Mar Menor‎ > ‎

Cartagena y su Litoral

El litoral de Cartagena es muy variado y presenta, a lo largo de toda su extensión, diferentes paisajes: desde altos acantilados con calas recónditas hasta extensas bahías que harán las delicias de cualquier bañista; tanto aquéllos que buscan comodidad y todos los servicios, como los viajeros que prefieren disfrutar de un paisaje inalterado.

Si el visitante inicia su recorrido del litoral de Cartagena desde el Oeste, se encontrará con las poblaciones de Isla Plana y la Azohía que, con sus amplias playas de arena y vistas a la sierra que las circundan, son lugar tradicional de veraneo. La Azohía cuenta con una bella torre poligonal defensiva del s. XVI y es lugar famoso por la práctica de la pesca con almadraba, un ancestral arte ya conocido por los árabes. Después de la Punta de la Azohía, la costa se vuelve acantilada, con playas solitarias como Cala Cerrada y Cala Abierta, excelentes lugares de baño, accesibles por mar o descendiendo ramblas, ideales para los amantes del turismo activo y la tranquilidad. Tras bordear el Cabo Tiñoso, imponente atalaya de más de 300 m de altitud, se llega a un tramo de costa virgen, dominado por la Sierra de la Muela, un espacio que por sus altos valores naturales ha sido protegido. En esta zona se encuentra el pueblo marítimo de El Portús, que cuenta con un camping naturista.

Al este de Cartagena nos encontramos con paisajes variopintos, entre los que destacan el Parque Regional de Calblanque, una zona privilegiada del litoral murciano muy rico en especies de fauna y flora, con formaciones tan variadas como calas, extensas playas, dunas fósiles, salinas y cabezos montañosos, con varios itinerarios para recorrer el parque. Más adelante, hallamos las calas protegidas de Cala Flores y Cala Reona, muy próximas a Cabo de Palos. Esta zona, comprendiendo también las inmediaciones de Islas Hormigas e Isla Grosa, es especialmente interesante para el buceo por la fauna y flora que vive en los fondos rocosos. En la zona del Mar Menor, Playa Honda, Mar de Cristal, Islas Menores, son localidades con apego a la tradición estival y marinera y cuentan con ese turista fiel que, año tras año, repite estancia en un intento de búsqueda de un entorno plácido y tranquilo. Así sucede también en Los Nietos, un pequeño pueblo pesquero que experimenta en verano una plena ocupación. Más al norte, en Los Urrutias, se encuentra el Club de Regatas del Mar Menor. En la localidad de Los Belones, muy cerca de la Manga, existe un importante complejo para la práctica del golf con tres campos y 54 hoyos; además, dispone de pistas de tenis, campo de prácticas para iniciación al golf y gimnasio. Una oferta integral deportiva en un bello marco natural. En la misma zona, también existen doscentros hípicos, para quienes opten por un relajante paseo a caballo.

El litoral de Cartagena se completa con La Manga, una amplia franja de tierra, bordeada por dos mares, con extensas playas de fina arena y dotada de todas las infraestructuras turísticas necesarias para unas excelentes vacaciones.

Pero Cartagena añade a su oferta de la zona litoral la posibilidad de practicar el turismo rural en alguna de sus muchas pedanías interiores. Zonas tranquilas y próximas a espacios naturales de interés medioambiental donde poder practicar actividades en contacto con la naturaleza y con el valor añadido de su proximidad a la costa.

El pasado minero de La Unión ha configurado el paisaje de esta pequeña franja de litoral. Las variedades cromáticas de los minerales le confieren una exótica belleza que el visitante apreciará en el recorrido hacia las playas.