Articulos interesantes.....


 

COMO PREVENIR LA APARICION DE RESIDUOS DE SUSTANCIAS ANTIBACTERIANAS EN LA LECHE.

 

 

Origen de los residuos en la leche.

Los residuos en la leche se producen como consecuencia de la administración de medicamentos a las vacas por varias vias: parenteral (intravenosa, intramuscular, subcutánea), formas pour-on, intrauterina o intramamaria. De estas vias, la via intramamaria constituye la mayor fuente de contaminación de la leche por sustancias antibacterianas. Esta es la vía más utilizada para el tratamiento y prevención de la mastitis bovina, por lo cual se podría afirmar que mientras menos casos de mastitis existan en el hato, menor es la posibilidad de que se produzcan residuos en la leche. Por lo tanto, la aplicación de buenas prácticas de higiene que contribuyan a disminuir la incidencia de mastitis debe ser tarea prioritaria en los hatos, no solamente para producir una leche de buena calidad higiénica, sino también para disminuir la probabilidad de producir residuos de medicamentos.    

A pesar de todos los esfuerzos por aplicar buenas prácticas de manejo siempre existirá la posibilidad de que algunos animales adquieran infecciónes y aparezca la necesidad de administrar preparados intramamarios y/o parenterales. Sin embargo, la administración correcta y supervisada de medicamentos a los animales no debería producir residuos violatorios (por encima de los niveles de tolerancia o MRL) en la leche.

La decisión final de administrar medicamentos a las vacas se produce en el hato en donde tienen diferentes niveles de responsabilidad el productor, el encargado de los animales, el veterinario y el expendedor de drogas. La máxima responsabilidad, por supuesto, corresponde al productor quien debe asumir el compromiso de producir leche bajo las mejores condiciones higiénico-sanitarias, nutricionales y exenta de residuos violatorios.

 

Punto crítico de control # 1. Manejo de la salud del hato.

Introducir prácticas de manejo que prevengan la aparición de mastitis. Las medidas preventivas son menos costosas que los tratamientos. Se debe establecer una rutina de ordeño que incluya en el pre-ordeño desinfección y secado de la ubre, uso correcto de la máquina de ordeño, estrictos hábitos de higiene del ordeñador, desinfección de  pezones post-ordeño (inmersores de pezones). Aplicar como rutina el tratamiento de “vaca seca” con preparados adecuados. Mantener un ambiente limpio e higiénico en la sala de ordeño.

 

Punto crítico de control # 2. Establecer una relación efectiva entre veterinario/cliente/paciente.

Se refiere a la necesidad de que el veterinario, junto con el productor,  definan el estado de salud del hato y se adopten decisiones sobre la administración de medicamentos, en donde el cliente (productor) acepta seguir las instrucciones del veterinario y este asume completa responsabilidad sobre sus recomendaciones.

 

Punto crítico de control # 3. Utilizar únicamente medicamentos aprobados para vacas de leche y ojalá bajo la supervisión de un veterinario.

En este punto se aprecia una gran diferencia en la manera como se manejan los medicamentos en Colombia en relación con países como E. U. En nuestro medio los medicamentos se pueden adquirir por mostrador y no necesitan de la prescripción o supervisión de un veterinario. Además, en muchos casos los preparados no incluyen las indicaciones que deben ir en la etiqueta o el inserto, en particular las relacionadas con tiempos de retiro, prohibiciones y recomendaciones para las vacas de leche.

La FDA, por ejemplo, ha establecido que los siguientes fármacos no pueden ser utilizados en vacas  en lactancia :

  • Sulfonamidas
  • Tetraciclinas como aditivos en alimentos. La oxitetraciclina está aprobada en forma inyectable con un periodo de retiro en leche de 96 horas.

Los siguientes fármacos están prohibidos para ser administrados en cualquier especie de consumo:

  • Cloranfenicol
  • Clenbuterol
  • Dietilestilbestrol
  • Dimetridazol
  • Ipronidazol
  • Furazolidona (excepto uso tópico)
  • Nitrofurazona (excepto uso tópico)
  • Fluoroquinolonas
  • Vancomicina y teicoplamina

 

Punto crítico de control # 4. Utilizar medicamentos que cumplan con la norma de incluir en sus etiquetas indicaciones y recomendaciones aprobadas por las instituciones mundialmente reconocidas (FDA por ejemplo).

Los medicamentos deben ser utilizados de acuerdo con las indicaciones y recomendaciones de la etiqueta o inserto ya que estas corresponden a las aprobadas por las instituciones estatales cuando se les otorgó la licencia respectiva. Si se utilizan por fuera de las indicaciones aprobadas, se considera como “uso por fuera de la etiqueta”   y necesita de la supervisión de un veterinario quien se hace responsable de la definición de un periodo de retiro que no produzca residuos violatorios en la leche.

Los periodos de retiro deben estar claramente definidos en la etiqueta, por ejemplo:

“La leche de los animales durante el tratamiento y hasta 72 horas (6 ordeños) después del último tratamiento no debe ser utilizada como alimento”    

 

Punto crítico de control # 5. Almacene o guarde los medicamentos correctamente.

Mantenga en un lugar seguro y separado todo tipo de medicamentos de tal manera que no entren en contacto con la leche, así como con los utensilios o la máquina de ordeño. Separe los medicamentos de uso exclusivo en vacas de leche en un gabinete y llámelo “medicamentos para vacas de leche”. La razón primordial de esta separación es evitar el uso de fármacos prohibidos para vacas de leche cuyos residuos representan un peligro potencial para el consumidor. Además, los fármacos aprobados para vacas de leche deben tener, por lo tanto, especificado en forma clara el periodo de retiro. Aquellos que no lo tienen, se asume que son de uso prohibido en vacas de leche.

 

Punto crítico de control # 6. Administre correctamente los medicamentos e identifique todos los animales tratados.

La administración correcta de medicamentos implica seguir las indicaciones de la etiqueta como se ha venido insistiendo. Este punto debe complementarse con la identificación de los animales tratados en el mismo momento de la administración de los medicamentos. Los animales tratados deben ordeñarse de último y la leche de todos los cuartos eliminarse para el consumo aunque solamente se haya tratado uno de los cuartos con un preparado intramamario. Lavar con cuidado todos los utensilios que hayan entrado en contacto con la leche de vacas tratadas. Si la leche de vacas tratadas se administra a los terneros, estos no se pueden llevar al sacrificio hasta cuando se cumpla el periodo de retiro para el músculo o carne.

Este punto pone de presente una vez más la necesidad de que los medicamentos contengan la información necesaria con el fin de que sean utilizados correctamente. Debe existir un principio de confianza sobre la información suministrada por el laboratorio a través de sus etiquetas o insertos. La dosis, la frecuencia y la duración del tratamiento deben estar explícitas en las etiquetas, así como el periodo de retiro; todo ello con el fin de que, si se siguen dichas instrucciones, no se produzcan residuos en la leche.

 

Punto crítico de control # 7. Mantenga registros sobre los tratamientos y los animales tratados.

Esta información es importante, no solamente como parte de la historia del animal, sino también para conocer la eficacia de los tratamientos y asimismo permitir un seguimiento retrospectivo en caso de aparición de residuos en la leche. En caso de reclamos se debe estar en la disposición de mostrar qué medicamento se utilizó y cómo se utilizó.

 

Punto crítico de control # 8. Utilice pruebas para la detección de residuos.

Si se utilizan correctamente los medicamentos, no se deben producir residuos violatorios. Esto es cierto cuando se utiliza un solo producto en el tratamiento, pero cuando el tratamiento incluye varios medicamentos o se utilizan de una manera no recomendada (por fuera de la etiqueta), el productor debe asegurar que la leche no contenga residuos violatorios. Una manera de evitarlos sería extendiendo el periodo de retiro con la supervisión de un veterinario, o mediante la utilización de una prueba adecuada que ojalá esté de acuerdo con los requerimientos de la planta procesadora de leche.

 

Punto crítico de control # 9. Establezca responsabilidades sobre el manejo correcto de los medicamentos.

Muchos casos de leche contaminada con residuos de fármacos se deben a que una persona realiza los tratamientos y otra es la encargada del ordeño. En estos casos se debe impartir instrucciones a las personas involucradas en el manejo de los animales sobre el uso correcto de los medicamentos. Sin embargo, la responsabilidad final sobre la presencia de residuos en la leche, y en general sobre la calidad de la misma, es del productor.

 

Punto crítico de control #10. Evalúe anualmente el cumplimiento de los puntos de control expuestos.

Se debe estar siempre dispuesto a mejorar y corregir aspectos relacionados con el manejo de los medicamentos en el hato. Es posible que haya rotación de empleados y que nuevos medicamentos aparezcan en el mercado, así mismo puede haber cambios en las normas sobre residuos, nuevas prohibiciones de fármacos para vacas en lactancia, aparición de otras pruebas de detección de residuos, todo lo cual amerita una preparación y revisión de los sistemas de control adoptados para producir una leche libre de residuos.

 

Referencias representativas

Milk and dairy beef quality assurance program. Milk and dairy beef residue prevention protocol. 2000 Producer Manual.

Scott A. Mcewen, W. D. Black and A. H. Meek. Antibiotic residue prevention methods, farm management, and occurrence of antibiotic residues in milk. J. Dairy Sci. 74:2128

Van Dresser, W. R. And J. R. Wilckie. Drug residues in food animals. JAVMA vol 194, No 12, June 1989

Vautier H. E. and C. B. Postigo. Bovine mastitis and antibiotic residues in milk: risks to public health. World animal review, October-December 1986.

Weaver L. D. Antibiotic residues in milk and meat: perceptions and realities. Veterinary Medicine/Dec. 1992

 

 

(Tomado de "Memorias Seminario Prevencion de Residuos Antimicrobiales en la Leche", Sanchez G.  profesor Universidad Nacional de Colombia, Miembro CNCLPM).