Delirios crónicos fantásticos,  delirios de imaginación y parafrenias.

Tema IX. PSICOPATOLOGÍA Y FENOMENOLOGÍA DE LOS DELIRIOS FANTÁSTICOS O PARAFRENIAS. 

 Psicopatología clásica para residentes MIR y PIR psiquiatría. 

Hospital Miguel Servet de Zaragoza.  

Ver TEMARIO 

volver a página principal

Queridos psicopatólogos, vamos a tratar los delirios de imaginación.

Ver Nosología de la imaginación, fabulación y fantasía delirante:

-El dominio patológico de la imaginación es muy vasto: va desde ciertas fantasías  morbosas, el onirismo, la fabulación, a los graves desórdenes constitucionales permanentes de la mitomanía, la pseudología fantástica y a los grandes delirios imaginativos.

-La imaginación aporta a menudo a otros estados patológicos complementos más o menos importantes, «compensaciones imaginativas» en la patología afectiva (La constitution paranoïaque (1924)  MONTASSUT Marcel)

-Igualmente, en un cerebro predispuesto, se verán surgir de una imaginación sin freno las  florescencias anárquicas y anacrónicas de la confabulación.

 

 

Delirios de imaginación. Elucubraciones fantásticas e imaginarias contenidas en ciertos delirios.

    -MOREL y FALRET padre describieron muy bien algunos de sus rasgos distintivos; en Alemania se dedicaron numerosos estudios a esta patología especial de la imaginación, y la pseudología fantástica (FOREL y DELBRUCK), como el delirio de confabulación de NEISSER.

    -En Francia, SÉRIEUX y CAPGRAS, en su estudio sobre las psicosis inter­pretativas, aislaron una variedad que denominaban delirio de fabulación. Pero fue E. Dupré, sobre todo, quien primero presentó, en 1905, “la mitomanía constitucional bajo sus diferentes aspectos. 

    -En  1910, E. Dupré,  con su discípulo LOGRE, expuso los delirios de imaginación, en los cuales distinguía formas agudas y crónicas, así como formas sintomáticas secunda­rias, estas últimas en respuesta a la fabulación.


La Mythomanie. Étude psychologique et médico-légale du mensonge et de la fabulation morbides. Paris, J. Gainche impr., 1905; 68 p.

 - Pathologie de l'imagination et de l'émotivité. Payot, 1925 


1) Formas agudas de los delirios de imaginación.

   -Delirios de imaginación transitorios, de comienzo súbito, rápida evolución y desen­lace favorable (delirio imaginativo de grandeza, de SEGLAS y LOGRE; delirio imaginativo por accesos, de Dupré, TERRIEN y LE SAVOUREUX).

    -En algunas ocasiones, ha habido una alteración psíquica aguda inicial, muy fugaz, con amnesia o sin ella, y una obnubilación confusional ligera (RÉGIS y HESNARD); después de esta disolución transitoria de la conciencia, el acceso delirante prosigue por su propia cuenta.

    -Estas novelas imaginativas son afines a ciertos estados de ensueño en los que se complacen los espíritus exaltados, de ima­ginación más o menos desordenada; se observan sobre todo en el momento de la pubertad y en el curso de la adolescencia; a veces se viven sólo en secreto, sin desahogarse más que en un diario íntimo o en algunas confi­dencias.

 

-Se ha señalado también su forma, a veces paroxística, que los hace presentarse cada día a ciertas horas (delirio imaginativo en eclipses, de DUPRÉ y MARMIER).

-También se ha reseñado, como accidentes prodrómicos de una esqui­zofrenia, algunos estados de ensueño paroxístico, entremezclados a veces con otras manifestaciones de tipo histérico (ataques convulsivos o cataleptoides).

-En todos estos estados agudos hay que subrayar un eretismo psíquico casi constante y más o menos pronunciado, que favorece la eflorescencia imagi­nativa; algunos han tenido incluso como soporte accesos periódicos de hipo­manía.

-Entre el delirio onírico y el de imaginación existen hechos de asociación y de transición tan numerosos como los que ligan el sueño y la vigilia, el ensueño, la fan­tasía y la improvisación novelesca» (DUPRÉ, concepto que hizo suyo H. EY).

 

2.  Formas crónicas del delirio de imaginación.

-DUPRÉ había cuidado de apreciar que no se trataba en estos casos de una entidad nosológica nueva, sino de una simple variedad de los delirios crónicos agregada a las otras, sin diferir de ellas más que por su modo de constituirse (v. Delirios crónicos).

 -La disposición mitomaníaca y la fabulación son los elementos de base de estos delirios de imaginación, y el delirio se pro­duce cuando el individuo pasa de una concepción falsa o fantástica a la edificación de un conjunto de creencias sistemáticas, más o menos duraderas.

-DUPRÉ insistía asimismo sobre los enriquecimientos que el interrogatorio aporta a estos enfermos.

-Cada pregunta hace surgir explicaciones que llevan la misma marca fabulatoria, y el médico, a menudo sin darse cuenta, cultiva este delirio de imaginación, igual que antes, cuando le acusaban de cultivar el histerismo.

-En el imaginativo, todo se encadena, no por deducción lógica, como en el interpretador, sino por yuxtaposición o sucesión de escenas, como en una narración; «la realidad no proporciona al espíritu más que el tema sobre el cual urde la imaginación a su gusto variaciones más o menos fantásticas e improvisaciones personales».

-A menudo se trata de alusiones a un pasado que se encuentra convertido en novelesco («mitomanía retrógrada» o «fa­bulación anacrónica»); en realidad, no hay amnesia, sino disfraz de re­cuerdos por obra de la imaginación.

 

     -En definitiva, todo se centra en la persona del delirante imaginativo: novelas de amor y de aventuras extra­ordinarias, escenas de atentados, violaciones, novelas policíacas, delirio de grandeza filial o familiar, descubrimientos sensacionales y secretos.

    -Lo más frecuente es que los temas de grandeza lo lleven a los de persecución; el sujeto procede de alto linaje, desciende de un personaje ilustre, y su naci­miento está envuelto en misterio. A veces existe una herencia fabulosa que debe recaer en él, pero cuya prueba secreta se halla encerrada en una caja inviolable (caso de Teresa HUMBERT).

    -El delirante imaginativo representa su personaje y adapta sus actos y su conducta a ese tema delirante, por su actitud, sus gestiones y empresas, y hasta sus reivindicaciones.

    -Las novelas de aventuras fantásticas que germinan en ciertos cerebros van a veces acom pañadas de cambios de lugar de residencia, y de un verdadero vagabundeo; o bien el delirante se contenta con falsificar documentos o forjarlos por entero para sostener su relato novelesco; en ocasiones intentará entablar acciones jurídicas que justifiquen a los ojos de los profanos la razón que le asiste.

    -Así, el delirio de imaginación acarrea con frecuencia situaciones médico-legales delicadas: acusaciones y escritos falsos, vagabun­deo, estafas, reivindicaciones, “heteroacusaciones genitales” de algunas mitómanas.

    -Generalmente, el delirio imaginativo no hace temer reacciones trágicas, pero a menudo se impone el internamiento, a causa del desorden social que revelan esas diligencias o esas reivindicaciones. (opinión expresada por A. Porot)

 

    -La fabulación delirante sistemática puede asociarse a otras disposiciones constitucionales que la consoliden o agraven y le den un sesgo especial. Así ocurre en particular con la disposición pa­ranoica y reivindicatoria.


    Diagnóstico diferencial de los delirios llamados "de imaginación":

    -A menudo, es algo artificial la separación que opone los delirios de imaginación a los otros delirios crónicos, sobre todo al de interpretación.                                          Para ciertos autores (DELMAS, G. DUMAS), casi siempre hay en el origen de las fabulaciones delirantes una tendencia interpretativa que desencadena el delirio y luego los sostiene y enriquece. A la inversa, se han señalado estados de simple fantasía de la adolescencia que se trans­forman más tarde en delirio crónico, polimorfo, donde la interpretación se entremezcla con ideas de persecución y fabulación (HEUYER y BOREL).

 

    Formas clínicas específicas de los delirios imaginativos:

    -Los "interpretadores filiales", sujetos que reniegan de sus progenitores por creerse el hijo de un gran personaje político o el vástago ignorado de una dinastía extinguida (NAUNDORF). Personas muy encumbra­das se han visto asediadas por reivindicadores que se proclamaban sus hijos naturales.

    -En el sector de los erotómanos se comprenden ciertos imaginativos e imaginativas que se han creído distinguidos por una gran dama o un per­sonaje ilustre, a los que hostigan con sus. declaraciones y demandas.

    -Los delirios megalomaníacos (inventores, profetas, reformadores) suelen tener una base imaginativa.

    -El contagio de los delirios de imaginación en ciertas colectividades es un hecho social interesante, observado a veces; ciertos exaltados imaginativos han arrastrado en pos de sí grupos de crédulos y sugestionables, y han dado origen a importantes movimientos sociales o políticos. (según A. Porot)

 

vER Delirios de imaginación: “PARAFRENIAS”, de E. Kraepelin. (Descartar esquizofrenia).

La parafrenia de Kraepelin.

            -Fabulación y alucinaciones con Mitología delirante y pensamiento paralógico

            -Megalomanía con integridad intelectual paradójica sin autismo esquizofrénico.

          LOS DELIRIOS FANTÁSTICOS.

  1. Nosografía: LOS DELIRIOS DE IMAGINACIÓN y LAS PARAFRENIAS.

    Dupré y Logre (1.910 y 1.914): psicosis imaginativas o delirios de imaginación.

    Delirios de mecanismo imaginativo sobre un fondo constitucional mitomaníaco.

    “Patología de la imaginación”

    -Delirios con base de fabulación (imaginación creadora)

    -Delirios de base interpretativa.

    -Delirios de base alucinatoria.

 

    Las parafrenias de Kraepelin:

    “Trabajo delirante en el que se intrincan actividades alucinatorias y  fabulatorias  para dar lugar a ficciones muy ricas y caóticas, sin debilitamiento final.

    -Parafrenia sistemática: psicosis alucinatoria crónica francesa.

    -Parafrenia expansiva:

    -parafrenia confabuladora:

    -Parafrenia fantástica.

    Estudio clínico:

    Comienzo: muy variable.

    -De forma lente e insidiosa (a lo largo de varios años)

    -Rápida, inmediatamente, “mutación fantástica del delirante con su mundo”.

    Período de estado: síntomas variados: alucinaciones, fabulación, interpretación, intuiciones, etc.

       Pensamiento paralógico. 

    -Delirios sistematizados= locuras razonantes (Sérieux y Capgras)

      -En las psicosis alucinatorias crónicas: delirio enquistado sobre núcleo alucinatorio.

     - Pura fantasía, sin preocuparse de la verisimilitud lógica : pensamiento paralógico de arquetipos o de pensamiento mágico primitivo. (Levy-Bruhl, C.J. Jung, CH. Blondel).

      -Fábula delirante. Fantasmagoría,  mitología y creaciones surrealista.

      -Temas constantes: fabulosas maternidades, palingenesia, los mitos de la creación, metamorfosis corporales o cósmicas. 

        (¿Mitologemas de Sarró?).


  1. Le Megalomanía.

- Temas de influencia (dominio maléfico, espiritismo, ciencia, magia, cohabitaciones corporales, etc),

- Temas persecutorios, de envenenamiento.  

- Delirios de embarazo, de transformación de órganos, etc.

    Así, se creen Víctimas acorraladas y hostigadas por innumerables perseguidores, por el Demonio o las fuerzas del mal.

      -Delirios de identidad, de "noble cuna", de la nobleza, de reyes y gobernantes.

    - El delirio de persecución tiene algo de megalomaniaco: la amplitud cósmica de sus temas.

    - Participación infinita en los acontecimientos históricos, en el espacio terrestre o interplanetario,  el juguete de grandes combates. De fuerzas cómicas.

    - Los temas de grandeza (identificación a reyes, a profetas o a Dios, etc.


  1. La primacía de la fabulación sobre las alucinaciones.

    - A través de voces, de revelaciones, de telepatía, de visiones o de éxtasis,...

    - Se toma conciencia de un mundo fantástico, creado por la imaginación delirante.

    - La alucinación deja paso a la fabulación y a un delirio con producción imaginativa e ideica exuberante.

        “La imaginación ahoga a las alucinaciones”.


  1. Integridad paradójica de la unidad de la síntesis psíquica.

- Contraste entre las concepciones paralógicas y mitología del delirio y la correcta adaptación a la realidad.

- Los delirios más fantásticos, de catástrofes cósmicas, de grandes identidades y genealogías,...coinciden con la adecuada inserción en la realidad cotidiana.

- La capacidad intelectual, la memoria, la vida laboral, la conducta y juicio social permanecen conservados.

Evolución de los delirios fantásticos y parafrenias.

Hacia una forma sistemática (Psicosis alucinatoria crónica): desarrollo lento.

-  Hacia un delirio fantástico con persistencia del síndrome de automatismo mental.

Formas expansivas, con “brotes” de exaltación psíquica y gran fecundidad delirante.

Hacia la incoherencia ideo-verbal con esquizofasia, y pensamiento impenetrable.

     -Formas evolutivas hacia esquizofrenia, tardía, bastante frecuente.

     -Formas floridas de la esquizofrenia (Werner Janzarik, 1.959), con delirios fantásticos y parafrénicos. 

(TEMAS Y TENDENCIAS DE LA PSIQUIATRÍA ALEMANA.Janzarik, Werner)

 

-Formas de transición: psicosis delirantes crónicas.

Especies de un mismo género.

A: “Delirio Crónico Progresivo” Magnan 1.890.   Enfermedad delirante del “Yo alienado”.

    -1.Ideas de persecución y de interpretación.

      - 2. alucinaciones auditivas.

      - 3. Megalomanía.

      -4. Fase de déficit, más o menos demencial.

      

 En el análisis fenomenológico de la psicosis:


      -El delirio sistematizado: una historia bien construida, sobre la elaboración delirante.

      -El delirio fantástico: un mito poético, imaginativo, y carácter mitológico.

      -La esquizofrenia: un lenguaje simbólico y hermético.

 

B. PSICOSIS ALUCINATORIAS CRÓNICAS.

      Paranoia alucinatoria.

   -Temas de influencia (Seglas), de desposesión (Levy-Valensi), de acción exterior (Claude).

      - Imposible separación radical entre psicosis interpretativas y psicosis alucinatorias

     (de carácter más noético y afectivo)

      Fuera de toda predisposición caracterológica o afectiva de tipo paranoico.


........Evolución de las psicosis alucinatorias crónicas.

-En su forma típica: conservación de la lucidez, capacidad intelectual y apertura al mundo real.

-Enquistamiento alucinatorio de lo fantástico, que llevan a “pequeñas voces, comunicaciones sin  importancia”.

-Evolución a forma delirantes sistematizada.

-Evolución hacia forma esquizofrénica desorganizada.

y.........


................PSICOPATOLOGÍA DESCRIPTIVA Y FENOMENOLOGÍA DE LA PSICOSIS. 

esto no lo encontrarás en el DSM- IV.