto del mar; llamada así  por ser perseguido por todas las demás especies y ser un  pez de fácil captura, que levanta muy cerca de la costa por lo tanto no requiere mucha navegación.

pese a no existir un gran conocimiento del comportamiento del recurso,  sobre  su sistema de vida  y reproducción  y  además  de  la nula intervención del  estado sobre los  volumen de capturas, los empresarios se imponen una auto‑veda, paralizando sus actividades tres meses en el año, julio, agosto y septiembre. Un esfuerzo serio y responsable (según ellos), que sin embargo no serviría de nada por no tener ninguna base científica colapsando el año  1965.  Al desaparecer la pesca.

 En efecto, entre los meses de febrero y septiembre de ese año, simplemente los peces desaparecieron.  Produciendo el caos en estos aprendices pesqueros Los improvisados industriales pesqueros poco previsores comienzan a ver desvanecerse sus sueños de grandeza abandonando las embarcaciones en puerto con todo los aparejos de pesca.  Poco a poco los agricultores vuelven a sus fundos, los constructores a sus caminos, los políticos a los foros y los extranjeros a sus patrias.  En la debacle,  CORFO pierde  100  millones de dólares en la época y de las  32  relucientes plantas, solo dos empresas, las más profesionales, se salvan de la quiebra: EPERVA, la cual se encuentra totalmente en poder de  Anacleto  Angelini  e  INDO, donde también este empresario es dueño de un porcentaje.  Con las restantes, se inicia un penoso proceso de cierre.  Muchas son desmanteladas y sus maquinarias trasladadas a  Talcahuano, dando origen así a la actividad en el sur, en tanto que el  Estado  interviene, promoviendo grandes fusiones entre las que se encuentran en mejores condiciones.  Así surgen como cabezas de fusión Coloso,  Guanaye  e  Iquique.  MARCO  CHILENA con embarcaciones de terceros, inicia operaciones pesqueras.  Difícil situación, que pone una vez más a prueba el espíritu empresarial.

Así, lentamente la actividad comienza a resurgir. No obstante, las empresas se encuentran extraordinariamente endeudadas, arrastrando pesadas mochilas,  transformándolas en blancos muy vulnerables.

 

 

Sin embargo a comienzo de los setenta un cambio de gobierno se convierte en un nuevo enemigo: la fiebre estatizante de la unidad popular. En este conflicto de estatización el dueño de  EPERVA se resiste comprometiéndose ante los trabajadores con un documento firmado ante la inspección del trabajo expresando que la empresa  Eperva  pertenecía a todos los trabajadores sindicalizados motivo por el cual la empresa siguió en conflicto con la unidad popular hasta el pronunciamiento militar después del pronunciamiento militar el documento desapareció de la inspección del trabajo.

 Las capturas siguieron el mismo ciclo del gobierno. Buenas el  71, malas el  72  y pésimas el  73, siendo considerado este año como el peor de los últimos treinta.

 

Terminada la experiencia de la  Unidad  Popular, las aguas se aquietan iniciándose nuevamente la pesca en el norte. Las empresas vuelven a manos privadas, y comienza un período de crecimiento ordenado y altamente tecnologizado, iniciándose el comienzo de las prospecciones aéreas nocturnas, que traen como consecuencia las primeras capturas de jurel y sardina española, más allá de las hasta entonces inexploradas  40  millas.

De esta forma, en los últimos años, las pesqueras del norte son fuente de trabajo permanente para  18.000  personas, generando exportaciones del orden de los  300  millones de dólares, constituyendo un  38  por ciento del  PGB  de la  Región.

 

 

Así  mismo, es interesante destacar que mientras la pesca incluía la diversificación del recurso ninguna empresa se preocupo de hacerlo y cada día las plantas de harina de pescado se automatizaban mas y mas iniciando la elaboración con unos cuantos interruptores y con muy poco personal se activaba la planta y la pesca del día era elaborada y convertida en harina de pescado; ensacada lista para ser transportada en un par de horas.  

 

La industria de harina de pescado continuó siendo el sólido pilar en que se fundó el crecimiento de las ciudades del norte, las autoridades correspondientes pusieron en práctica muchos planes de desarrollo alternativos, puertos libres, zonas industriales,  etc. sin ningún éxito.

 

Hoy, las pesqueras y sus empresarios nuevamente enfrentan problemas. Esta vez el oleaje se genera a través de polémicas restricciones amparadas en alarmantes vaticinios sobre un supuesto agotamiento de las especies, que no tiene ningún fundamento.

 

"En todos los países pesqueros se ha hecho notar una inquietud a veces alarmante por las despoblaciones del mar, la que se estima como resultante de una pesca intensiva.

 Se ha dicho, que  la naturaleza, no es bastante poderosa para restablecer por sí sola los estragos que hace el hombre y en demostración de este acierto se han traído las pruebas consiguientes de todas partes del mundo. La producción pesquera del mar del norte decayó de tal manera durante algunos años, que no alcanzaba a ser ni la cuarta parte de su cantidad primitiva. ¿Podría ser esto la consecuencia de los métodos de pesca?  0 lo que es lo mismo, ¿el resultado de la persecución continua y hasta milenaria de parte de los pescadores?  ¿0 se debería a factores naturalmente independientes de la voluntad del hombre?

La verdad es que en la despoblación de los mares, a veces  transitoria, otras sólo aparente, interviene el pescador aplicando eficientes tecnologías, pero el no constituye por sí solo el factor de mayor importancia de dicho fenómeno.  Antes que él, está la misma naturaleza, la cual interviene en la disminución de ecosistemas  el  que por medio de factores meteorológicos, biológicos, térmicos, geológicos, corrientes, migraciones, cambios del fondo marino por levantamientos de las placas de la corteza terrestre y otros se cortan cadenas alimenticias

 Entre las causas principales que influyen en la despoblación de los mares conviene señalar, en primer lugar, el factor biológico representado por las aves ictiófagas, cuya voracidad produce más estragos que el factor hombre en la fauna marina. No menos perjudiciales son también los volcanes submarinos en actividad, los cuales con sus ondas sísmicas de calor y gases envenenados se propagan alrededor del centro de la erupción y  a través de las corrientes, produciendo la muerte de la flora y fauna microscópica y de algunas larvas y  peces.

 Como también activa una nueva generación espontánea de vida microscópica y otra fauna.

 

"Conociendo algunas de las causas que producen estos fenómenos y que han tenido tanta influencia en los estudios  de algunos biólogos y expertos y marinos de diferentes países, la mayoría de las teorías presentadas  fracasaron por ignorar uno o varios de los  conocimientos indicados anteriormente o el conjunto; por lo tanto nadie a  aportado ninguna medida de protección racional a la fauna marina, quedando latentes los conflictos originados entre productor y consumidor, provocando la escasez de la producción como consecuencia de  los palos de ciegos que la autoridades incompetentes pretenden salvar la humanidad desde un escritorio por no contar con los conocimientos en terreno de la vida de los   Océanos."

 

Si la definición de empresarios fuera la de aquel individuo que lo arriesga todo para lograr con su experiencia y perseverancia y la materialización de sus conocimientos, sin duda que aquellos que trabajan en el sector pesquero, son quienes mayor derecho tienen a usar ese apelativo. Un industrial de la pesca, que ha sobrevivido a todos los ciclos altos y bajos, incluyendo los gubernamentales y que han perdurado en el tiempo, " esa persona  sabe de embarcaciones, artes de pesca, conocimientos prácticos de aventuras de mar, corrientes, meteorología, instrumental electrónico de abordo y de navegabilidad don de mando responsabilidad además de gustarle el riesgo.

 La pesca tiene la incógnita del mañana, que la hace ser muy atractiva."Pero muy difícil.

 

Comments