Jonatán David Torres, a quien familiares y amigos llamaban “Jona”, nació el 10 de agosto de 1994. Su padre (Esteban) y su madre (Esther) se habían trasladado a los Estados Unidos desde Uruguay , y se habían establecido por un tiempo en el estado de Ohio. El padre de Esteban era pastor nacional y el padre de Esther era misionero norteamericano, ambos sirviendo en la ciudad uruguaya de Pando, donde Esteban y Esther se habían conocido y casado.

Cuando Jona tenía dos años la familia se mudó de Ohio a la ciudad de Greenville, en Carolina del Sur, donde Jona creció (junto con su hermano menor, Marcos).    Cuando Jonatán tenía cinco años su papá comenzó a pastorear una pequeña congregación hispanoparlante que llegó a ser la Iglesia Bautista Calvario de Greer, en Carolina del Sur. Fue en este hogar y en esta iglesia donde Jona escuchó el evangelio y donde aprendió lo que es seguir a Jesucristo. Fue en ese entonces, a una edad muy temprana, que Jona creyó y puso su confianza en Jesús para la salvación de sus pecados.  

El evangelio —y el desarrollo de esa relación personal con Dios—no sólo le dió a Jona vida eterna, sino que también comenzó a moldear la manera en que él vivía y pensaba. Y Dios había propuesto que el poder transformador del evangelio llegara a ser aún más evidente cuando Jona tomó el cáncer como un regalo y prueba de la mano de Dios. Esta página, estos enlaces, y estos testimonios presenciales son un esfuerzo de compartir contigo la historia del triunfo de Jona—una victoria por la cual sabemos que él daría la gloria a Dios y a la gracia maravillosa que Dios tan libremente da a todo aquel que le sigue. 

La vida gozosa de Jona—especialmente ante esta experiencia con el cáncer —impactó a casi todos los que le conocían. Te invitamos a conocer a Jona, a escuchar su testimonio de la gracia de Dios, a leer lo que se testifica acerca de él, y más que nada a conocer a su Salvador, Jesucristo. 

Para aprender más acerca de la vida de Jona, puedes visitar: www.sonidosserranos.blogspot.com.