Cuando los Bahá'ís afirman que las religiones son una, no quieren decir con ello que los diferentes credos y organizaciones sean una misma cosa. Más bien, lo que esta expresión viene a significar es que hay una sola religión y que todos los Mensajeros de Dios han revelado progresivamente su naturaleza. En su conjunto, las grandes religiones del mundo son la expresión gradual de un único plan divino: La inmutable Fe de Dios, eterna en el pasado, eterna en el futuro

  Gran número de personas de todas las procedencias religiosas reconocen que las promesas y expectativas suscitadas por sus propias creencias de origen se ven cumplidas en la Fe Bahá’í. Del mismo modo, los Bahá’ís nativos de América y África han visto en las enseñanzas la confirmación de visiones proféticas propias de sus tradiciones.

  Para los  Bahá'ís de procedencia Judía,  Bahá'úlláh  representa la venida del prometido "Señor de las Huestes acompañado de diez mil santos". Bahá'úlláh, de la progenie de Abraham y vástago de la rama de Jesé, ha venido para guiar a las naciones a fundir sus espadas en arados. Muchos aspectos del exilio involuntario de Bahá'úlláh a la Tierra de Israel, junto con otros hechos históricos de Su vida y aun otros posteriores a ella, son interpretados como el cumplimiento de numerosas profecías bíblicas.

  Para los Bahá'ís de origen BudistaBahá'úlláh colma las profecías relativas a la venida del Buda llamado Maitreya, el Buda de la concordia universal, Quien, de acuerdo con las tradiciones budistas, traerá paz e iluminación a toda la humanidad. En el hecho de que Buda haya de venir del Occidente ven el cumplimiento de numerosas profecías, pues Irán, según hacen notar, está situada en el Occidente de la India.

  Para los Bahá'ís de tradición HindúBahá'úlláh ha venido como la nueva encarnación de Krishna, el Decimo Avatar y el Mas Grande Espíritu. Él es el que no tiene nacimiento y no tiene muerte; Quien, según la promesa del Bhagavad-Ghita, en toda época cuando la bondad mengua regresa para restablecer la rectitud

  Para los Bahá'ís de tradición CristianaBahá'úlláh cumple las promesas paradójicas del retorno de Cristo en la gloria del padre y como ladrón en la noche. El hecho de que la Fé fuese fundada en 1844 tiene relación con numerosas profecías cristianas. Por ejemplo, los Bahá'ís suelen hacer notar que el corazón de África no se abrió a la cristiandad hasta la década de 1840, hecho que fue ampliamente visto como la coronación de la promesas según la cual Cristo volvería después de que el Evangelio hubiese sido predicado a todas las naciones. En las enseñanzas de Bahá'úlláh los Bahá'ís ven cumplida la promesa de Cristo por la que Él juntaría a todas las gentes de modo que habrá una sola grey y un solo pastor

  Para los Bahá'ís de tradición MusulmanaBahá'úlláh cumple la promesa del Corán referida al día de Dios y al Gran Anuncio, cuando Dios descenderá cubierto de nubes. En los hechos trágicos que rodearon el nacimiento de la Fe Babí y Bahá’í ven el cumplimiento de muchas afirmaciones tradicionalmente atribuidas a Mamad y que durante largo tiempo habían constituido un enigma.

Aproximadamente cada mil años, Dios Manda a un Ser cuyas palabras tienen el poder de impulsar la motivación humana, cambiando a la civilización ignorante y salvaje, en una espiritual e instruida.
(compruébalo en la historia universal)

A Estos Sagrados Seres, les llaman profetas, manifestaciones de Dios, fundadores de religiones:


Krishna, Moisés, Zoroastro, Buda, Jesús, Mahoma, y ahora Bahá'u'lláh,

todos son lo mismo, todos son EL mismo.