FRANCISCO HERNANDEZ ORTIZ-PIZARRO

FUNDADOR DE CALBUCO                                 Tomado de CUADERNOS DE CAICAEN Nº 2

http://josedmansilla.googlepages.com/origendelaciudaddecalbuco

http://cuadernoscaicaen.blogspot.com

 

 

 

 

  Facsímil de la firma de Francisco Hernández

 

M

IENTRAS  RECOPILÁBAMOS ANTECEDENTES SOBRE EL ORIGEN de  la ciudad de Calbuco, fué una cuestión ineluctable encontrarse con quién fuera el virtual fundador de esta ciudad, el Maestre de Campo General don Francisco Hernández Ortiz-Pizarro[1]

       Motivados por conocer algo más de su vida y las acciones en las que tuvo participación, nos sumergimos en la lectura de textos y documentos. Así fue emergiendo la figura un ilustre soldado de vasta participación en ese período de formación del pueblo chileno, como  fue  el período de la Conquista.

       Pero es su intervención en uno de los momentos más dramáticos de la   Resistencia Indígena, como fue la insurrección iniciada en  1599 y la posterior destrucción de las ciudades del sur, donde -a pesar de algunas desventuras- el capitán brilla con luz propia. Hechos como la instalación de un fuerte en la destruída Valdivia, el éxodo de cientos de hombres, mujeres y niños -sitiados y hambrientos por años- desde Osorno hasta el Reloncaví y la posterior instalación de los fuertes de Carelmapu y Calbuco bajo su responsabilidad, están asociados firmemente a su personalidad.

         Al revisar los acontecimientos y considerando la situación de aislamiento en que se encontraba, los escasos recursos humanos y materiales que disponía, más se nos enaltece su figura en este periodo de la Historia de Chile que esta ligado a la etapa fundacional de nuestra ciudad de Calbuco.

 II

       Francisco Hernández Ortiz – Pizarro vino a Chile desde España. Nació en Villacastín, un pueblo aledaño a la ciudad de Segovia, que se ubica en una de las vertientes orientales de la sierra del Guadarrama.

Tenemos en nuestro poder la partida de bautismo de Francisco Hernández -la que fué obtenida gracias a los buenos oficios del señor cura párroco e historiador de Villacastín don Felix Martín Martín- en ella se lee que el fundador de Calbuco fue bautizado el 27 de julio de 1555[2]

Fueron sus padres Francisco Hernández Reciente e Inés Pizarro (Ortiz).  Según el Libro 1o de Bautismos foja 126v del Archivo Parroquial de Villacastín recibió su confirmación a los 9 años el 21 de febrero de 1565. En el mismo libro aparecen bautizados un Gabriel y un Antón (Andrés?) Hernández, parecen ser hermanos de Francisco[3]

       En aquellos días, la estrella del emperador Carlos V se está apagando. El monarca que ha consagrado su vida a la persecución del demonio por toda Europa ha entregado el trono de los Países Bajos en favor de su hijo Felipe II. En 1556 le hace entrega de la Corona de España, para terminar abdicando en su favor el año de 1558. El imperio pasa a manos de Felipe II. Villacastín –cuyo origen se remonta al siglo XII -situado en la ruta de trashumancia del ganado de la Mesta, es un gran centro comercial de la sierra castellana. La abundancia de sus pastos hace que poderosos ganaderos de la Mesta, como los Mexía y los Tovar, instalen puestos de esquileo durante las veranadas en el pueblo y sus términos[4] 

El padre de Francisco era batanero y gozaba de una posición holgada gracias al desengrase y enfurtido de los tejidos de lana. Aparece en los padrones de pechería pagando en 1568: 200 maravedíes‚ en 1573, 1574 y 1576: 100 maravedíes respectivamente‚ inscribiéndose como buen hijodalgo entre los 350 vecinos más pudientes en una población cercana a las 5000 almas[5]  

 

 Vista de Villacastín actual con la iglesia al fondo

Foto guiarte. Copyright

El sacerdote Martín ha encontrado una huella de su familia: se trata de una imagen de San Jerónimo Penitente de 35 centímetros de alto sobre una plataforma cuadrada. El filete de la plataforma tiene la siguiente inscripción: "El doctor don Tomas Pizarro, Oidor de la Real Audiencia de Guadalajara en Indias, originario de esta villa y nieto señor FRANCISCO HERNANDEZ ORTIZ PIZARRO, dio a nuestra Señora del Carrascal esta escultura"[6]

      En un curioso libro de poemas del siglo XVII titulado Cantos Panegíricos a los invictos héroes Maestres de Campo Generales, abuelos, bisabuelos y padre del  muy insigne doctor don Tomas Pizarro Cajal...‚ dedicados al nieto de Francisco Hernández Ortiz en 1668, encontramos el Canto Tercero cuyos versos dicen: 

 .......................................................  

 Nació en Villacastín, y a la primera

 Sensible luz de la razón se inflama, 

 Viendo que en la del Sol altiva espera

 Toma puerto el gigante Guadarrama,

 Del objeto inflamado considera    

 Que aun las piedras por grandes cobran fama

 Y arrebatado a Chile se encamina,   

Adonde reventó su ardiente mina.

  ....................................................”[7]

III

       Cuando en 1575 el capitán Juan de Losada Quiroga -bajo licencia de Su Majestad- arboló pendón en las ciudades castellanas de Ávila, Salamanca, Zamora, Valladolid y Segovia, Francisco junto a dos de sus hermanos fué de la partida. El viaje a Chile duró todo un año. Es digno de destacar en este mozo de veinte años su tenacidad y disciplina, ya que las penurias de tan azaroso viaje no cejaron su voluntad de venir a Chile. V.G: Camino a Sevilla huyeron los depositarios de los fondos de los futuros soldados‚ en el puerto San Lucar de Barrameda hubo que vencer las mil y una dificultades puestas por funcionarios venales para embarcarse hacia América.  Durante el viaje en Alta Mar muere el capitán Juan de Losada‚ luego en Las Canarias, islas del Caribe y Tierra Firme se produce una gran deserción de los futuros soldados. Son acosados por la peste, los navieros y y la burocracia funcionaria. Muere un hermano de Francisco[8] 

Llegado a Santiago de Chile se integró a “hacer la guerra a los naturales rebelados”. Se destacó en la toma del fuerte Gualqui. Invernó en Paicaví, en 1578, en un tiempo de tantas “aguas y tempestades y fríos” que “durante dos meses y medio no dejó un solo día de llover”. Su otro hermano, Andrés Ortiz murió circa de esta fecha[9] .

Nombrado Capitán por el mariscal Martín Ruiz de Gamboa en 1580 con el encargo de pacificar la zona chillaneja. Se encontró en el poblamiento de la ciudad de San Bartolomé de Chillan. Después permaneció dos años como corregidor de la Villarrica. Luego lo encontramos como “Corregidor de la ciudad de Osorno y sus términos”. [10]

       Mientras permanecía en el cargo, en 1583, “los naturales de los términos y provincias de Ancud se alzaron y rebelaron”, Hernández que estaba en Valdivia fue “con soldados e gente de guerra” a la provincia de Puraylla y los redujo y pacificó. Por lo tanto Hernández ya conocía estos territorios, donde le tocaría nuevamente actuar veinte años más tarde. Cuando Alonso de Sotomayor se hizo cargo de la gobernación de Chile, pobló dos fuertes en la ribera del Bío-Bío nombrando capitán de uno de ellos a Francisco‚ éste permaneció allí un año, saliendo continuamente a “correr la tierra” y hacer malocas. Enfermó en 1587, fué relevado del cargo y se vino a curar a Angol. En 1588 era Corregidor de La Imperial, en enero de 1589 lo hallamos de nuevo en Angol y en noviembre de 1601 está en Concepción -siendo uno de los capitanes más experimentados del reino- donde fué consultado su parecer sobre la guerra de Arauco ante el gobernador Alonso de Ribera.  Los pareceres de guerra, declaración hecha ante el gobernador, fueron elementos de juicio de los principales soldados del reino que  sirvieron al nuevo gobernador para

conocer la situación del reino y enfrentar la crisis producida por el gran levantamiento indígena [11].

 

IV 

      La situación al sur del Bío-Bío era alarmante: el indio había destruido Valdivia. Osorno y la Villarrica estaban sitiados. En Chiloé habían reaparecido los corsarios y no se tenían noticias del coronel Francisco del Campo, enviado a pacificar la región. En estas apremiantes condiciones Alonso de Ribera envió hacia el sur al capitán Francisco Hernández, con el encargo de que -eventualmente muerto Francisco del Campo- debía asumir como cabo y gobernador de las “ciudades de arriba”. Hernández zarpó con un contingente de soldados desde Concepción en el navío La Pintadilla en noviembre de 1601. Socorrió Osorno y luego fundó el fuerte de la Santísima Trinidad, un inútil esfuerzo por repoblar la destruida Valdivia. Alrededor de un año permaneció en diferentes correrías y escaramuzas para terminar quedando sitiado en una empalizada hecha con los restos de la ciudad de Osorno. Allí en consejo con sus lugartenientes resolvió despoblar la ciudad y marchar hacia con toda la gente a Chiloé.  

Luego de repuestas sus fuerzas en un precario fuerte construido en la llanura de Guanauca, Francisco Hernández instaló los fuertes de San Antonio de la Ribera de Carelmapu y el de San Miguel de Calbuco donde repartió los soldados. El Fuerte San Miguel dio origen a la ciudad de Calbuco. Desde Carelmapu Hernández escribió a Ribera “que se hallaba ya muy viexo y trabaxado y que estimaría le hiciese fabor de enviarle sucesor y dexarle ir a morir con descanso”. [12]

Fué acusado por el gobernador Ribera de la pérdida de la Villarrica, pero el asunto fué aclarado y no se procedió en su contra. Ascendido a maestre de Campo General del Real Ejercito de Chile. El gobernador Alonso García Ramón le premio con una encomienda de indios en Concepción y una merced de tierras en Conchalí –Canela La Baja- en el valle del Choapa, un feudo que Francisco no alcanzaría a conocer. De su vida civil, sabemos que contrajo matrimonio  -antes de 1601- con María Cortés Monroy, entonces una joven de 18 años, hija del capitán Pedro Cortés y Elena de Tovar. De esta unión nació Cristóbal, bautizado en 1601 y que firmaba como Cristóbal Hernández Pizarro. Cristóbal fue Corregidor de Quillota y ocupó cargos importantes en el Gobierno Civil en Santiago de Chile. Una hija suya, nieta de Francisco Hernández Ortiz Pizarro, murió en el terremoto del 13 de mayo de 1633.

Por un litigio que interpuso doña María Cortes Monroy en reclamo de la merced de tierras de Canela La Baja, sabemos que Francisco Hernández Ortiz-Pizarro estaba ya muerto en 1613[13] .

  

APENDICE DOCUMENTAL

 1.- Certificado de Bautismo de Francisco Hernández Ortiz-Pizarro.

 El infrascrito cura Párroco de Villacastín

Segovia) certifico que en libro 1º de

bautizmo, folio 48 vuelto, de este archivo

parroquial hay una partida que, copiada li-

teralmente, dice así:

“Franco Hernández

En veinte y siete de dcho mes i

Año (lulio de 1555) bautiçe a

Franco hijo de Franco Fernández i

de Inés Pizarro naturales deste

lugar fue su padrino Juº Gutierrez

clérigo y su madrina Elvira hija

de Bartolomé García. Bautiçole el

Sr Sebastián Montero clérigo”

Y para que conste lo firmo y sello en Villa-castín, a 24 de agosto de 1983

 

          [Fdo]    Felix Martín

 [Firma del cura y sello de la Parroquia San Sebastián]

 


[1] Este articulo -extractado de nuestra obra inédita  Francisco Hernández Ortiz Pizarro, Capitán de la Conquista, Fundador de Calbuco- fue publicado en la revista Cuadernos de Caicaen Historia y Folklore desde las Islas N° 2 pp.12-18 Calbuco 1992.

 [2]Hasta ahora se conocía que Francisco Hernández había nacido en 1551, noticia publicada por el insigne polígrafo don J. T. Medina en su Diccionario Biográfico Colonial Chileno. Considerando la costumbre de la época de bautizar a los infantes ha poco días de nacidos, estimamos que 1555 es el año de nacimiento de Francisco

 [3] Carta del Cura Párroco de Villacastín Señor Felix Martín Martín que obra en nuestro poder.

 [4] FELIX MARTÍN MARTÍN: Villacastín Ediciones del Monte de Piedad. Segovia 1981

 [5] Revista Estudios Segovianos  N° 70 tomo XXIV 1972 Segovia

 [6] FELIX MARTÍN MARTÍN: Epístola citada. Las mayúsculas son nuestras.

En una nevada mañana de febrero del 2004, gracias a la buena voluntad del vecino señor Honorato González, tuvimos la profunda alegría de conocer la iglesia de Villacastín y con  húmeda emoción conocer esta reliquia. Don Félix Martín –retirado ya-se encontraba en una residencia de Segovia.

 [7] Cantos Panegíricos a los invictos héroes Maestres de Campo Generales, abuelos, bisabuelos y padre del  muy insigne doctor don Tomas Pizarro Cajal..pp.27 Don José Toribio Medina al citar en su obra Biblioteca Hispano Chilena esta obra escribe que no le fue posible encontrarla físicamente. Enterado el segoviano señor Marqués de Lozoya quién poseía un ejemplar en su biblioteca hizo publicar una edición de 50 ejemplares como obsequio a nuestro ilustre polígrafo. Es la edición que hemos tenido en vista.

 [8] Documentos Inéditos para la Historia de Chile (CDIHCH) segunda serie, tomo II Santiago 1957 pp 205 y ss‚ pp. 234 y ss,  pp 243 y ss, pp 169 y ss, pp 178 y ss, pp 185 y ss.

 [9] -Memorial de los servicios que ha hecho en el reino de Chile el capitán Francisco Hernández Ortiz. Angol 13.01. 1589. EN: CDIHCH s.s. tomo VI Santiago 1960 pp. 308 y ss.

 [10] Luis Espejo: Nobiliario de la Capitanía General de Chile Santiago 1967 pp 464

 [11] MM. t. 102  doc. 1624

  [12] Diego de Rosales: Historia General de Chile Flandes Indiano 2a Edición Santiago

 [13] 14.-ANS: RA vol. 1016 pieza 2a fs 62v. y vol. 2600 fs 154 VIDE además: ANS: ES vol. 5 fs 298, vol. 141 fs 277, vol. 149 fs 316 y vol. 150 fs 165.

____________________________________

 AUTOR: JOSE D. MANSILLA ALMONACID