Siete Islas para siete nombres de la Virgen

Cada isla tiene una advocación de Maria que proviene de una estrecha relación de la historia del pueblo canario con su religiosidad popular, y en el fondo con su relación de fe y vida. Así podemos decir que desde El Hierro hasta Lanzarote, pasando por La Palma, Fuerteventura, La Gomera, Gran Canaria y por supuesto Tenerife (el caso de esta isla es especial), han dado a la Virgen un nombre propio por el que se le conoce y se le rinde culto. Dicho sobrenombre está íntimamente ligado a su leyenda, descubrimiento, iconografía...

Sin embargo, aunque cada isla tenga su patrona, la Virgen de la Candelaria posee el título que muchos canarios a lo largo de la historia le han otorgado fuera y dentro de las islas, que es el de Patrona General del Archipiélago Canario, concedido por el Papa Clemente VIII en 1599.