711 días desde
JIA 2012

Proyecto V JIA 2012

La intención de la Organización del JIA 2012, es llevar a cabo un congreso innovador que reflexione sobre la práctica arqueológica del S. XXI. Para ello nos apoyamos en una institución como el Incipit, cuya línea de trabajo tanto a nivel teórico como metodológico, puede considerarse de vanguardia dentro del panorama arqueológico español. Por otra parte el Incipit cuenta con amplia experiencia en este tipo de actividades, siendo referencia internacional el EAA 1st Annual Meeting, que tuvo lugar en el año 1995 y que contó con la participación de unas 530 personas de 44 nacionalidades diferentes.

En miras a lograr este objetivo, proponemos una modificación tanto de las bases científicas como de la estructura de las Jornadas. Tras la muerte de Lewis Binford, el “padre de la Arqueología Funcionalista”, reflexionaremos sobre el papel que ha jugado esta corriente teórica desde su incursión en la investigación arqueológica hasta nuestros días. En un principio, consideramos este tema como una propuesta a tratar en el JIA 2012, pero con el paso de los días nos dimos cuenta de que, viviendo en un momento de profundas transformaciones y constantes llamadas a la renovación, deberíamos hacerlo sobre nuestra práctica a un nivel más general.

¿Qué hacemos? ¿Para qué? ¿Cómo? ¿Para quién? Creemos que estas preguntas deberían ser la espina dorsal de estas V JIA. En este sentido e impulsados por algunos debates del pasado IV JIA Faro, pretendemos fomentar el espacio para profundizar en estos temas.

Como fue expuesto durante la presentación de nuestra Propuesta de Organización, consideramos necesaria la modificación de algunos puntos de la estructura de las JIA. Uno de estos puntos tiene que ver con la propuesta de sustitución de la dinámica tradicional basada en sesiones expositivas-debates posteriores, por un modelo más orientado a la dinámica de mesas redondas, donde la discusión sea el eje central de las mismas.

Desde la Organización abogamos por el desarrollo de una Arqueología del S. XXI, donde la multidisciplinariedad, la multivocalidad, la comunidad arqueológica y el desarrollo de modelos teóricos guíen la práctica arqueológica.

En la era de la postmodernidad, los planteamientos teóricos han girado en torno a dos polos, el firme mantenimiento del funcionalismo positivista y las teorías de orientación postprocesual, caracterizadas por el “acientifismo”. Creemos que es a las nuevas generaciones a las que les corresponde desarrollar modelos teóricos robustos que garanticen tanto el rigor empírico como el hermenéutico, recuperando la correspondencia de la interpretación con los datos, mejorando los sistemas de registro y documentación de nuestra información, garantizando la traceabilidad de nuestras hipótesis y valoraciones, y reforzando las condiciones de posibilidad y validez del conocimiento que producimos. ¿Cómo se está desarrollando su formación? ¿Cumplen los nuevos programas con estas responsabilidades?

Consideramos también pertinente reflexionar sobre la creación de una ‘comunidad arqueológica’, en el sentido propuesto por Yvonne Marshall (2002), donde las comunidades locales participen de manera activa en la producción del conocimiento, abriendo paso a la multivocalidad, no como mera suma de las partes, sino además como confluencia de las diferencias.

Debemos ser conscientes de cómo esto enlaza con los nuevos procesos de creación y distribución de conocimiento en la era de la Información. ¿Cómo debe gestionarse la participación civil? ¿Cómo deben desarrollarse las narrativas en torno a la práctica arqueológica? ¿Qué valor tienen las redes sociales en la creación de este conocimiento? Esperamos que el JIA 2012 será el escenario ideal para dar respuesta a estas preguntas.

Por otro lado, ¿cómo debe plantearse la multidisciplinariedad? ¿Deben plantearse problemas científicos exclusivamente arqueológicos o problemas científicos más amplios donde la Arqueología sea una herramienta de análisis más?

Nos gustaría plantear todas estas preguntas en el congreso, plataforma ideal para que la comunidad arqueológica joven ponga en común, debata y critique la práctica arqueológica actual. Una práctica en la que en muchos casos, los planteamientos teóricos y éticos se están dejando de lado, donde las políticas de gestión de conocimiento científico siguen reproduciendo los planteamientos y estructuras desde hace décadas, donde los principios económicos se han impuesto sobre los valores del Patrimonio Cultural y, sobre todo, donde las relaciones de saber-poder han contribuido al desprestigio de nuestra comunidad. Por eso, animamos a los/as jóvenes investigadores/as a participar en un JIA en el que pretendemos hablar y dialogar sobre las bases que habrán de sostener un nuevo modelo en la realización de la práctica arqueológica, ajustado a los nuevos tiempos.

En este sentido, desde el Comité de Organización del JIA 2012, nos sumamos al desarrollo de una Arqueología Social, trabajando en torno a dos variables a poner en juego: por un lado la Arqueología en tanto disciplina dedicada al estudio de las sociedades del pasado a partir de sus manifestaciones materiales, y por otro, su vertiente social actual, en el sentido de la relación Arqueología-Sociedad, Arqueología Pública, Políticas del Pasado, Gestión Patrimonial, etc. Ambas, la variable arqueológica y la social, se hallan muy bien representadas en el trabajo que desarrolla el Incipit, uno de los pocos centros de investigación que actualmente abordan con seriedad estos temas.

Comments