Melquisedec y la Deidad

Jair Ochoa

"Sin padre, sin madre, sin linaje; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, mas hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre" Hebreos 7:3

Melquisedec, nombre compuesto del hebreo ( מַלְכִּי־צֶדֶק / מַלְכִּי־צָדֶק) Malkhitzedeq. La raíz verbal Malkh es la misma que derivan las palabras aconsejar, instruir, consolar, reinar y gobernar. Una derivación es Malakh (Melek) que significa, “Consejero, Corrector, Rey, Instructor, Ángel, Mensajero”. La palabra hebrea Tzedec, significa” Justicia, Derecho, Prosperidad, Equidad”. Una traducción de Malkhi-tzedec sería: “El que es Mi Instructor (o mensajero) de Justicia”, pero él también es Malkhi-Shalem, algo así como: “El que es Mi Mensajero (o Instructor) de Paz”, además con el agravante de ser “Sacerdote del Poderoso Altísimo” “Koken El-Elyon”. Este nombre es aplicado a Dios Padre aparece únicamente en los versos 18 al 22 de Génesis 14. La primera parte de esta palabra, "El”, de la misma raíz de Elohim, significa "el Poderoso". Rara vez se aplica a Dios sin algún atributo calificativo, como en "El-Shaddai, "Dios Omnipotente" o en Génesis 33:20 aparece otro nombre en pluralidad, "El Elohe-Yisrael”, "El Altísimo entre los Altísimos de Israel”. El término, Elyon, aparece frecuentemente en el AT (Núm.24:16; Deut.32:8; 2Sam.22:14) En Daniel 10:13 se registra otro nombre con un poderoso título; Mi-y-ka’El cuyo significado sería. “Quién es cómo El que es igual al Poderoso” ya que Miguel es UNO (heb. EJAD compuesto de pluralidad) de otro de los Principales Príncipes (heb. Mi-y-ka’El, Ejad Sar’im Ha Rishon’im, similar a El Elohe Israel). Personalmente puedo contar los Tres Príncipes o Dignatarios Principales del Cielo: El-Elyon, Mi-y-ka’El y Malkhi-Tzedec.

La clave para deducir quien es Melquisedec va desde que no tiene padre, madre ni genealogía, hasta poseer un misterioso Orden que delega a otra Persona por sucesión de gloria. “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, (por medio de Melquisedec, ¿el Espíritu Santo?)... en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo” Hebreos 1:1-2 y llega a ser Sacerdote según el Orden de Melquisedec.

Desde ésta óptica se puede ampliar conocimiento de la DEIDAD como pluralidad. La Biblia establece que tanto Miguel cómo Melquisedec son sacerdotes del Dios Altísimo y éste ejemplo se visualiza en el momento de la Pascua del Éxodo: 12:22-23

"Y tomad un manojo de hisopo, y mojadlo en la sangre que estará en un lebrillo, y untad el dintel y los dos postes con la sangre que estará en el lebrillo; y ninguno de vosotros salga de las puertas de su casa hasta la mañana."



El Dintel: Representa al Poderoso Altísimo Padre Celestial.         
Un Poste: Cristo, o Miguel, el Sacerdote del Templo Celestial.     
Un Poste: Espíritu Santo o Melquisedec, el Sacerdote del Templo Espiritual.

El Sacerdocio de Cristo y el de Melquisedec o el Espíritu Santo son diferentes y lo confirma y aclara la Mensajera del Señor:

"La Divinidad se conmovió de piedad por la raza humana, y el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se entregaron a sí mismos a la obra de llevar a cabo el plan de redención".  Consejos sobre la Salud 219

"Cristo se dio a sí mismo para rescatar al hombre del poder del destructor. Al convertirse en el portador del pecado, quebrantó el poder de Satanás. Dice: "Llegaré a ser el Centro del mundo redimido". . . "Pondré en actividad todo santo instrumento -dice Dios-, para que se oponga al ejército del enemigo invisible; para destruir su poder. El Eterno Poder del Espíritu Santo rescatará al hombre de los efectos del pecado, y restaurará en él la imagen de Dios".  Carta 78, del 20 de enero de 1900

"Cristo Jesús está representado como estando continuamente ante el altar, ofreciendo momento tras momento el sacrificio por los pecados del mundo. Es un ministro del verdadero tabernáculo que el Señor erigió y no hombre.... No se necesitan más expiaciones diarias y anuales, pero el sacrificio expiatorio mediante un Mediador es esencial debido a que siempre se cometen pecados. Jesús está oficiando en la presencia de Dios, ofreciendo su sangre derramada... Cristo, nuestro Mediador, y el Espíritu Santo interceden constantemente en favor del hombre, pero el Espíritu no suplica por nosotros como lo hace Cristo que presenta su sangre, derramada desde la fundación del mundo; el Espíritu obra sobre nuestro corazón, provocando oraciones y arrepentimiento, alabanza y agradecimiento..." Romanos 8:26-27. "Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos. Manuscrito 50, 1900

          
Melquisedec es un Intercesor Sacerdotal en el Templo de nuestro cuerpo (Rom.8:26), mientras que Jesús es nuestro gran Sumo Sacerdote en el Santuario Celestial (Heb.9:11). Nosotros recibimos la justicia de Cristo a través de la vida en el Espíritu Santo.


¿Qué dijo Elena G de White acerca de Melquisedec?        


“Melquisedec no era Cristo, pero su obra prefiguraba (representaba anticipadamente) la de Cristo” (Sal.110:4; Heb.6:20; 7:21; DTG.532) E. White, R.&H. 18 de febrero de 1890

“Dios nunca se ha quedado sin testigos en la tierra. En un tiempo, Melquisedec representó (Vicario) al Señor Jesucristo en persona para revelar la verdad del cielo y perpetuar la Ley de Dios”. (Carta 190, 1905). C.B.A. T. 1, págs. 1106-1107. La cursiva es mía.

"Fue Cristo el que habló mediante Melquisedec, el Sacerdote del Dios Altísimo. Melquisedec no era Cristo, sino la voz de Dios en el mundo, el representante del Padre (Vicario). Y Cristo ha hablado a través de todas las generaciones del pasado. Cristo ha guiado a su pueblo y ha sido la luz del mundo. Cuando Dios eligió a Abrahán como un representante de su verdad, lo sacó de su país, lo separó de su parentela, y lo apartó. Deseaba modelarlo de acuerdo con el modelo divino. Deseaba enseñarle de acuerdo con el plan divino. No había de estar sobre él el modelo de los maestros del mundo. Había de ser enseñado en la forma de guiar a sus hijos y a su casa tras sí, que guardaran los caminos del Señor, que hicieran justicia y juicio. Esta es la obra que Dios quiere que hagamos. Quiere que entendamos cómo gobernar nuestras familias, cómo manejar a nuestros hijos, cómo dirigir nuestros hogares para que guarden el camino del Señor."1 M.S. pág. 479. La cursiva es mía.

Una Pregunta de Starr GB contestada por Elena White de la siguiente manera:

‘I will tell you who Melchizedek was. HE WAS THE HOLY SPIRIT, THE THIRD PERSON OF THE GODHEAD, WHO TOOK THE FORM OF HUMANITY AND REPRESENTED THE LORD JESUS TO THAT GENERATION.’ Heb. 7:3. ‘. . . like unto the Son of God abideth a High Priest continually.’ [Like Christ in His priesthood.] Elder Haskell published the above in his paper, South Lancaster, Mass.” – Signed, G. B. Starr      

   
"Ella contestó:" Yo le diré quién fue Melquisedec. FUE EL ESPIRITU SANTO, LA TERCERA PERSONA DE LA DEIDAD, QUIEN TOMO LA FORMA HUMANA Y REPRESENTO AL SEÑOR JESUS A ESA GENERACION".(Heb. 07:03). . . . Semejante al Hijo de Dios permanece como Sumo Sacerdote continuamente". (Al igual que Cristo en su Sacerdocio). El pastor Haskell publicó lo anterior en su periódico, South Lancaster, Massachusetts. Firmado, Starr GB 

Ver Documento Original 

 

Un Folleto de noviembre de 1903, el "Bible Training School" un antecesor de nuestro actual Folleto de la Escuela Sabática escrito por el Pastor Stephen Haskell , pionero adventista dónde trata el tema de Melquisedec. Allí el utiliza los escritos de la Sra. White concernientes al "trío celestial", "la tercera persona de la Deidad". Dice:

 Fue Cristo quien hablaba a través de Melquisedec, el sacerdote del Dios Altísimo. Melquisedec no era Cristo. Pero él era la voz de Dios en este mundo, el representante del Padre.”No hay sino un solo ser en el universo que llena todas estas especificaciones. Esto es el Espíritu de Dios. Él vive para interceder. Él no tiene principio ni fin de vida. Él representa el Padre y el Hijo. Habla de paz a la conflictiva alma. Él no es un ángel de ningún tipo, porque los ángeles son susceptibles a la ley, y fueron creados. Este ser es igual al Padre y el Hijo. Es la voz de Dios en el mundo. Un estudio cuidadoso de lo anterior, y la creencia de la misma puede para siempre resolver la cuestión de quién es Melquisedec.” noviembre de 1903, el "Bible Training School pág. 12  

Ver Documento Original




Un Folleto antecesor de la escuela sabática de noviembre de 1904 y 1914 (Elena White estaba viva y lo estudiaba), el "Bible Training School"  dice:

"¿Quién es Melquisedec? El que cumple con todas estas características dadas por la inspiración ¿Es Cristo?  No, porque Cristo tuvo un Padre y también tenía una madre, y su genealogía se remonta en la Biblia. Él tiene unos descendientes. Melquisedec es "hecho semejante al Hijo de Dios," y por lo tanto no podía ser el Hijo de Dios. ¿Es el ángel Gabriel?-No, porque los ángeles son seres creados y por lo tanto tienen principio de días. La totalidad del primer capítulo de Hebreos se da para demostrar que Cristo está muy por encima de los ángeles y que de ninguna manera pueden compararse con él, por lo tanto, Melquisedec que es "hecho semejante al Hijo del Hombre" no podría ser uno de los ángeles. Gabriel no es un rey. Los ángeles son mensajeros enviados a ministrar. El Espíritu Santo, la tercera persona de la Deidad "el alma de la vida de Cristo, y la luz y la vida del mundo es el único a quien todas las especificaciones anteriores se aplicarán. El Espíritu Santo es la tercera persona de la Deidad, y por lo tanto es el "Rey de justicia, y también Rey de Salem, que es el rey de la paz." El Espíritu mismo, intercede por nosotros con gemido indecibles que no pueden expresarse con palabras, y que escudriña los corazones de nosotros es esta la intención del espíritu, porque intercede por los santos conforme a la voluntad de Dios. “Rom 8: 26- 27. Por lo tanto el Espíritu ", permanece sacerdote para siempre," y es un "sacerdote del Dios Altísimo."El Espíritu es la "tercera persona de la Deidad", y por lo tanto no tiene principio de días ni fin de vida "que es Dios mismo. No hay ningún registro del padre, madre o pedigrí dado del Espíritu Santo. A medida que la tercera persona de la Divinidad, que es mayor que Abraham y podía bendecirle. El Espíritu viene al mundo como representante de Cristo y por lo tanto se hace como Cristo. El Espíritu Santo ha aparecido visiblemente al hombre bajo formas diferentes. El Espíritu Santo descendió en un forma corporal como una paloma sobre Cristo Lucas 3: 22. Llegó como lenguas de fuego sobre los discípulos en el día de Pentecostés a Abraham que apareció como un rey y sacerdote, Hoy se presenta como un Consolador y  bendice a cada uno que abrirá su corazón para recibirlo. En Hebreos 7:1-10, tenemos una descripción más detallada de él, el nombre de Melquisedec se producen en los primeros versos y el décimo. Una lectura cuidadosa de estos últimos textos nos dará los siguientes hechos: en lo que respecta a la labor y el carácter de Melquisedec." "Bible Training School Noviembre de 1904 pág. 7-8 y Abril 1914 pág. 15-16"

Ver Documento original

                                                                                   






La Revista Señal de los Tiempos 1905, Ver Original


Con respecto a Melquisedec en Hebreos  ella (Elena G. de White) dice:

“Pablo escribe acerca de Cristo: “y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen; y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec. Acerca de esto tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oír. Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.” Hebreos 5: 9-12 “Pablo no podía hablar a los conversos judíos tan plenamente como él deseaba concerniente a los misterios de la Divinidad. Por causa de su debilidad espiritual, su falta de percepción, él no pudo expresar la verdad, la cual, si ellos la hubiesen podido escuchar correctamente, con comprensión inteligente, hubiese sido para ellos un sabor de vida para vida”  {R & H, Junio 16, 1903}

Ver Documento original


     

¿Quién es Melquisedec?

Se lo describe como "sin padre, sin madre, sin genealogía; que no tiene principio de días ni fin de vida" (Heb. 7:3). ¿Será que estas características hacen del él un ser divino?  

A esta pregunta le han dado varias respuestas. Siendo que el Antiguo Testamento menciona a Melquisedec sólo en dos ocasiones (Génesis 14:18-20; Salmo 110:4), esto ha generado especulaciones acerca del personaje y su misión. Entre los rollos encontrados en Qumram, hay uno acerca de Melquisedec (primer siglo antes o después de Cristo) en el cual se lo describe como un ser celestial, un guerrero quien vence a Belial en la postrer batalla.           

Con relación a este asunto, entre los cristianos el tema también se ha prestado para la especulación. En efecto, al comienzo de la era cristiana hubo sectas que llevaron ese nombre. Se caracterizaron por enseñar que Cristo fue inferior a Melquisedec, a quien consideraban sacerdote para los ángeles y otros seres celestiales. En los escritos judíos lo identificaron con Sem, uno de los hijos de Noé. Una especulación de esta naturaleza está ausente de la epístola a los Hebreos.   

Miremos como lo concibió el Apóstol Pablo en tres aspectos importantes:

1) Función de Melquisedec en Hebreos.

El propósito del apóstol es demostrar que el sacerdocio de Cristo es superior al de Aarón. En el argumento, el sacerdocio de Melquisedec llega a ser muy importante, por cuanto Cristo no pertenece a la descendencia de la tribu de Leví y, en consecuencia, de acuerdo con la ley, no podría haber desempeñado funciones sacerdotales. La Biblia destaca un sacerdocio que no se basa en la genealogía. El Salmo 110:4 predice que el sacerdocio aarónico sería reemplazado por el eterno sacerdocio de Melquisedec en la persona del Mesías.  

2) Melquisedec, una figura histórica.

Con claridad, el apóstol ve a Melquisedec como una persona que vivió durante el tiempo de Abram. En Hebreos 7:1 figura como el rey de Salem, nombre antiguo de la ciudad de Jerusalén (Sal. 76:2), y también fue sacerdote. Se encontró con Abram después una victoriosa batalla, lo bendijo, y éste le dio los diezmos (Heb. 7:2). Entonces, el apóstol procede a argumentar que el sacerdocio de Melquisedec es superior al de Aarón por cuanto Melquisedec bendijo a Abram (El que "bendice" es superior al que es "bendecido").     

3) Un ser divino.

En primer lugar, la frase "sin padre y sin madre" fue utilizada por los griegos para referirse a los dioses, con lo cual sugiere que Melquisedec debe haber sido un ser divino.


En segundo lugar, es probable que al ir acompañada por la expresión "sin genealogía", el apóstol estuviera aclarando lo que tenía en mente al expresar "sin padre y sin madre", razón por la cual no contamos con el registro genealógico correspondiente. La conclusión se desprende del hecho que no existe la información respectiva, lo que por cierto dificulta la identificación. Melquisedec "ni tiene principio de días, ni fin de vida". Es evidente que no se trata de un ser humano cualquiera.          

Tercero, si se analiza la última parte de Hebreos 7:3: "Semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre". Una traducción más literal sería "Pero siendo semejante/similar al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre/perpetuamente". Se añade esta frase para calificar la afirmación "que ni tiene principio de días, ni fin de vida". Él es eterno por derecho propio.  

  

  

En conclusión:

En primer lugar, debemos decir que Melquisedec fue un personaje real, que vivió en Salem y oficiaba como sacerdote del Dios verdadero. Así lo aclara la inspiración:

“. . . ese lugar se había llamado Salem. Cerca de allí Abrahán había probado su lealtad a Dios. Ochocientos años antes de la coronación de David, había vivido allí Melquisedec, sacerdote del Altísimo.” PP 761

Pero al leer todo lo que la Biblia enseña sobre este personaje, hallamos que estamos delante de algo más que un hombre común. Leamos ahora el relato bíblico donde aparece por primera vez su nombre:

“Cuando volvía de la derrota de Quedorlaomer y de los reyes que con él estaban, salió el rey de Sodoma a recibirlo al valle de Save, que es el Valle del Rey. Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo.” Génesis 14:17 – 20.

Este es un relato a la vez misterioso y muy interesante. Abram retorna de su gran victoria en la batalla contra los cinco reyes, en la oscuridad de la noche (Gen 13:15, 16), donde libró a su sobrino Lot, y le sale al encuentro el sacerdote Melquisedec, el cual le da pan y vino, que sabemos que son los símbolos del cuerpo y la sangre de Cristo, y lo bendice. Abram lo reconoce, y le entrega los diezmos de todo. La siguiente aparición de Melquisedec en la Biblia la hallamos en Salmo 110: 4, 5, y se trata de una profecía referente a Cristo, como más adelante la epístola a los hebreos lo establece claramente: "Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec". (Sal 110: 4)

Pero la revelación clave sobre la identidad de Melquisedec la encontramos en el Nuevo Testamento, en Hebreos 7: 1-20. Consideremos ahora diez características de Melquisedec que están en este texto:

1.   rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo

2.   cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto, Rey de paz

3.   sin padre, sin madre, sin genealogía

4.   ni tiene principio de días, ni fin de vida

5.   hecho semejante al Hijo de Dios

6.   permanece sacerdote para siempre

7.   Considerad, pues, cuán grande era éste

8.   cuya genealogía no es contada de entre ellos

9.   uno de quien se da testimonio de que vive.

10. Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec (esto se aplica a Cristo, obviamente).

Todas estas características solamente pueden aplicarse a la Divinidad. De ninguna manera puede decirse de un hombre ni de un ángel que “ni tiene principio de días, ni fin de vida”; o que es “hecho semejante al Hijo de Dios”; “permanece sacerdote para siempre” ¿De quién se está hablando aquí?

Melquisedec entonces, si bien fue un hombre que vivió en Salem, personificó a Alguien más que humano. Las diez características que presenta la epístola a los hebreos sólo pueden aplicarse a la Divinidad. ¿A quién personificó Melquisedec?

No puede tratarse de Dios el Padre, porque a Él “nadie le vio jamás” (S. Juan 1:18); “no me verá hombre, y vivirá” (Éxodo 33: 20). Tampoco de Jesucristo, porque se dice que Melquisedec es “hecho semejante al Hijo de Dios”, y que Jesús es “sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec”. La conclusión no puede ser otra, si nos atenemos estrictamente al texto bíblico: Melquisedec personificó al Espíritu Santo.

Otra evidencia bíblica clara de que Melquisedec personificó al Espíritu Santo la encontramos en los siguientes textos:

“Tampoco Cristo se confirió a sí mismo la dignidad de ser Sumo Sacerdote; sino que se la confirió Dios, quien le dijo: "Tú eres mi Hijo, yo te engendré hoy". Como también dice en otro lugar: "Tu eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec". Hebreos 5: 5, 6.

¿Quién declaró a Cristo Hijo de Dios, y lo estableció como sacerdote según el orden de Melquisedec? El mismo apóstol Pablo responde: el Espíritu Santo:

“acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David según la carne, que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos,” Romanos 1: 3, 4

Alguno podría preguntar: “pero si Melquisedec personificó al Espíritu Santo, ¿por qué el apóstol Pablo, que escribió Hebreos, no lo dijo explícitamente?” La respuesta a esta pregunta la da el Espíritu de Profecía:

“Pablo escribe acerca de Cristo: “y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen; y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec. Acerca de esto tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oír. Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.” Hebreos 5: 9-12

Pablo no podía hablar a los conversos judíos tan plenamente como él deseaba concerniente a los misterios de la Divinidad. Por causa de su debilidad espiritual, su falta de percepción, él no pudo expresar la verdad, la cual, si ellos la hubiesen podido escuchar correctamente, con comprensión inteligente, hubiese sido para ellos un sabor de vida para vida”  {R & H, Junio 16, 1903}

Ver Documento Original


Esta cita es muy reveladora. Allí E. de White deja bien en claro que Pablo, al escribir sobre Melquisedec, estaba hablando sobre la Divinidad, pero que no pudo ser todo lo explícito que hubiese querido, por la falta de percepción del pueblo a quien iba dirigida la carta, esto es, los judíos, o hebreos. Recordemos que el prejuicio contra Pablo era tan grande, que es muy probable que ésa fuera la causa de que Pablo no mencionase su nombre como autor de la epístola, como lo hace en todas sus otras epístolas. Resulta evidente, entonces, que Pablo sabía que Melquisedec era la representación humana del Espíritu Santo, pero no lo quiso decir explícitamente, aunque un análisis detenido no puede llegar a otra conclusión sino ésa misma.

¿Tiene alguna luz más sobre este tema el Espíritu de Profecía? Sí, veamos:

“Fue Cristo el que habló mediante Melquisedec, el sacerdote del Dios altísimo. Melquisedec no era Cristo, sino la voz de Dios en el mundo, el representante del Padre.” 1 MS 479.

“Dios nunca se ha quedado sin testigos en la tierra. En un tiempo, Melquisedec representó al Señor Jesucristo en persona para revelar la verdad del cielo y perpetuar la ley de Dios”. (Carta 190, 1905). CBA t. 1, pp. 1106-1107.

Claramente se dice que no era Cristo, “sino la voz de Dios en el mundo, el representante del Padre”; “Melquisedec representó al Señor Jesucristo”.

Entonces vemos que Melquisedec es a la vez representante del Padre y del Hijo. A nadie le cabe esa función sino al Espíritu Santo.

“Más el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho. S. Juan 14: 26.

“Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí. S. Juan 15: 26

“El Espíritu Santo es el representante de Cristo, pero despojado de la personalidad humana e independiente de ella.” DTG, p. 622.

El nombre Melquisedec: un significativo título del Espíritu Santo.

Así como en la Biblia aparecen varios títulos del Señor Jesucristo (por ejemplo en Isaías 9: 6 se lo llama “Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de Paz”), así también el Espíritu Santo recibe varios otros títulos. Jesús lo llama “Consolador” (S. Juan 14: 16). San Pablo lo llama “Espíritu de santidad” (Ro 1: 4). E. de White lo llama varias veces “Instructor divino” (Alza tus ojos, p. 364); “Agente modelador” (Recibiréis poder, p. 49).

Pues bien, el nombre Melquisedec, que como dice Hebreos 7: 2 significa “Rey de Justicia” y también “Rey de Paz”, es un maravilloso título que sólo se le aplica al Espíritu Santo.

¿Por qué en la Biblia se lo llama a Jesús “Príncipe de Paz”, y no “Rey de Paz”? Porque el Rey de Paz es el Espíritu Santo, es un título propio de Él. Fue el Espíritu Santo el que declaró a Jesús “Hijo de Dios con poder” (Rom 1: 4), y siempre el rey corona al príncipe, nunca el príncipe al rey.

También el sacerdocio en el Antiguo Testamento era algo que sólo podía adjudicarse por herencia. Y Jesús heredó el sacerdocio del Espíritu Santo, puesto que Él fue declarado por Dios “sacerdote según el orden de Melquisedec”, esto es, según el orden del Rey de paz, un orden que, obviamente, existía antes que Jesús comenzase a ministrar en el Santuario celestial.

Dios Los Bendiga

Jair Ochoa

www.reformaadventista.es.tl


Descargar estudio Pdf:   

https://docs.google.com/file/d/0B_7XVO36cWFHbzlJN2tzcnhSYi1YTGtBZDQtZlNPQQ/edit

  

    

 




Ċ
Jair Ochoa,
Apr 8, 2012, 1:18 PM
Comments